La “misión Covid” del astronauta chileno

Klaus von Storch está con los pies en la Tierra y trabaja junto a un grupo de científicos para desarrollar un ventilador mecánico que salve vidas en la pandemia.


Klaus von Storch (58) nació para ser astronauta y, aunque le costó harto sacrificio y se quemó todas las pestañas estudiando, logró convirtirse en el primer chileno en ser candidato para conocer las estrellas de cerquita.

Es tanta su pasión por temas intergalácticos, que ya tiene claro dónde quiere que terminen sus restos mortales: “Lancen mis cenizas al espacio”, pide el ingeniero.

Pero aún está en este planeta, donde comparte su vida con su familia – esposa y tres hijas-, trabaja como piloto en una línea área nacional y sigue pensando en cruzar la estratosfera.

“ La edad no es un impedimento. Al contrario de lo que uno cree, el cuerpo humano en el espacio tiene más libertades. Si vas por diez días, el cuerpo arriba reacciona bien. Incluso alguien que está parapléjico va a estar espectacular, porque no necesita las piernas arriba para moverse”, asegura.

Pero ahora está con los pies y la mente en la tierra. Porque tiene la misión más importante de su carrera: crear un ventilador para salvar vidas en medio de la pandemia.

Así, Storch se puso las pilas con otros profesionales, empresas y fundaciones, con quienes presentaron un proyecto al programa “Un Respiro para Chile”. No lograron apoyo económico esperado, pero siguieron firmes con la idea de materializar el sueño.

– ¿Cuáles son las características del ventilador?

No se trata del clásico ventilador que tiene una pelota que se infla; es un equipo industrial que trabaja conectado directamente al sistema de oxígenos de hospitales o las botellas de oxígeno. Y eso lo hace trasladare a otros recintos”.

– ¿Lo tienen casi listo?

Está muy avanzado. Está en una etapa en que se ha calibrado y esperamos hacer las pruebas en animales, en este caso con un cordero, y ahí debiéramos pasar a seres humanos.

– ¿ La idea es que estos ventiladores sean destinados a hospitales públicos?

Claro, sería lo ideal. Es ahí donde la gente con menos recursos requiere más ayuda (…) Si salvamos una vida, me doy por pagado.

– ¿Cree que muchos chilenos privilegiados se han quedan de brazos cruzados?

No. He sabido de mucha gente que está ayudando con entrega de alimentos y de otros artículos. Eso me parece muy bien, porque la idea es dejarse de criticar y lamentarse. Hay que ayudar con los que se pueda en esta situación.

– ¿Y le queda tiempo para distraerse en el confinamiento?

Trato de estar con mi familia y me distraigo mucho cuando vuelo hacía el sur. Pese a a que hay que seguir rigurosas medidas de seguridad, e incluso yo ando siempre con la mascarilla y no puedo tener contacto con los pasajeros, puedo distraerme y ver el paisaje desde el aire.

– ¿Qué aportes tendría un viaje espacial en medio de la pandemia?

Muchos de los medicamentos que se usan fueron desarrollados en el espacio. En el espacio tú vas como en caída libre, en micro gravedad, y por lo tanto los medicamentos se van desarrollando de forma homogénea. Se han hecho varios vuelos al espacio, por ejemplo, para desarrollar alguna cura para el mal de chagas, y los mismo puede ocurrir para virus como el Covid.

– ¿Le gustaría airlarse en el espacio para evitar el Covid?

Es una buena posibilidad, jajajá.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo