manejo

Con detector de metales le pusieron freno a tramposos del test de manejo

Autor: DIEGO LÓPEZ

Muni de Antofagasta tomó la medida para atrapar a los conductores que daban la prueba teórica con una cámara pegada al pecho y que eran ayudados por un tercero fuera del recinto.


Una drástica decisión tomaron las autoridades de la municipalidad de Antofagasta para acabar de una vez por todas con las pillerías, que realizaban algunos conductores a la hora de rendir el examen de conducir.

La Dirección de Transportes de la “perla del norte” obligará a las personas que quieran dar la prueba teórica a someterse a un detector de metales, igualito a los que hay en los aeropuertos, para evitar que se realice el proceso con cualquier objeto tecnológico.

¿En que podría ayudar esto? Según denunció la alcaldesa Karen Rojo, más de 20 tramposos fueron sorprendidos dando el examen con una cámara pegada al pecho, conectada a un celular, y audífonos, siendo ayudados por un tercero.

“Esta es una forma fraudulenta de dar la prueba que detectamos hace un tiempo. La cámara va direccionada a la pantalla del computador y así una persona de forma remota, fuera de la municipalidad, les entrega todas las respuestas”, comentó la autoridad.

“Este pórtico detecta de todo, ya sea metales, joyas y celulares. La idea es evitar este tipo de conductas, que ayudan a personas que después salen a la calle a conducir sin el conocimiento básico, y que son un peligro”, agregó Rojo.

Otra de las razones para tomar estos resguardos son las bajas penas que trae en Chile hacer cuchufleta en el examen. Según explicó el gerente de movilidad y políticas públicas del Automóvil Club de Chile, Alberto Escobar, las sanciones “prácticamente no existen”.

“Tal vez la única penalidad que hay es que, evidentemente, se anula el examen de la persona que hizo trampa, y queda inhabilitado para volver a rendirlo, pero en esa municipalidad, porque como no está en línea se puede hacer en otras municipalidades”, comentó el experto.

Escobar agregó que las penalidades debiesen ser más estrictas en el país por motivos de seguridad, y recordó el modelo de Gran Bretaña, donde la persona que es pillada haciendo trampa “queda inhabilitada de rendir la prueba por cinco años”.

Según información entregada por la municipalidad de Antofa, quienes realizaron esta pillería fueron denunciados con Carabineros, y reconocieron haber pagado un monto entre los 150 y los 400 mil pesos por la ayuda.

Seguir leyendo