lluvia

La lluvia que cayó fue un calmante que esperábamos hace 15 años

Pese a lo cuático que se presentan con anegamientos y desbordes, Michelle Adam y Gianfranco Marcone aplican “paños secos” al tema y afirman que el déficit de precipitaciones sigue presente. Igual coinciden en que los 100 mm. acumulados ayudan.

Como un parche, un calmante en medio de diez a quince años de sequía y algo que hay que ver cómo evoluciona, calificaron dos meteorólogos la lluvia que desde la madrugada del lunes afectó ayer al país, entre las regiones de Atacama y Biobío.

Ese fue el parecer de Michelle Adam, de Mega, y Gianfranco Marcone, de Canal 13, quienes salieron a poner “paños secos” ante los más de 100 milímetros de agua acumulados tras los 30,2 mm. caídos en en la Región Metropolitana.

“Esto reduce el déficit que tenemos, pero no podemos cantar victoria todavía como para decir que ya no habrá déficit, independiente de que estas sean las lluvias más intensas de los últimos años”, aclaró Michelle a La Cuarta.

La rubua agregó que “puede que en muchas regiones alcancemos el nivel de precipitaciones normal para el año, pero no es en general y aún queda mucho invierno como para ver qué pasará finalmente”.

“Es bastante auspicioso el panorama para la primera quincena de julio, nos deja en una situación muy favorable respecto del año 2019, que fue un año hiperseco”, agregó.

Gianfranco, a su vez, sintonizó con su colega. “Estamos paliando la sequía, porque partir junio con un 94% de déficit de lluvia y ahora, gracias a este evento, vamos a bajar el déficit a un 38%. Eso es importante”, dijo.

Pero llamó a la cautela: “Si no llueve más o con intensidad en lo que resta del invierno, ese 38% subirá entre un 50% a 60%, porque aún estamos bajo los efectos del cambio climático y puede venirse la sequía completa”.

En cuanto a cifras halagüeñas, le puso todas las fichas al ya pasado mes y su buena influencia: “Se suponía que iban a haber 70 milímetros de agua caída, pero ya llevamos casi 100 milímetros, el mejor junio desde 2005, que nos dará un invierno normal. Si llueven otros 100 milímetros más de aquí a agosto podríamos contrarrestar la sequía”.

-Gianfranco, ¿podríamos terminar el año sin déficit de lluvia? El año es difícil que termine sin déficit. Para eso deberíamos tener un invierno muy sobre lo normal y eso nos dejaría estragos muy importantes. Fue tanto el déficit en los primeros meses, apenas unos 6 milímetros, que eso nos jugará en contra. Si todo marcha bien con la lluvia, a fines del invierno podríamos llegar a un 25% de déficit de agua, sería el mejor año de los últimos 10 ó 15.

El drama de la lluvia

Michelle no minimizó el drama de las familias que terminaron con sus casas anegadas, lo que a su juicio habla de cosas de fondo. “Siento que se nos olvida que estas son las lluvias normales que debiéramos recibir en invierno. Esta lluvia no es excepcional, lo que pasa es que las ciudades no están bien planificadas y todo se anega”.

Y ante aquellos que pontifican que este lluvia es un efecto benéfico de la pandemia, la guapa del tiempo en Mega sostuvo: “El aire más puro por haber estado confinados y con las industrias a media máquina sólo demuestran que la crisis climática existe y somos nosotros los responsables. El haber parado las industrial no significa que no habrá problemas, porque los gases permanecen en la atmósfera por cientos de años. Lo importante es que bajemos la emisión de gases que producen el efecto invernadero”.

Onemi decretó alerta roja para Valpo

El director de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), Ricardo Toro, decretó ayer Alerta Roja para la provincia de Valparaíso, producto de los deslizamientos de tierra que han afectado a la zona.

En tanto, en la Región Metropolitana la mayor afectación se ha dado por caídas de árboles y anegamientos, especialmente en la población Eduardo Frei, de El Bosque, “producto del colapso del sistema de aguas lluvia, en donde se reportan cerca de 100 viviendas con daño en evaluación”.

También se reportaron anegamientos en los pasos bajo nivel Lo Ovalle, Lo Espejo, Parroquia, Walker Martínez, y Antofagasta, entre otros.

En la Región de O’Higgins hubo anegamientos en patios y viviendas de distintas comunas de la región, todas ellas en evaluación. “Además, cortes de ruta, principalmente en la I-30J, ruta H-780 y Ruta I- 72”, dijo Toro.

Torbellinos y redes sociales

Aparte de la lluvia a cántaros que sorprendió a todos, ayer se hizo presente otro fenómeno: un torbellino que se paseó como Pedro por su casa frente a la costa de Iloca, en la Región del Maule.

El origen de este fenómeno está en la presencia de un tipo de nube más propia de una zona tropical, llamada cumulunimbus, cuyo desarrollo vertical va de los 10 a 12 kilómetros, con una masa de aire frío en la parte superior y otra cálida abajo. Desde su interior baja una masa nubosa con forma de embudo que al girar y tocar la superficie del mar succionando agua hacia arriba.

Al respecto, Michelle Adam dijo que “ahora tenemos la presencia de esta nubosidad propia de países tropicales en nuestras latitudes”, pero que no son trombas marinas ni tornados.

Puede que antes hayan ocurrido estos fenómenos, “pero se hacen comunes porque casi todos tienen un celular a la mano y los suben a redes sociales casi en tiempo real. Una mezcla de un fenómeno cada vez más común con redes sociales de por medio”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo