«Tuve miedo de que me quemaran vivo»: el crudo relato de trabajador atacado en saqueo

Autor: LaCuarta.com

Bombero de un servicentro de San Bernardo reveló que un grupo de menores "le rompió la cabeza a mi compañero de 71 años".


Un dramático relato compartió Rubén, trabajador de una bencinera de la comuna de San Bernardo que fue saqueada por una turba durante la madrugada de este miércoles.

«Vino la turba, unas 20 o 30 personas, y con mi compañero nos refugiamos acá (caseta). En los fierros amarraron cuchillas y decían ‘los vamos a quemar vivo, chuch…’. Esta hue.. se movía todo», relató el bombero, quien recibió la contención de los animadores de Contigo en la mañana.

«Rubén, estás con la adrenalina alta. Queremos ser empáticos contigo, entendemos que sufriste un hecho súper dramático. Te queremos dar cariño y la mejor energía, pero cálmate un poquito», le pidió JC Rodríguez al entrevistado.

Continuando con su relato, el trabajados explicó que los desconocido «nos metieron cuchillos y nos amenazaron con quedarnos vivo. Pónganse en mi lugar, ¿morir quemado vivo? Son un montón de domésticos, se llevaron las cosas de nosotros, las botas de trabajo. Son domésticos, no les alcanzan ni para ser ladrones».

«Le roban a los trabajadores, no le roban a las empresas grandes», explicó Julio César sobre el término utilizado por Rubén.

«Querían que le entregáramos la plata, las cosas de aquí de la bomba y al final le entregamos el poco dinero que teníamos recaudado. Se llevaron mi celular, mi bicicleta. Con este fierro le rompieron la cabeza a mi compañero de 71 años», añadió el bombero.

Además, contó que «tres de ellos lo salvaron (asaltantes), le pararon la mano porque dijeron ‘oye, es un viejo’. Yo me defendí con el limpiavidrios».

«Pudimos resistir como 5 o 10 minutos, pero después nos metían cuchillos. Esto parecía un terremoto porque se caían todas las cosas. Y puros menores de edad», reveló.

Robo y agresión

Consultado sobre el estado de salud de su compañero adulto mayor, Rubén contó que «no he podido saber nada de él porque le robaron el teléfono y a mí también. No he podido comunicarme con mi familia porque estoy esperando una respuesta para saber qué hago».

«Yo ayer la vi brígida, porque tuve miedo de que quemaran vivo, pero gracias a dios estoy aquí con vida para seguir luchando y ganarme mis moneditas y llevarme sustento a mi casa», concluyó.

Seguir leyendo