A romper el chanchito: la casa del “Chino” Ríos está en “oferta”

FOTO: LUIS FELIPE QUINTANA S.

El ex tenista rebajó su mansión en más de 1.200 palitos porque hay escasa demanda de este tipo de vivienda. En todo caso, sigue valiendo una fortuna.


Si está pensando en cambiarse de casa, le tenemos una oferta que no podrá rechazar: Marcelo Ríos acaba de rebajar su mansión de Lo Barnechea en más de 1.200 millones de pesos.

La mala noticia es que aún cuesta la no despreciable suma de 4.300 palitos, más de 6 millones de dólares. Cifra que a la que llegó tras estar más de dos años buscando un comprador y con cambio de corredora incluido.

Es que lo que comenzó como un sueño el 2012, año que se construyó la vivienda, se transformó en un cacho el 2016, cuando el ex capo del tenis del mundo mundial decidió irse a vivir a Estados Unidos y volver sólo para las elecciones.

Fue entonces cuando la ofreció en el mercado inmobilario a 5.500 guatones (200 mil UF) y todos nos enteramos que habitaba una casa de tres niveles, 8 dormitorios, 9 baños, piscina temperada, cancha de tenis, campo de golf, gimnasio y sala de cine.

Bondades que al parecer no fueron suficientes, ya que nuestro mercado es muy pequeño para este tipo de construcciones tan lujosas. “La rebaja es de un 20% y es entendible, pues no hay una oferta y demanda que regule el mercado en mansiones por sobre las 150 mil UF”, nos iluminó el vocero del Círculo de Corredores de Propiedades, Miguel Fariña.

Otra razón que entrega para esta oferta digna del “llame ahora, llame ya”, es que “la mayoría de estas propiedades exclusivas están sobrevaloradas y entre el 2012 y el 2016 subieron mucho de precio, pero era imposible que se mantuvieran en los valores que se manejaron en aquella época”.

En buen chileno, los compatriotas que tienen el billetón para comprarse esta “ruquita” son pocos y además la burbuja inmobiliaria anda al debe. “¿Cuánta gente en el país puede pagar estas sumas de dinero y luego mantener la casa y cancelar sus contribuciones? Pocas, muy pocas”, aseveró Fariña.

Por lo mismo, cree nuestro entrevistado que Ríos hizo muy bien en cambiar el intermediario para la venta. “Hoy posee una agencia internacional que abrirá la oferta a nuevos mercados y algún extranjero podrá adquirir el bien si así lo desea”, detalló.

Claro que para ello, el deportista deberá armarse de paciencia. Es que si un departamento en el centro se demora cerca de seis meses en venderse, esta “liquidación” podría tardarse hasta dos años más.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo