Quién es Lewis Shawcross: el británico que vacila cumbia chilena y prefiere a Los Prisioneros antes que Soda

Autor: La Cuarta

Siguiendo una recomendación cercana, el "Lucho", como lo conocen ahora, abrió un canal de YouTube reaccionando a canciones de artistas latinos, sin importarle géneros o épocas. De Daddy Yankee a Charly García. De Proyecto Uno a Los Prisioneros. De Bad Bunny a Los Charros de Lumaco. Así, en menos de un año, cuenta con más de 600 mil suscriptores, varios de los cuales son chilenos. La audiencia nacional, de hecho, es la que más visitas le ha regalado en los últimos dos meses.


La expresión en el rostro de Lewis denota algo de desconcierto. Entrecierra los ojos, frunce el ceño y sus labios, y remata: «What the fuck?», que traducido al español…, al español chileno, sería algo como «¿Qué chucha?».

Detiene la grabación y rebobina. Está sentado frente a su computador, YouTube abierto, a ratos gira para mirar otra vez incrédulo a la cámara. En sus auriculares suena por primera vez «Mujeres y cerveza», pieza clásica de la movida sound nacional, pergeñada en 1999 por Grupo Alegría. Pero la intro lo suspende, lo asombra, parece no entender qué pasa. Es bastante probable que nunca haya oído algo así. «¿Qué es ese sonido?», se pregunta nuevamente, intentando descifrar el particular teclado que inaugura la canción. «Es el sonido cuando mueres en el Super Mario», se contesta… «Estoy tan confundido». Se toma la cabeza.

Ahora sí, aparentemente disipada la duda, pone play, cierra los ojos, se suelta, menea la cabeza al compás de la música y disfruta de los primeros pasos del prometedor Américo.

Aunque algunos segundos más tarde, confirmará: «Nunca escuché algo así en una canción seria».

Al cierre de esta nota, el video reacción —esa clase de grabación tan típica del Internet actual— de «Mujeres y cerveza» acumuló más de 347 mil visitas y otros tres mil comentarios. En uno de ellos, un usuario intenta explicarle, en un inglés que mezcla con la jerga nacional, su origen: «This bizarre temazo belongs to a chilean music style called ‘sound’ because a chilean band ‘Amerikan Sound’ created this cumbia with poorly electronic samples from cheap keyboards, but is very catchy and danceable».

O, «este temazo bizarro pertenece a un estilo musical chileno llamado ‘sound’ porque una banda chilena, ‘Amerikan Sound’, creó esta cumbia con samples electrónicos juleros y con teclados baratos, pero es muy pegadiza y bailable».

Fan de la música latina

Para empezar, habrá que decir que quizás el mayor acierto de Lewis Shawcross, británico, 23 años, radicado en Manchester, fue saber leer el signo de los tiempos. El pasado mayo, hace menos de un año, recién graduado de Gestión empresarial internacional y maniatado por los impedimentos propios de la pandemia, decidió grabarse reaccionando a diferentes canciones. Fue idea de un amigo cercano.

«Comencé con canciones que yo solía escuchar, como hip hop estadounidense y británico. Después de dos semanas, alguien me sugirió que reaccionara a Rosalía y Travis Scott, esa fue la primera canción que hice», explicó en conversación con Culto.

En efecto, si scrolleamos el canal de Lewis hasta su inicio podemos comprobar que «TKN», de la Rosalía feat. Travis Scott es su primer «review». Lo publicó el 28 de mayo de 2020. Le siguieron otras once canciones de la española y luego se puede apreciar cómo fue abriéndole paso a diferentes géneros, inclinándose en principio por la escena urbana —reggaetón y trap— y más tarde por la música popular.

«No importa en qué idioma está, no importa si no lo entiendo completamente, es simplemente cómo la música me hace sentir, no importa de dónde sea la música mientras la disfrutes», precisó hace algunos días Shawcross en diálogo con CNN Chile.

Merece la pena mencionar que apenas un par de grabaciones y el boca en boca le bastaron para recibirse de Youtuber. Hoy lo suelen llamar «Lucho», «Luchito» o «Tío Lucho» y le han dejado comentarios como: «No sabía que necesitaba esto en mi vida hasta que lo vi».

Su apuesta, de descubrir y encantarse con la música de nuestra región, aparentemente dio en la tecla. Para muchos —probablemente una buena porción de sus +600 mil suscriptores— es un privilegiado: por primera vez tiene la posibilidad de escuchar los imprescindibles de Charly García, Luis Miguel, Soda Stereo, Juan Gabriel, Héctor Lavoe y José José, entre otros maestros.

Pero no voy a aguantar… ¡Estrechez de corazón!

Las bandas nacionales también han sido frecuentes invitados a la paleta de colores que maneja «Lucho».

Por su canal han desfilado artistas como Ana Tijoux, Los Jaivas, La Ley, Los Tres, La Pozze Latina, Los Bunkers, Pablo Chill-E, Mon Laferte, Tiro de Gracia, Joe Vasconcellos, Gondwana, Los Prisioneros, Grupo Alegría e incluso Los Charros de Lumaco, con dispares suertes.

El pasado domingo, de hecho, Lewis compartió un video reaccionando a «Papi, ¿dónde está el funk?» de Los Tetas. «Well, that’s a fuckin’ masterpiece», dijo sobre el cierre de la canción. Una puta obra maestra.

«Creo que Chile tiene uno de los sonidos más diversos. Hay música chistosa, hay cosas, yo diría aleatorias, inesperadas, por ejemplo, el tipo de música influenciada por México», arriesgó el youtuber en la entrevista con CNN.

También dijo: «Tienen bandas increíbles que tienen contenido serio, letras serias. Los Prisioneros, Los Tres. Y luego, por supuesto, reggae latino como Gondwana (…), es por eso que pienso que Chile es un país interesante, parece haber algo nuevo y algo diferente cada semana. Bastante más interesante que otros países en que tienen básicamente un sonido».

Luego, consultado por la polémica Los Prisioneros versus Soda Stereo, que él mismo levantó durante las últimas semanas, reconoció entre risas que «ahora mismo, con las canciones que he escuchado, Los Prisioneros son mis favoritos».

Lewis, además, informó que en los dos últimos meses, la audiencia chilena es la que más visitas le ha obsequiado. Por eso, prometió visitar el país en cuanto pueda. Uno de sus panoramas, dijo, sería ir a un karaoke. ¿Cuál canción cantaría?:

«¡¡Estrechez de corazóoooon!!», cerró, emulando a Jorge González.

Seguir leyendo