Korta y precisa: esta botella es única en el mundo

En Chile se cuentan con los dedos de la mano las mujeres que dan la pelea en el machista y clasista mundo de los mostos. Esta es su historia.


Pareciera que Consuelo Korta se hubiera criado de chiquitita en las parras. Pero no. La gerente de mercado de Viña Korta cuenta que en 1996 recién su papá se dio el gustito de crear una viña, familiar y a pulso, como una especie de David que diera la pelea contra el Goliat, que son las tres o cuatro viñas más grandes y que manejan todo el mercado en Chile.

“Fue difícil, pero creo que hoy lo logramos”, cuenta Consuelo, una de las pocas mujeres, además, que se ha hecho espacio en el machista y clasista mundo del vino. “Yo siempre trabajé con hombres, y eso no me incomoda. Sin embargo, es cierto que este rubro es súper clasista y los grandes te miran en menos”, dice casi como una veterana de guerra, que hoy tiene una medalla casi única en el mundo.

Sucede que Korta sacó al mercado la variedad de Grosse Mérille, una cepa rarísima que se creía, incluso, extinguida. “Fue casi por casualidad, y hace dos años en Francia certificaron que el nuestro es el único tipo en el mundo”, cuenta Consuelo.

Agregó que “lo que pasa es que el Grosse Mérille es una variedad de verdot, como se conocen en Chile. Y lo fabricábamos así, hasta que en Francia se dieron cuenta que se trataba de una cepa extinta”.

Por último, reveló que en esta Fiesta de la Vendimia de Curicó calcula que debe haber vendido unas 1.500 botellas, entre todas las variedades, en el evento.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo