Mojojojo

La «Mojojojo» pidió hasta que la Maiga se quede en cuarentena

María Elena Garay habló con La Cuarta sobre el video que la hizo famosa y dio un mensaje para evitar nuevos contagios.


Seis años han pasado desde su inesperado salto a la fama y  nadie la olvida. Es más, en todo este tiempo su identidad fue un misterio, pero su apodo y los de sus “enemigas” eran de dominio público. ¿De quién se trata? De la “Mojojojo”.

Las redes sociales la bautizaron de esa forma, sin embargo, a María Elena Garay (58) aquello le produce arcadas, pues dicho sobrenombre le pertenece a su  antagonista. Recuerde que está en el lote con la “Maiga”, “Las Calilas” y el “Car’e puta”, que le dicen…

La historia que la cruzó en el camino de estos ciudadanos, todos oriundos de la Villa 250 años de San Felipe, es dramática y prefiere no reabrir las heridas del pasado. No obstante, la “Chaucha”, su verdadero alias, se queda con el recuerdo amable de haberse hecho conocida en toda la galaxia gracias al viral que la lanzó al estrellato.

Prueba de eso es que el pasado lunes, Víctor Acuña, trabajador de Chilquinta, fue a tomar el estado de la luz a su casa y la reconoció. “Le pregunté si le podía tomar una foto y dijo que sí, pero me sugirió que nos sacáramos una juntos. Y cuando mi compañero la iba a tomar, bromeó con un ‘conservemos la distancia’”, explicó.

La imagen vio la luz en Twitter y… ¡pafff! Las redes sociales estallaron, igualito que en octubre de 2014 cuando se viralizó. Sin embargo, fue La Cuarta la que salió en su búsqueda y la encontró fondeada por la pandemia. “Estamos encerradas toas, toas, toas juntas. Acá no tenemos cuarentena, así que nos tenemos que cuidar en nuestras casas”, señaló María Elena.

-El lunes fue furor.

Todo lo que hacen me causa alegría y me siento bien, porque soy conocida por todos.

-¿Su vida cambió después del viral?

Nadie sabe debido a qué es ese video y por qué llegó a redes sociales, pero de verdad, mijito, no quiero hablar de eso. Por favor.

-¿Pensó alguna vez en ser tan conocida?

Soy famosa, no me extraña. Una foto para mí no es nada. Soy conocida en todo Chile y el mundo.

-Está para entrar a un reality.

¿Y sabes qué? Yo soy más conocida que el virus, jajajá.

-¿Tanto así?

La verdad es que cuando no hablan de mí o del video siento que me han olvidado. Mientras más figuro en las redes sociales, más feliz me pongo, porque sé que para bien o mal no me han olvidado.

-Su video se tradujo al inglés.

Sí, el de la “vieja cuica”. Los he visto todos.

-¿Y en español latino con el “rostro de golfa”? 

¡Jajajá! Sí, me lo tomo con humor.

-¿Cómo enfrenta al bicho?

Estoy sin trabajo, el virus no permite que salga. Actualmente vendo detergente, pero no he podido salir.

-¿Qué opina sobre los que no cumplen la cuarentena?

Todo viene de nosotros. Si nos queremos, debemos cuidarnos, poh. Si salimos a la calle nos exponemos y por eso yo digo ‘quedándose en casa nada te pasa’.

-Le salió verso…

Es que si uno se ama debe cuidarse, no hay que salir. Estar en cuarentena es fome, pero hay que hacer un esfuerzo.

-¿Algún mensaje para usted ya sabe quien?

A ‘Las Calilas’ y la ‘Mojojo’, mejor que ni salgan… ¡No! A lo mejor si salen, capaz que espanten al virus.

La triste historia detrás del viral del 2014

Mojojojo

El video que le ha sacado risas a todo Chile esconde un trasfondo doloroso, que pocos conocen. Se trata del homicidio del esposo de Garay, más conocido como “El dedos cortos”, quien murió producto de un conflicto vecinal.

“Yo fui a reportear una riña al interior de la población ‘Las Cuatro Villas’. Ahí conocí a la señora María, quien se había contactado con nosotros para entregar información de este hecho. Fue una pelea entre dos grupos de vecinos, estaba su esposo contra ‘Los cara de tuto’ y el ‘Zafrada’, y todos los otros que ella nombra en el video”, recordó Gonzalo Ladrón de Guevara, el periodista que cubrió el conflicto en el año 2014.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo