«Te asesinaron sin piedad»: el misterioso crimen de Erica Hagan

Autor: LaCuarta.com

A siete años del homicidio -y a uno de reabrirse la investigación-, la madre de la psicóloga estadounidense asesinada en Temuco insiste en el encubrimiento de parte de varias personas. Además, advierte que "el reloj y todas las evidencias que se han perdido deben aclararse".

El sábado 6 de septiembre de 2014 quedó al descubierto un horrendo crimen cometido al interior de la residencia de intercambio del colegio Bautista de Temuco. Erica Hagan (22), joven psicóloga norteamericana que llevaba poco más de un mes en el país, fue brutalmente asesinada.

De acuerdo a la investigación, el homicidio se cometió entre las 21:30 y las 22:30 horas del 5 de septiembre. La otrora estudiante de la Universidad de Georgetown recibió cuatro golpes en la cabeza con un atizador, fue arrastrada al living y luego depositada en la tina del baño de visitas, donde fue sumergida, ya muerta, en agua casi hirviendo.

Recién al mediodía, a varias horas del irracional ataque, encargados del colegio entraron a la residencia tras infructuosos intentos de contactar a la mujer vía telefónica.

Había rastros de un incendio, mientras que su iPhone e iPad habían sido quemados. La joven no fue violada.

«Mi hija fue asesinada de manera brutal, no como lo muestra la prensa, que conoce muy poco. Fue agredida como pocos imaginan. La estrangularon, se defendió, aumentó la ira de quien la atacaba, la golpearon de puños duramente en sus dos ojitos, le propinaron golpes de palos dejando cortes profundos en toda su cabeza y le aplastaron su cráneo hasta quebrárselo, fue arrastrada y sumergida en agua caliente para quemar su piel totalmente», detalló años más tarde Regina O’Neal, madre de la profesional, a través de la página de Facebook «Justicia para Erica Hagan».

Foto: Facebook «Justicia par Erica Hagan»

Un imputado y cuatro sospechosos

Las huellas dactilares y la presencia de ADN en el lugar del crimen inculparon al guardia que trabajó durante la noche del crimen en el colegio.

El hombre de 44 años -identificado con las iniciales D.C.F.-, fue detenido el 12 de septiembre de 2014, pese a haber advertido sobre la presencia de un sujeto en el departamento de Erica.

Luego de permanecer 8 meses en prisión, el trabajador fue absuelto de todos los cargos. De manera unánime, el Tribunal Oral de Temuco estableció que hubo falta de prolijidad a la hora de realizar la investigación y que no se logró demostrar que el arma homicida pasó por las manos del detenido.

Además del imputado, hubo cuatro personas sospechosas. Se trata de la profesora que trajo a Erica a Chile, además de su esposo e hijo. También un exalumno de la institución cristiana que la contactó por Facebook y que fue visto con la joven horas antes del crimen. Todos fueron sobreseídos a mediados de 2015. El caso se cerró sin culpables.

Foto: Reconstitución de escena caso Erica Hagan

Reapertura del caso Erica Hagan

El 4 de septiembre de 2020, a seis años del crimen, la Fiscalía Regional de La Araucanía resolvió la reapertura de la investigación por el homicidio de la estudiante estadounidense.

En aquella oportunidad, el Ministerio Público destacó que se encomendó «a un equipo de fiscales especializados en delitos violentos y violencia de género la realización de las diligencias que resulten conducentes para el esclarecimiento de los hechos investigados, determinación de eventuales responsables sea como autores directos, cómplices o encubridores del delito investigado o que hayan concurrido con actos directos a la obstrucción de la investigación».

Además, se precisó que la decisión de reabrir la investigación «consideró especialmente» la solicitud formulada por la madre de la víctima.

Por medio de un escrito presentado por su abogado, Regina O’Neal pidió «reabrir la investigación y realizar nuevas diligencias en base al análisis de los antecedentes existentes en la carpeta de investigación».

Meses más tarde, el 23 de enero de este año, se realizó una diligencia clave: oficiales de la Brigada de Homicidios de la PDI y los fiscales Cristian Gacitúa y Miguel Rojas hicieron ingreso al departamento donde fue asesinada la profesional.

Al respecto, el fiscal Gacitúa reconoció que «no se descarta ninguna línea investigativa» y, de paso, aclaró que la investigación «no está destinada a corroborar, confirmar o descartar participaciones de sujetos que ya han sido investigados, sino que el objetivo fundamental es determinar cómo ocurrieron los hechos que terminaron en el homicidio de Erica Hagan».

Foto: Fiscalía y PDI realizan diligencias

Su madre pide justicia

El caso Erica Hagan también ha estado marcado por varios sumarios, la baja de un comisario, la llamada de atención al primer fiscal a cargo de la investigación y la pérdida de algunas evidencias.

Entre otras, destaca la desaparición del reloj encontrado en la escena del crimen.

Según denuncia su familia, la profesional portaba este accesorio en la mano con que se habría defendido de la agresión.

A siete años del crimen que conmocionó a Temuco, la madre de Erica compartió diversos mensajes a través del grupo de Facebook donde suele publicar artículos, videos y fotos relativas al caso.

«7 años de impunidad y 1 año de una nueva investigación que no se abrió cuando lo pedí. Deseo confiar en esta nueva etapa que se lleva en Chile, pero esa confianza se construye con hechos. ¿Cómo se ‘pierde’ el reloj de mi hija en manos de la PDI? Y nadie quiere que se le pregunte, nadie sabe algo al respecto (…) El reloj y todas las evidencias que se han perdido deben aclararse», advirtió.

En otra publicación, expresó su mayor deseo: «7 años esperando ver en prisión las horrendas manos que te asesinaron sin piedad y a todos los que se han esforzado en encubrir tu crimen, amada hijita Erica».

Seguir leyendo