Jaime Bellolio

Jaime Bellolio: “Soy chascón a pesar de que no tengo pelo”

Vocero de Gobierno cuenta que es fantático de Iron Maiden, que le gustar andar en moto y que en pandemia extraña ir al estadio a ver a Colo Colo con sus hijos.


Jaime Andrés Bellolio Avaria (39) recién se había acomodado en su oficina de la Secretaría General de Gobierno cuando tuvo que pagar el primer incendio. Pidió disculpas por el “error” cometido por el Observatorio de Participación Ciudadana y no Discriminación, dependiente de su ministerio, por preguntar en Twitter: “¿La homosexualidad es una condición o se trata de una orientación sexual?”, lo que fue interpretado como homofóbico.

“Me dolió, especialmente porque estuve en la Comisión de Derechos Humanos, y las causas que tienen que ver con la dignidad de las personas y las minorías fueron muy sensibles para mí. Yo apoyé el Acuerdo de Unión Civil y el proyecto de cambio de cambio de sexo registral. Tengo una trayectoria en esas materias y, por lo tanto, reconocimos el error y lo enmendamos a tiempo”, cuenta el vocero de Gobierno.

– Partió complicado, ministro…

– Fue un tema complejo. Pero esto sirve para aprender. Y ahora, por ejemplo, me gustaría meter en el Observatorio temas como el ciberbullying y el acoso que se hace muchas veces en redes sociales. Creo que es muy dañino para los jóvenes.

-¿Y usted ha sufrido bullying?

-En política uno sufre bullying a diario… Pero desde muy chico me chocaba mucho la lógica prepotente. Uno nunca está preparando para que te saquen la cresta masivamente. Y eso está ocurriendo en redes sociales y en la política. Es una lógica de amedrentamiento frente a las diferentes ideas.

– ¿Y alguna vez le tocó agarrarse a combos por defender a alguien?

-Una vez me agarré a combos en el colegio y con esa persona ahora somos amigos. Fue como en segundo medio. Tengo que reconocer que soy picado, pero se me pasa rápido. Uno tiene que aprender a controlar las emociones, especialmente cuando uno está argumentado. Creo que la pelea física es el fracaso de la racionalidad y las ideas.

Retiro

El ingeniero comercial, casado hace 13 años con Teresita Zalaquett y padre de 4 hijos, fue diputado desde noviembre de 2013 hasta el 28 de julio pasado, cuando el Presidente Sebastián Piñera aplicó cirugía mayor en su gabinete a días de haber sufrido una derrota por el retiro del 10 por ciento de la AFP.

-¿Sacaría la plata si tuviera problemas económicos?

– Por suerte,  he podido sostenerme bien durante mi vida. Pero si uno estuviera en una situación apremiante, claro que lo pensaría. Me parece legítimo y tengo amigos que lo están haciendo, porque disminuyeron los ingresos.

-¿Qué es lo que más extraña de la antigua normalidad?

– Echo de menos ir al estadio. Tenía mi asiento en el Monumental. Soy colocolino. A mis hijos siempre les digo que ellos pueden ser lo que quieran, del partido político que sea, pero deben ser colocolinos.

-¿Le gusta hacer deporte?

– Me gusta entrenarme y  sentirme bien. Tengo una bicicleta de ruta. Me gusta el contacto de la bicicleta con el entorno: los olores, el paisaje. Por eso también me gusta andar en moto.

– ¿Ha subido de peso en pandemia?

– Desde que entré al ministerio he bajado dos kilos. Hay personas que cuando están con ansiedad o con estrés, comen más; a mí me pasa lo contrario.

– ¡Ya está estresado!

– Mmm… no. O sea, quién no está estresado en pandemia. Yo sé que venirme acá significaba costos, riesgos… Varios amigos del Congreso me felicitaron y otros me dieron el pésame cuando me vine.  Pero soy de la filosofía de los que es mejor arrepentirse que decir, cinco años después, “por qué no me atreví en ese momento”.

– Usted contó que ha fumado marihuana…

– Esas son épocas en las cuales aún tenía pelo.

-¿Sigue tomando pastillas para evitar la caída de pelo?

– No, ya me rendí. Y me rapé.

-¿Y qué tal?

– Todavía no me acostumbro, a pesar de que llevo seis meses así. Pero me molestaba mucho del parrón.

– ¿Cuáles son sus bandas favoritas?

– Me encanta Iron Maiden. De hecho, fui al último concierto que fue  un poquito antes del 18 de octubre…

-¿Era el único pelado en el estadio?

– Aún no era pelado, pelado… Y ese día iba entrando con mi polera de Iron Maiden y un gallo me grita a los lejos: “¡Buena poh, Boric!” Y le dije: “¿Cóoomo?”. Y me respondió: “¡Perdón , perdón… buena poh, Bellolio!”.

– Me contaron que es bueno para el garabato. ¿ Se va a controlar en  el ministerio?

– Si antes respiraba cinco veces, ahora serán 10.  Cuando era chico, uno de mis defectos era que era mecha corta. Pero eso es algo que ya no me gana

– ¿Prefiere los completos o platos sofisticados?

– En Paine hay unos completos, los Pandorfa, y ahí, aunque me pongan un plato elegante, me como ese completo sí o sí. Y después de l completo, me como el plato.

-¿Se considera un UDI díscolo?

– Era algo que me decían bien segundo. Yo creo que soy chascón, a pesar de no tener pelo. Dentro de la UDI soy más liberal. El límite de la libertad es el tercero. Por eso, voté en contra del aborto, pero estoy a favor del matrimonio de personas del mismo sexo.

-¿Alguna vez le han dicho “facho buena onda”?

– Me río con eso. Pero está mal ocupada la expresión. Porque los fachos se acercan más a los pensamientos totalitarios de ultraizquierda.

– ¿Se encuentra buenmozo o normal?

– Me encuentro normal.  No tengo la autoestima baja, pero creo que podría ser mejor. Yo creo que la política ha hecho que el deterioro sea más rápido

-¿Era galán cuando lolo?

-Era súper torpe con las mujeres. Era directo. Una chiquilla me gustaba y le decía: “oye, me gustái”. Y me mandaban a la cresta. Mi señora fue mi primera polola oficial y llevamos más de 20 años juntos.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo