El millonario anillo de Maradona: ¿Quién se quedó con su preciada joya?

Autor: Guido Macari

La pieza avaluada en más de 300 mil dólares fue un obsequio que le dieron en Bielorrusia, cuando asumió como “presidente del fútbol” en el club Dínamo Brest.


Era octubre de hace dos años y Diego Maradona celebraba su cumpleaños. Los invitados iban llegando a su fiesta y el ídolo argentino, como si se tratara de un rey, los recibía sentado en un sillón.

El festejado, en un gesto de gracia, ofrecía su mano derecha para que le dieran el beso respectivo. En su dedo anular destacaba un anillo con un enorme diamante azul incrustado, una de sus posesiones materiales más preciadas. Una a uno iban pasando los asistentes, saludándolo. De pronto, una mujer sonrió tras besar la exagerada joya, dándole pie el exfutbolista para decir:

—Acabás de besar un departamento.

Los presentes rieron.

Y es que, en sentido figurado, Maradona tenía razón. La joya está tasado en más de 300 mil dólares (alrededor de 220 millones de pesos). No era un misterio la debilidad que tenía el astro argentino por los objetivos brillantes y lujosos como aros, relojes y, claro, anillos.

Si bien el exjugador del Nápoli tenía esa joya desde hace relativamente poco tiempo, la ubicaba entre sus objetos más preciados, de hecho, la guardaba en una caja de zapatos deportivos bajo su cama durante los días previos a su muerte, escondite en que “El Pelusa” ubicaba algunas de sus pertenencias más preciadas.

¿Cómo llegó la joya a su dedo?

En julio de 2018, Maradona viajó a Bielorrusia para asumir como “presidente del fútbol” en el club Dínamo Brest. Apenas llegó, se desató una revolución  en la ciudad: se le dio una bienvenida a estadio lleno, recinto al que arribó arriba de una Overcomer Hunta, una enorme camioneta anfibia que le obsequió la institución, con chasis de fibra de vidrio, un tanque de combustible de 100 litros y capacidad de navegación.

Luego, el ex futbolista dio una charla técnica al plantel del equipo. Y ahí vino el segundo obsequio: el anillo que vale un departamento, joya que vino acompañada de un acuerdo de contrato por tres años y el 0.5% de las acciones del Dínamo Best.

Aun así, la historia de “El Pelusa” en el país europeo fue breve: recibió una oferta para dirigir en el Dorados de Sinaloa, en México. Así que tomó un avión y voló. La relación con el club bielorruso no se rompió y fue nombrado “presidente honorario” de la institución. La camioneta quedó en el país y el anillo se convirtió en un fiel acompañante.

Después, cuando dirigió al club argentino Gimnasia y Esgrima La Plata, la joya se convirtió en su cábala. Siempre la traía puesta en los partidos.

El exfutbolista argentino cuando dirigía a Gimnasia y Esgrima de la Plata, con el anillo puesto.

La heredera

El anillo se encontraba en la caja bajo la cama de Maradona durante sus últimas semanas de vida. En diciembre pasado, esos detalles los dio Mauricio D’Alessandro, abogado de Matías Morla, apoderado del astro hasta su fallecimiento. Él aseguró que, en aquel recipiente, el exfutbolista guardaba las pertenencias más íntimas y preciadas, y que fue entregado a “un familiar”, según dijo en una entrevista con América Noticias.

Ahora, el millonario anillo se encuentra en posesión de una de sus hijas mayores, según precisó Mario Baudry, abogado apoderado de Dieguito Fernando (nieto del astro argentino) y de Verónica Ojeda (expareja del Diez).

En el programa Fantino a la tarde por América TV, el abogado reveló que “tengo el chat de Monona —la cocinera del Diez— diciéndome a quien se lo entregó en mano y tengo la filmación de Maxi Camargo —asistente de Maradona— poniéndoselo en el auto a una de las hijas”. Luego le pidieron que precisara a cuál de sus hijas se lo había entregado:

—Sí, a Gianinna —respondió.

Es decir, el anillo se encuentra en posesión de la hija de Claudia Villafañe y hermana menor de Dalma.

Maradona junto a su hija Gianinna.

Seguir leyendo