Inventando a Anna, llega a Netflix la historia sobre la falsa influencer rusa

Inventando a Anna
Inventando a Anna

Durante el 2017 el nombre de Ana Delvey comenzó a resonar entre influencers y la élite de Nueva York, el peak de su fama fue a causa de la serie de estafas que realizó a bancos, empresas y amigos. Esta fama llegará hasta Netflix, quienes estrenarán una miniserie sobre su vida.

Anna Delvey o Anna Sorokin, logró engañar a la élite de Nueva York inventando una vida en la cual era la heredera de una acaudalada familia ruso-alemana, contrastando su realidad de inmigrante sin dinero, intentando cumplir sus sueños en la Gran Manzana.

En el 2013 llegó a Nueva York para trabajar en las oficinas de la revista Purple como fotógrafa, mismo puesto que tenía en París, ciudad donde vivió hasta ese año. En esta nueva vida descubrió la facilidad que tenía para hacer amigos, especialmente de la clase alta de la sociedad, gestando el origen de su vida como estafadora.

Vivía en diferentes hoteles, cada uno más lujoso que el anterior, era recordada por las propinas que daba, llegando a los 100 dólares. Pero mientras vivía esta vida de lujos, no pagaba ninguna cuenta de hotel, prometiendo que haría transferencias bancarias, las que nunca se concretaban.

Su vida entre influencers y millonarios

Mientras iba armando su reputación de heredera y mujer de negocios comenzó a ser más conocida entre el circulo de personas que realmente poseían dinero. Gracias a esto es que nació su idea de crear un club privado, en el cual realizaría fiestas exclusivas y exposiciones de arte. Para concretar su proyecto logró tener reuniones con destacados hoteleros y arquitectos a nivel mundial.

A pesar de no tener ningún respaldo económico, si tenía habilidades para engañar a otros. Creo una serie de documentos bancarios falsos, con diversas cuentas de dinero las cuales le sirvieron como respaldo para poder conseguir préstamos con dos entidades bancarias, y un sin número de personas que le dieron altas sumas de dinero.

Otra de sus estafas consistía en invitar a sus amigos más cercanos a lujosas vacaciones, quedándose en hoteles cinco estrellas, compartiendo en fiestas privadas y comprando en tiendas exclusivas. Todo esto supuestamente estaba a su nombre, hasta que meses después las víctimas se daban cuenta que el costo de las vacaciones había sido cargado a su tarjeta de crédito. Una de estas víctimas fue Rachel Deloache, fotógrafa de Vanity Fair.

De la cárcel a Netflix

Muchas veces la realidad supera la ficción, y este fue el caso de Anna, cuya vida pareciera haber sido escrita por el mejor de los guionistas, por esto no es sorpresa que las compañias quisieran retratar su historia, en este caso Netflix fue el elegido.

La joven ganadora del Emmy, Julia Garner (Ozark) es la encargada de interpretar a Anna, mostrando su llegada a Estados Unidos, sus planes para recaudar dinero y su condena por estafa. A Garner se suman Anna Chlumsky como Vivian, una de las periodistas que destapó el caso para The New York Times, y Laverne Cox (Orange is the new Black) como Kacy Duke.

Según diversos medios, Anna Sorokin recibió 320 mil dólares por la venta de los derechos de su historia a Netflix, los cuales fueron utilizados para poder pagar parte de lo que debe a sus víctimas, esto como orden de la Corte. Y es que Sorokin recibió una condena de cuatro años, de la cual fue liberada en el 2021, momento en el que regresó a Instagram, aprovechando la fama y revuelo que su caso había generado.

Inventando a Anna constará de 10 episodios, los cuales serán estrenados el 11 de febrero en Netflix.

COMPARTIR NOTA