“La cueca en pandemia”: Cuequeros alegan por zapateo de lejitos

Autor: La Cuarta

La mascarilla se sumó al pañuelo como accesorio obligatorio para los amantes del baile patrio que se las arreglan para no perder la picardía en plena pandemia. “Le falta la esencia, porque uno no se puede acercar”, dijeron.


Colocando los codos y de lejito. Así termina ahora la popular cueca chilena, que dejó en el olvido esa tomada de brazo tan característica del baile patrio.

Aunque para los cuequeros esta nueva modalidad es más fome que bailar con la hermana, cachan que es la única forma de poder disfrutar esta danza en pandemia.

“Ahora podemos hacer vuelta redonda, que es como la más básica, 8 con vuelta afuera, como primera vuelta, y después la media luna se adapta, se hace desencontradas, o sea uno va para un lado y la otra persona al otro, el escobillado de lejos, y la vuelta final mostrando los codos, para no quedar tan cerca”, relató a La Cuarta Ramón Campos, dire de la Academia Nacional de la Cueca Chilena e integrante de los “Amigos de la cueca”.

Ramón confesó que a “la cueca de la pandemia se le hicieron algunas modificaciones. Ahora, en los cambios de lado los bailarines no se acercan, en el escobillado se hace bastante más distante, evitando el contacto físico, usando siempre la mascarilla. Eso sí, cansa mucho más la mascarilla, cuesta harto”.

Una opinión que también tiene Josi Villanueva, facilitadora vocal, que hace talleres de canto femenino cuequero y muy ligada a la cueca: “Hace un mes recién pudimos volver a bailar cueca con mi pareja. Fue un poco incómodo bailar con mascarilla, porque uno transpira con la cueca, tiene harto movimiento, te hace gastar energía, y fue un poco difícil, pero con tal de bailar la cueca estaba feliz”.

Agregó que “extraño bailar la cueca más urbana, que no es tan lejana, entonces nada que hacer, con la mascarilla bailando para que no fuera más distante”.

Para Ramón lo peor es que con esta nueva “cueca en pandemia” falta “la esencia, acercarse, eso no se puede. Si bailar con mascarillas pierdes la expresión facial, que es importante en la cueca”.

Clases online. Pero si antes tenían eventos presenciales para el “18”, ahora lo que lo llevó fueron las videollamadas. “Hicimos reuniones por zoom, meet con algunas empresas, pero no tuvimos muchos trabajos, para nosotros es complejo”, señaló el dire de la Academia Nacional de la Cueca Chilena.

Josi también confesó que al inicio estuvo peludo, por el inicio de la pandemia.

“Al principio me dio mucho susto, pero rápidamente me reinventé. Ahora hago clases de manera online, haciendo los talleres, y ha resultado súper bien. Estoy contenta con eso”, confesó.

En tanto, Cristián Comigual, que toca en Los Nogalinos, entre otros, relató que “ha sido súper difícil en temas de pega. A medida que se avanzó en fases algunos locales hicieron cosas, pero muy poco”.

Sobre cómo lo hace para enseñar, afirmó que “hay clases online, de distintos instrumentos. Se fue adaptando todo a eso por la pandemia”.

Por su parte, Ramón Campos detalló que “tenemos nuestras sedes cerradas y estamos con clases online. De verdad, ha sido complejo”.

Agregó que “atenta contra nuestra esencia que es el compartir, la cueca nuestra tiene un elemento social. Es un espacio de encuentro. Nos ha llamado mucha gente mayor que esta aburrida, que quiere compartir, y que no puede. Además, económicamente es un desastre”.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo