Luis Núñez relata sus infernales días en la cárcel: “Quitarme la vida se me pasa por la mente”

Autor: La Cuarta

El ex futbolista se encuentra preso mientras se investiga su participación en un crimen.


Del brillante futbolista de la Universidad Católica queda poco.

Luis Núñez (1980, La Legua) lleva 13 meses encerrado en la cárcel de Seguridad de Santiago, a esos se suman otros 14 meses de estar prófugo en Bolivia.

¿La razón? Estar acusado de ser el autor del homicidio de Juan Pinto Vásquez, “El trompi”, que disfrutaba de su cumpleaños con amigos. Según la investigación, Núñez junto a su amigo Andrés Vergara fueron vistos portando un arma de fuego. Eran de bandas rivales.

Todo habría pasado a las afueras de la casa en que iban a comprar gramos de marihuana, en La Legua. A Núñez se le acusa de darle protección a Vergara, quien -según la investigación- tiró el gatillo una y otra vez contra la víctima.

En entrevista con La Tercera, “Lucho Pato” como era conocido en la jerga futbolística rompe el silencio y alega inocencia.

“Soy inocente. Yo no he matado a nadie. Nunca he tenido una pistola en mis manos. Es imposible haber matado a alguien sin pistola”, dice el ex pelotero.

“Yo sí estaba ese día. En los hechos sí estaba, pero de ahí a matar a una persona…para eso se necesita una pistola y yo en ese momento no la tenía y nunca la tuve en el momento de los hechos. Es imposible que yo haya disparado o haya matado a alguien”.

Sus días en la cárcel

Tras haber sido atrapado en Bolivia, donde viajó con su pareja y sus hijos, debido a escuchas telefónicas y portar documentos chilenos falsos con un nombre adulterado, Núñez relata sus días de encierro.

“Estoy 21 horas diarias encerrado, imagínate. En una pieza de 2×3. Solo. Veo tele, leo la biblia, hago ejercicio. Y eso, más no se puede hacer”.

Aunque primero estaba recluido en Santiago 1, a su llegada fue apuñalado en una pierna y debió ser trasladado a la Cárcel de Alta Seguridad “Sí, pero ya está todo bien con eso”, se apura en señalar.

Huelga de hambre

Tras considerar que la investigación no ha seguido su curso normal y quieren perjudicarlo por el hecho de ser quién es, Núñez comenzó una huelga de hambre a finales de 2020.

“Bajé 26 kilos de peso. Estuve 95 días sin comer, presionando a que se cerrara la carpeta. Tuve 85 días sin comer y 10 días sin comer ni tomar agua. Paré la huelga por motivos familiares”, explica.

“Yo creo que quitarme la vida se me pasa todos los días por la mente. Estuve con tratamiento para la depresión. Me fumo una cajetilla diaria, cosa que nunca hacía porque yo antes no fumaba”.

“Estar 21 horas encerrado, con 100 vinchucas, que son las baratas, caminando por la pared, por tu cuerpo, no es grato para una persona que es inocente”.

“Yo me equivoqué, lo tengo claro, me equivoqué mil veces y eso me costó perder mi carrera. Pero ahora no puedo perder mi vida por algo que no hice”.

 

Seguir leyendo