Sacar Beauchef de la U. de Chile: la idea de Sebastián Edwards que desató un round con el decano de la facultad

Sacar Beauchef de la U. de Chile: la idea de Sebastián Edwards que desató un round con el decano de la facultad. Fotos: Sebastián Edwards / Francisco Martínez Concha.
Sacar Beauchef de la U. de Chile: la idea de Sebastián Edwards que desató un round con el decano de la facultad. Fotos: Sebastián Edwards / Francisco Martínez Concha.

Respondió a la propuesta del economista en una columna, en la que manifestó que una de las dimensiones de la universidad es ser “pública, plural y diversa”.

Fue a inicios de esta semana cuando Sebastián Edwards planteó una idea que despertó anticuerpos en la Universidad de Chile.

Durante un seminario de Moneda Patria Investments, el economista propuso que las carreras ligadas a las ingenierías se aíslen.

Esto, con el objetivo de impulsar su rendimiento en temas como tecnología y tengan mejores servicios relacionados, según rescató Pulso de La Tercera.

“Pensemos en grande. Yo sé que lo que voy a decir va a sonar como pecado mortal. Hagamos la Universidad Politécnica de Beauchef en Chile. Separemos a la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile”, sugirió Edwards.

En este sentido, profundizó: “Saquémosle todas a las trabas de las tomas, de la tontería. Y que los ingenieros de Beauchef, y después podría pasar con los de la Católica, de las otras universidades, Concepción y qué sé yo, puedan realmente surgir y contribuir a nuestro país”.

Frente a dichos comentarios, el decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, Francisco Martínez Concha, escribió una columna que publicó en el citado medio.

Sacar Beauchef de la U. de Chile: la idea de Sebastián Edwards que desató un round con el decano de la facultad. Foto: Universidad de Chile.
Sacar Beauchef de la U. de Chile: la idea de Sebastián Edwards que desató un round con el decano de la facultad. Foto: Universidad de Chile.

Qué dijo el decano de la facultad sobre la idea de Sebastián Edwards

El ingeniero civil partió afirmando que Edwards, con su idea, aludió a la experiencia del Imperial College de Londres.

“Se trata ciertamente de una propuesta provocativa (pensando en grande, dice él), pero cabe preguntarse si es replicable aquí la experiencia del Reino Unido, donde hay varias universidades entre las primeras del mundo y una inversión en ciencia y tecnología del 2,9% del PIB”.

Según afirmó Martínez Concha, esta idea ya se había conversado a finales de la década del 90.

No obstante, se descartó.

“Aunque ella (la propuesta) apela a un elemento básico del ethos de la Universidad de Chile: ser una universidad de reconocida calidad a nivel internacional, que por cierto anima la vida académica en Beauchef, no resulta suficiente. Eso, debido a que ignora la otra dimensión del ethos de ‘la Chile’, el de ser pública, plural y diversa, que se debe al país, al servicio público, a su gente y a los desafíos nacionales”.

Bajo esta línea, el decano enfatizó: “Es ese ethos dual inseparable, de universidad pública y de excelencia, el que causa de interminables reflexiones y animadas discusiones, pero esencial en la identidad de esta Facultad y de sus estudiantes, el que no nos permitiría elegir solo una de sus dimensiones”.

“Hay en ello una complejidad esencial e incomprensible para muchos observadores externos, pero que, por otra parte, crea entre sus integrantes un singular compromiso y pertenencia (camiseta)”, agregó en su columna publicada en Pulso.

“Dicho eso, convengamos en que hay reformas que nos permitirían avanzar muchísimo mejor en condiciones más adecuadas para una universidad. Me refiero a contar con un estatuto de universidades públicas, más apropiado del quehacer de una universidad de investigación. Estas dependen, en buena medida, de recursos propios, obtenidos en forma competitiva e interactuando con instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales, académicas y productivas. Y por supuesto, habría que entender, de una vez, que invirtiendo solo un 0,34% del PIB en investigación no se puede pretender lograr metas similares a países que invierten 10 veces ese monto”.

De esta manera, finalizó su respuesta al economista afirmando que “con estos cambios, sí puedo concebir que Beauchef y la Universidad de Chile alcancen los primeros lugares y desde allí seguir contribuyendo aún más al desarrollo sostenible de nuestro país”.

COMPARTIR NOTA