encerrona Puente Alto, SEBV

¿»Encerronas» al alza? Brutalidad, miedo y dolor al volante

Autor: D.R.

Grupos organizados, menores de edad y uso de armas de fuego, son una constante en este tipo de delito. Adultos mayores, embarazadas, niños y diversas personalidades de la política, el deporte y el espectáculo lo han padecido durante el periodo de pandemia.


Adultos mayores, embarazadas, niños y diversas personalidades de la política, el deporte y el espectáculo han sido víctimas directas o indirectas de «encerronas» durante el tiempo de pandemia. Un delito que, según Carabineros, ha disminuido gracias a un efectivo plan policial que se implementó en mayo de 2020.

Pese a los esfuerzos, la violencia con la que operan los delincuentes preocupa a las autoridades y familias afectadas que, en el peor de los casos, han perdido a sus seres queridos.

Tal fue el caso de la fatídica noche del domingo 28 de febrero pasado, cuando Tamara (5) e Itan (6) murieron baleados producto de «encerronas» en Maipú y Huechuraba, respectivamente. Una jornada que marcó un antes y un después para el Gobierno, que anunció -dos semanas más tarde- un proyecto de ley que busca endurecer las sanciones respecto a delitos que involucren robo con violencia o intimidación en contra de niños, personas menores de 14 años, mayores de 60 años, o en situación de discapacidad.

Caso Tamara: «Mucho que avanzar»

«Es como si el tipo hubiese escuchado que iba la niña y fue para atrás y pegó un disparo a quemarropa».

De esta manera, Raúl Moya, padre de Tamara, recordó -en entrevista con La Tercera– lo ocurrido el pasado 28 de febrero. Un domingo. El último día de las vacaciones familiares; cuando su esposa e hija regresaban a la capital.

En la comuna de Huechuraba, cerca de las 22.00 horas, un auto bloqueó al vehículo que conducía Camila Almonacid, madre de la niña de 5 años, con quien iba a bordo. Raúl las esperaba en el departamento.

Antes de alcanzar a reaccionar, dos sujetos armados se acercaron a la conductora. De acuerdo al fiscal a cargo de la investigación, José Morales, uno de los antisociales disparó hacia el asiento trasero cuando la mujer ya se disponía a abandonar el auto. Pese a que no opuso resistencia, la madre presenció la fatal escena.

Desde el primer día, Raúl Moya inició una incesante búsqueda de justicia -y que incluyó una cita en La Moneda con el Presidente Sebastián Piñera-. Entre otras rutas para hallarla, recurrió a su cuenta de Facebook, donde pidió información sobre los asesinos.

El 2 de marzo recibió una posible respuesta. Nombre, dirección y hasta una imagen del presunto homicida. «Cuando vi la foto, tuve el sentimiento más normal posible: ganas de matarlo con mis propias manos», rememoró en aquella entrevista.

De acuerdo a la información que manejaba Moya, el asesino de su hija era Luis Rojas, de 16 años. El mismo adolescente que -según Raúl- habría fallecido durante la noche del 25 de febrero, luego de ser abatido por un carabinero. Si bien la investigación sigue en curso, la Fiscalía confirmó que correspondía a un sospechoso por el crimen de la pequeña.

Sobre el caso y la indagatoria, la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, recalcó que «este trabajo sigue adelante, hay mucho todavía que avanzar en diligencias y peritajes, y esperamos que todos aquellos que participaron en el homicidio de Tamara enfrenten a la justicia».

Famosos lo sufrieron: «Fue una pesadilla»

Entre quienes han padecido este tipo de ilícito durante los últimos 14 meses figuran varias personalidades: Luis Jara (cantante), la esposa de Felipe Guevara (intendente metropolitano), el escolta de Katherine Martorell (subsecretaria de Prevención del Delito), Sebastián González (ex futbolista), Joanna Pérez (diputada), María José Quintanilla (cantante), Yann Yvin (chef), Karen Bejarano (figura de televisión), Karin Luck (diputada), la esposa de Eduardo Fuentes (animador de televisión), Juan Yarur (empresario), Juan Manuel Astorga (periodista), entre otros.

Eso sí, uno de los más comentados fue el que afectó a la ex Miss Universo, Cecilia Bolocco. El hecho ocurrió la noche del domingo 27 de diciembre, cuando la animadora se dirigía a su hogar desde el aeropuerto. Iba en compañía de su hijo, Máximo Menem.

A eso de las 22.45 horas, «Chechi» fue abordada por cuatro delincuentes que le realizaron una «encerrona» en la intersección de avenida Santa María con Gran Vía, en la comuna de Vitacura.

«Iba en compañía de su hijo y se detuvo ante luz roja de semáforo, llegando al lugar un automóvil desde el cual descendieron 4 sujetos a rostro cubierto, premunidos de armas de fuego cortas, intimidándola y efectuando dos disparos al aire, ante lo cual realizó una maniobra de retroceso, logrando salir del lugar, dirigiéndose a su domicilio y denunciando el delito», detalló el parte policial.

A pocos días de ocurrido el intento de robo, Cecilia contó a El Mercurio que «afortunadamente, pude maniobrar en medio de la carretera y tomar la calle lateral de avenida Santa María para regresar a casa, suplicando a Dios que el tercer disparo no viniera hacia nosotros. Fue una pesadilla».

Resguardos en autopistas

En mayo de 2020, la diputada Karin Luck (RN) fue víctima de una «encerrona» en la autopista Costanera Norte, mientras viajaba desde el Congreso a su domicilio.

A raíz de esta situación -y de los terribles casos antes mencionados-, la parlamentaria presentó la semana pasada un proyecto que modifica la Ley de Concesiones, obligando a las autopistas a invertir en las medidas para evitar exponer a sus usuarios.

De acuerdo a la legisladora, la idea es «dejar expresamente establecido en la Ley el deber de exigir al concesionario que tome todas las medidas para evitar exponer a los usuarios a estos robos y asaltos violentos».

Además, destaca que «no excedería lo establecido en el contrato, ya que es evidente que en el espíritu de la Ley, dentro de las obligaciones del concesionario, se encuentra proteger de robos a los usuarios en las obras concesionadas o adjudicadas y lo que venimos a hacer es manifestarlo expresamente».

La idea de la iniciativa es modificar los artículos 21 y 23 del Decreto con Fuerza de Ley 164 de la Ley de Concesiones. «El concesionario deberá contar en la fase de explotación con las medidas o estándares de seguridad necesarios, en virtud de la magnitud o envergadura de la obra o proyecto y deberá tomar todas las medidas de resguardo para evitar exponer a los usuarios a hechos delictuales», explica.

La parlamentaria RN precisa que «las víctimas (de «encerronas») quedan abandonadas y despojadas de sus vehículos, los cuales son usados a su vez para cometer otros ilícitos”.

A la baja

Pese a la sensación que existe de un aumento de «encerronas», principalmente en la Región Metropolitana, desde Carabineros aclaran que las cifras van a la baja.

«La baja es considerable. En el primer trimestre de 2020 hubo una gran cantidad de robos con intimidación y violencia de vehículos; en marzo (del año pasado), tuvimos sobre mil delitos de robo de vehículo a través de la modalidad de ‘encerronas’ y ‘portonazos'», detalla a La Cuarta el coronel Francisco Villarroel, jefe del de Encargo y Búsqueda de Personas y Vehículos (SEBV).

«Habían muchas bandas operando, se venía la pandemia, el control del orden público, en ese momento, estaba dentro de las prioridades de la institución, por lo tanto habían muchos factores. En una noche, una banda podía robar entre cuatro a cinco vehículos para apoderarse de las especies de las personas», recuerda.

¿Qué cambió? Se diseñó un plan. «Se hizo un trabajo, que se inició por parte de la Dirección de Orden y Seguridad. El 18 de mayo se inició un plan de servicio (Plan 4) que involucraba a los organismos especializados de Carabineros (…) Se focalizaron en algunas comunas y se empezó a buscar los vehículos que quedaban en ‘hibernación’ y se empezaron a sacar de circulación», detalla.

Gracias la «Plan 4» -destaca el coronel-, en 2020 se recuperaron cerca de 300 vehículos en la capital y se registraron 255 imputados por el robo de los mismos. En tanto, en el primer trimestre de 2021, se recuperaron 63 autos y la cifra de imputados llegó a 56.

«Preocupa la violencia»

Eso sí, el jefe de la SEBV reconoce que «preocupa la utilización de la violencia y la utilización de menores de edad. Generalmente, el menor de edad es más impulsivo o más de algún integrante puede estar bajo la influencia de la droga, por lo tanto la reacción que tiene es mucho más violenta».

Sobre los niños o adolescentes que participan de estas bandas, Villarroel añade que «ellos quieren obtener rápidamente el vehículo que van a sustraer, entonces si tienen un arma de fuego es muy probable que la utilicen».

En ese sentido, recalca que «la recomendación es no poner resistencia al delito, mantener muy controlada la situación, porque los menores, al ser impulsivos, ante la primera reacción van a golpear. Y si portan un arma de fuego -como no tienen mucha experiencia- pueden disparar. Y eso hemos visto nosotros que ha ocurrido».

¿Qué pasa con los autos?

Respecto al paradero de los vehículos robados luego de una «encerrona», dependerá de las pretensiones de la banda delictual. Se identifican al menos tres casos:

Robo por encargo: Los antisociales salen a buscar un vehículo en particular para darle una «nueva vida». «Ese vehículo después cuesta mucho que aparezca porque le cambian la placa patente o la falsifican», explica el coronel Villarroel.

Desarme de autos: En otras ocasiones, los autos son robados para ser desarmados y vendidos por pieza. «Eso afectó mucho a los Kia Frontier durante el año 2020», detalla el uniformado.

Para cometer otros delitos: Son robos que se enmarcan en los denonimados «tour delictual». «Son estas bandas que van robando vehículos, después le quitan las especies a la víctimas, dejan tirado el vehículo, toman otro y así siguen. En una noche pueden cometer tres o cuatro delitos», revela.

Seguir leyendo