«Podría ser para descalificar a mi marido»: habla esposa de Cruz-Coke tras denuncia de ex asesora del hogar

Foto: T13

Autor: LaCuarta.com

Luego que Ana Mendoza acusara un despido irregular y acoso laboral, Javiera García-Huidobro explicó que "yo no la llamé, no la hostigué porque estábamos bajo la ley Covid".


Ana Mendoza, ex asesora del hogar del diputado Luciano Cruz-Coke denunció que fue despedida de forma injustificada y que la esposa del parlamentario la hostigó para que quebrantara las cuarentenas para que fuera a trabajar.

«Fue un acoso tremendo, día por medio. ‘Ana, ¿por qué no se presenta? ¿Por qué no viene?’. Ella quería que fuera a como dé lugar. Yo fui mil veces a Carabineros, yo tenía aburrida a Carabineros. Carabineros me dice ‘¿sabe qué? Vaya, para la multa la paga usted'», aseguró la mujer, en entrevista con T13.

Además, expuso que «don Luciano sabía que yo no tenía finiquito, no me dieron liquidaciones de sueldo. Nada. Entonces la señora me pagaba cuando ella quería. Yo tuve que decirle: ‘señora Javiera, ¿por qué yo tengo que pedirle el sueldo? Si yo no le estoy pidiendo dinero prestado'».

A varios meses de esta situación, Mendoza denuncia tener remuneraciones pendientes. De hecho, dijo que solo pudo mantenerse gracias a los retiros del 10%.

«Él (diputado Cruz-Coke) se opuso siempre a ese retiro. ¿Y por qué yo estando en su casa, con un contrato vigente, tuve que sacar la plata de la AFP para pagarme mi sueldo? Eso es lo que yo no logro entender. Que se me pague lo que se me debe», insistió.

Habla esposa del diputado

Por su parte, Javiera García-Huidobro, esposa del legislador, se refirió a lo denunciando por su ex asesora.

«Yo me acogí a la Ley Covid en mayo. Y yo no la llamé, no la hostigué porque estábamos bajo la ley Covid. Siempre le pagué todos sus sueldos. De hecho están pagados. Y efectivamente en marzo yo no le pude pagar porque ella no tenía creada una CuentaRut. Y la creó en junio», afirmó.

Junto con mostrarse sorprendida por las declaraciones de Ana, García-Huidobro expuso que la acción «podría ser algo para descalificar a mi marido, a Luciano. Y también porque el acuerdo, o el trato laboral es entre Ana y yo».

Finalmente, aclaró que «yo no tenía libros de asistencia porque yo confío mucho en las personas. Y bueno, no es una buena decisión, pero no es una falta grave».

Ayer se llevó a cabo una audiencia de reconciliación que no dio frutos. De no mediar un acuerdo, el 28 de septiembre se llevará a cabo el juicio.

Seguir leyendo