Condenan por tortura a carabinero enamorado del video viral

Rodrigo Muñoz Cid, recibió pena de ocho años de cárcel por delito contra una comerciante del barrio Meiggs. Es el mismo que a mediados de agosto le pidió matrimonio a su pareja y usó tres patrullas de la institución para el acto.


El pasado 17 de agosto, el cabo 1° de Carabineros, Rodrigo Muñoz Cid (28), llegó hasta la terminal de buses de Estación Central, junto a otras tres patrullas de la institución, a pedirle matrimonio a su pareja.

Su propuesta rápidamente se convirtió en viral y fue comentario obligado a nivel nacional.

Por esos días, hubo gente a favor y en contra del turrón de amor. Uno de ellos fue el diputado Jorge Alessandri, quien a través de un video le pidió al general director verde, Mario Rozas, “que tenga humanidad cuando analice este hecho” y al ministro del Interior, Andrés Chadwick, “que se ponga una mano en el corazón antes de pensar en sancionar a este carabinero”.

Además, en su justificación dijo que se había informado y que Muñoz Cid tenía “una hoja de vida impecable”. Sin embargo, lo que no sabía el parlamentario es que por esos días el cabo 1° enfrentaba a la justicia por una denuncia en su contra por tortura, hecho ocurrido al interior de un bus institucional de Carabineros contra una comerciante del barrio Meiggs.

Dicho proceso concluyó la tarde de ayer, cuando el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago lo condenó a ocho años de presidio efectivo.

Tras conocer la condena, Rodrigo Muñoz Cid habló brevemente con La Cuarta y dijo que “me condenaron como culpable gracias a toda la opinión mediática, por los medios de prensa (…). Sigo siendo el culpable de haberle, supuestamente, pegado a los lindos (las víctimas)”.

El cabo no fue el único condenado. También recibió su pena el ex suboficial del mismo cuartel policial, Francisco Arzola, conocido como el “Paco Nazi”, quien se ganó 17 años de presidio por los delitos de tormentos y torturas reiteradas.

Respecto a ambas penas, la persecutora de la Fiscalía Centro Norte, Tania Sironvalle, aseguró que “esto es una condena histórica y emblemática. Es muy importante, porque se condena a 30 años a dos funcionarios que mientras ejercían sus funciones como Carabineros ejecutaron torturas y apremios ilegítimos”.

Sorpresa

Cuando el cabo Muñoz le pidió matrimonio a su pareja, varios en la comisaría se fueron de espaldas. ¿La razón? El uniformado se mostraba ante sus pares como una persona muy correcta.

“Era bien conocido en la comisaría por haber hecho varias detenciones. No solía contar detalles de su vida personal. Pasamos un tiempo y nunca dijo que tenía pareja y menos que se quería casar. Después que salió el video no volvió más”, reveló una fuente policial cercana al condenado.

Desde la institución informaron que “se solicitarán los antecedentes al tribunal que lleva la causa, para determinar los cursos de acción que correspondan a nivel administrativo”.

¿Y la boda? Tal parece que no habrá luna de miel. “Es un tema (el matrimonio) que voy a cuidar y dejar para mí porque respecta a mi familia y es personal”, concluyó.

De igual forma, su defensa tiene 10 días para pedir la nulidad del juicio. De no ser así, deberá ingresar a un penal a cumplir su condena.

“El fallo es muy bueno para el país”

El abogado experto en temas de DD.HH., Nelson Caucoto, cree que la “histórica” condena que recibieron los uniformados “reivindica al Ministerio Público y la nueva justicia, porque muy poca dedicación le habían dado al tema de los abusos policiales”.

“Es muy bueno para el país que se sancionen concretamente estas acciones policiales, porque no se corresponden con los tiempos de democracia, donde deben ser respetados los derechos de las personas”, comentó el especialista.

En cuanto a la importancia que tiene la condena con miras al futuro, Caucoto agregó que “esto va a significar un cambio. Será un antes y un después para lo que es la nueva justicia chilena”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo