Galerías mecano ya dejan dudas

Autor: Natalia Galaz

Sebastián Piñera se reunió con los “vecinos” para definir detalles de la candidatura al Mundial 2030 y la ministra Kantor planteó el uso de estructuras metálicas para aumentar aforo, lo que generó rechazo.


Antes de imaginar que Kanela es designado como el intérprete del himno oficial o que Cathy Barriga confecciona el diseño de la mascota, había que reunirse con los otros líderes sudamericanos vinculados al sueño de realizar el Mundial del 2030, y Sebastián Piñera lo concretó ayer, en la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur.

“Estamos trabajando por devolver este evento a América del Sur y tener nuevamente una fiesta como la que vivimos en 1962. Es algo que nos llena de entusiasmo y sé que es lo que quieren mis compatriotas”, indicó el Presidente desde Buenos Aires, luego de reunirse con Mauricio Macri (Argentina), Tabaré Vásquez (Uruguay) y Mario Abdo Benítez (Paraguay).

En la ocasión, Don Tatán afirmó que “en la cita de 2030 habrá 48 equipos, el país va a tener entre tres y cuatro sedes, y por tanto participará intensamente en el Mundial, además de partidos de octavos de final, cuartos, una semifinal y probablemente la definición del tercer puesto”.

Por lo mismo, surgió la interrogante… ¿Qué pasará con la infraestructura deportiva? Al respecto habló la ministra Pauline Kantor, quien afirmó que “tenemos que trabajar sobre los estadios que ya están construidos porque cuentan con estándar FIFA. Hay que pensar en cómo aumentar los aforos, pero la tecnología juega a favor, lo vimos en Rusia con el estilo mecano. Lo usas, lo retiras y el costo es más bajo”.

Portazo. Si bien la factibilidad depende de los tiempos, recursos y espacio perimetral de los estadios, existen voces que lo rechazan. “Si compites con Estados Unidos, que tiene recintos espectaculares, y ofreces galerías metálicas, ¿qué va a hacer la FIFA?”, preguntó el arquitecto Fernando Guarello, dueño de la empresa Industrial Draft, a propósito de la idea que ya se implementó en el Arena Corinthians y en Ekaterinburg Arena, de Rusia.

“Hacer un Mundial en Chile es complejo, no estamos en condiciones de recibir a 20 selecciones. La FIFA evalúa carreteras, aeropuertos, restaurantes, hoteles, seguridad pública. Lo que hacen es una cuestión más política. Heller prometió un estadio, Piñera está prometiendo un Mundial, ¿el que viene va a proponer viaje a la luna? Los chilenos no somos tan pajarones para comprar un rollo como ese”, añadió el hermano de Juan Cristóbal Guarello.

– ¿Pero técnicamente se puede operar con esas galerías?

Todo se puede hacer, ampliar, modificar, las estructuras son bien plásticas, fáciles de usar, seguras. El nivel de desarrollo de Chile es más competitivo que en todo el ‘vecindario’. En Paraguay demoran el triple en levantar un edificio.

– ¿Y cuánta gente aguanta?

15 mil es mucho aforo para meter en una gradería metálica. Con suerte, cinco mil. En una Copa Davis en La Serena hubo 12 mil en los cuatro costados.

– Si hablamos de inversión… ¿Un estadio?

Dos millones de pesos por butaca. Piensa que el Tierra de Campeones cuesta 24 mil millones. En Chile no tenemos plata, apenas cobre. Y una galería mecano, ni idea. ¿Pero quién ofreció eso?

– La ministra Kantor lo planteó como opción.

Ah, es que no tiene idea, son puras leseras, y no lo digo en mala onda. ¡Cómo vas a poner esas galerías! Es como querer traer una carrera de F1 a Chile y correrla en la calle. Esas estructuras al estar montadas sirven, pero no vas a hacer un estadio con dos fierros cortados, no es real.

Harold avisó: “El Nacional está un poco obsoleto”

Aunque la idea del Mundial está en pañales y recién el 8 de abril en Argentina se reunirán las partes involucradas para tirar líneas, Harold Mayne-Nicholls metió la cuchara en el tema y le bajó el pulgar a la infraestructura que existe en el país.

“La infraestructura del Estadio Nacional es demasiado antigua. El área de circulación, las zonas mixtas para la prensa, los vestuarios, todo lo que es el uso de la tecnología, el recinto está un poquito obsoleto. Se puede adaptar, pero no va a llegar al estándar que se merece un Mundial”, explicó.

¿La solución? El ex presidente de la ANFP cree que “hay que buscar un nuevo lugar para construir un estadio, y si queremos ser sede de una semifinal, tiene que tener capacidad para 60 mil personas”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo