El camino para convertirse en Kaiser: “Pasé mucho frío y hambre recorriendo Chile para ganar respeto”

Autor: Guido Macari

El destacado freestyler será jurado en la Red Bull Batalla Chile el próximo 4 de septiembre, competencia en que el ganador representará al país en el certamen internacional. El artista conversó con el diario pop sobre su pasado y de lo que vendrá en el evento. “Si uno tira una rima buena me voy a levantar y aplaudir”, declaró.


Lo primero que al freestyler chileno Alex Pino —más conocido como Kaiser— se le viene a la mente es la batalla final que protagonizó en los Red Bull Internacional del 2014, en España, cuando enfrentó al español Invert.

Fue en ese duelo en que el chileno nacido en La Unión, Región de Los Ríos, tiró la que —para él— es su mejor remate de rima hasta hoy:

¡Vengo a vengar hasta la última gota mapuche que derramaron! —declaró ese día en suelo hispano.

“Creo que esa fue una buena rima, un buen punchline y, aparte, yo sabía que no me lo iban a gritar en España”, recuerda con el diario pop. “Pero por lo menos traté de meter un contexto social y mostrar que las batallas también son de intelecto y de líneas que son reales”.

Si bien finalmente el jurado declaró como ganador al español, Kaiser destaca que tras ese día “logré traerme el respeto y el reconocimiento de gente del mundo de habla hispana que conoce del freestyle”, dice. “La verdad fue hermoso porque ahí comenzó mi carrera de artista, de ser una persona más enfocada, madura y completa en el ámbito de este movimiento”.

Kaiser en la final internacional ante Invert.

“Me convertí en una académico”

Ha sido su destacada carrera en la escena del freestyle la que, ahora, le permitirá ser jurado en una nueva edición en las finales de las batallas de gallos de Red Bull Chile 2021.

Con la misión de evaluar a 16 competidores, Kaiser se sentará en las sillas del jurado junto Blazzt, uno de los ojos más críticos de la escena, y a Drefquila, cantante de trap y freestyler que fue finalista en 2015 de esta competición.

El evento se llevará a cabo el próximo sábado 4 de septiembre y será transmitido en vivo por Canal 13. Así, esta competencia permitirá al ganador representar a Chile en la gran final internacional, la cual este año se realizará en suelo nacional, con fecha aún por definir.

—Estar ligado a Red Bull, que es la batalla madre, la más grande de todos los tiempos, es un orgullo poder evaluar talentos nuevos y tan diversos que tiene Chile —dice sobre su rol como jurado.

Y agrega: “Estar sentado en ese sillón requiere de una gran responsabilidad también. Estoy muy motivado a que llegue el día y poder entregar todo mi conocimiento, ser lo más neutral posible; y evaluar también las técnicas, los remates, pero sobre todo, la personalidad del freestyler, porque sabemos que la internacional va a ser en Chile”.

Luego Kaiser se remonta a su pasado, cuando recién se metía al mundo del rap improvisado. “Al principio mi sueño era competir, por respeto”, recuerda. “Pasé mucho frío y hambre recorriendo regiones de Chile para ganar respeto, reconocimiento, medallas”.

La final de Red Bull fue clave para dar el gran salto. “Empecé a generar muchos ingresos con el freestyle, hasta que logré tenerlo como profesión”; de hecho, debió congelar sus estudios en la universidad porque no le alcanzaba el tiempo.

“Había mucha gente que no creía en mí, pero yo seguía creyendo fuertemente que se podía”, cuenta. “Y ahora, ser juez de las competencias, estar en televisión trabajando, con marcas grandes, dar talleres para niños a través de la orientación emocional…”.

—Me convertí en un académico y en un comunicador de esto, lo que requiere una gran responsabilidad, por toda la gente que me sigue, que no es solo el público rapero —reflexiona— . Me encanta eso, que cautive a toda la gente, no solo al círculo urbano.

“Es un honor para mí haber crecido tanto como artista y haber luchado por mis sueños hasta cumplirlos”, declara.

Kaiser ante la cámara

—¿Has hecho alguna preparación para prepararte como jurado?

—La preparación cambia de un escenario a otro, porque yo puedo decir «este chico le puso bueno en este evento», «rapeó bien aquí»… pero me tengo que centrar en el evento que viene. Puede que un chico haya ganado todo de aquí para atrás, pero en ese evento falla. Y si falla, tengo que votar por el otro. Tengo que ser totalmente neutral y votar por el que mejor lo hace esa noche. Y también por el que creo que nos puede representar más fuerte y con personalidad en una internacional.

—¿Qué aspectos te parecen más importantes al evaluar?

—Lo que evalúo en una competición obviamente es siempre es la habilidad de cómo adorna el patrón, flow, métrica… y cómo remata el patrón, porque es una batalla; o sea, cómo encaja el punchline, que es la línea de poder final. Pero todo eso lo envuelvo en talento y técnica. También me gusta que me transmita algo, que tenga personalidad, puesta en escena, actitud. No me sirve que sea muy talentoso, pero que rapeé sin ánimo. Evalúo muchas cosas, soy muy polifacético. Me encanta la versatilidad. Si alguien nos va a representar, tiene que ser el más completo.

—¿Qué imagen, qué personaje, te gusta generar como jurado ante la cámara?

—Igual ya llevo años trabajando en televisión. El manejo de la cámara lo tengo controlado. Lo que tengo que hacer ese día es claramente ser serio, hacer mi trabajo. Pero también, disfrutar: si uno tira una rima buena me voy a levantar, voy a aplaudir, porque, aparte de ser compositor, también soy un admirador de mis compañeros. Por eso quiero que esa persona me transmita, que su ángel llegue a mi aura y vivamos la batalla juntos. Disfrutar no solo para la gente, sino también para nosotros mismos.

—¿Qué factor crees que jugará el que no haya público presencial?

—Es algo dudable igual, porque puede ser un pro o una contra. He visto gente que rapea muy bien frente a 10 mil personas, pero le cuesta frente a una cámara. Solo una persona basta para ponerte nervioso. Hay otros que rapean muy bien frente a una cámara, pero le cuesta un montón expandirse con mucha gente.

Además, el destacado freestyle aprovecha de aconsejar a los competidores: “Tienen que estar atentos ahí a jugar con la cámara, a transmitir a la gente que está afuera en su casas, nunca perder ese ángel que es el que termina convenciendo a un evento y a todos los jurados”, asegura.

“En Chile cuesta mucho crecer”

Tras un total de 60 duelos clasificatorios, en las finales nacionales 2021 estarán los competidores Stigma, Jokker, JNO, Bas, Basek, Racso, Nait, Matasmoke, Facuskill, Askel, Relax, Dropp y Sedy. A ellos se suman los que estuvieron en el podio de la edición pasada: Acertijo, Rodamiento y El Menor.

—¿Cómo ves a los competidores de este año?

—La veo pareja claramente —dice—. Podría decirte un nombre, pero quizás sería medio polémico. Igual claramente hay nombres que figuran sin esforzarme mucho en decirlos: Acertijo, Rodamiento, El Menor, Stigma, JNO… Son nombres que llevan mucha experiencia.

Eso sí, “quiero ir con la ganas de que alguien me sorprenda, alguna promesa”.

Para Kaiser, antes de cada competición, la cosa es tan simple como esto:

—Un chico se levanta en la mañana, se lava la cara, los dientes, rapea, le gana a todos y es el nuevo representante de Chile y posible campeón mundial. Así es la gente del freestyle: se iluminan dependiendo del día y de la concentración.

—¿Algún consejo para los competidores de ese día?

—Siempre que vaya a competir duerma bien el día anterior. Logre controlar la ansiedad, la tensión, aunque es muy difícil. Algo que es tan improvisado requiere un gran nivel de concentración. Para mí también es muy importante la comida, comer bien liviano, andar bien suelto para el fraseo y toda la puesta en escena. Y motivarse, meditar un poco antes de competir, pensar en las cosas positivas, vivir el presente, acordarse de algún familiar y darle con todo.

“Lo más difícil no es ganarle a los demás, sino a uno mismo”, declara. Luego la entrevista termina. Viene la despedida, pero Kaiser habla una vez más, como poniendo educadamente el pie en la puerta:

—Me gustaría recalcar una cosita más.

Y es que recién aconsejó a quienes “están compitiendo en alto rendimiento”, pero también le quiere hablar a los que “están en las plazas”, recién empezando.

Y así se lanza en un breve discurso:

—No le tengan miedo a expandirse, a la tele, a las marcas. Hay muchos prejuicios, muchos tapujos. En Chile cuesta mucho crecer. Pero lo más importante es salir de nuestra zona de confort, salir de nosotros mismos. Estar ahí con tus amigos y familia. Hay que dejar los miedos de lado y luchar nomás. Yo no tenía ni nada por dónde crecer. Vine del Sur a la capital, trabaje en los medios de transporte… y bueno, las vueltas de la vida.

Seguir leyendo