«Él me eligió…»: cómo Gonzalo Egas se convirtió en el padre del hijo de Wilma González

Autor: La Cuarta

El exchico reality se conoció con la española en Mundos Opuestos, formando un pololeo que duró cinco años, el cual permitió que surgiera otro vínculo, con el joven Noah.


El pequeño Noah, de 10 años, volvió a clases presenciales tras 18 meses a causa de la pandemia. Un hito importante.

Si bien el niño se encontraba en la casa Wilma Gónzalez, su expareja Gonzalo Egas pidió estar en ese momento, siguiendo con la tradición que ha cultivado durante años con el menor.

Así, aquella mañana, llegaron al colegio la propia española junto a su actual pareja, Nicolás Seguel, y Egas, a quien el niño considera como su padre.

Gonzalo Egas y Wilma González se conocieron en el reality Mundos opuestos (Canal 13) en 2012, espacio del que salieron pololeando, cuando el hijo de la europea era apenas un bebé.

Así, aunque cinco años después la relación amorosa terminó, ese tiempo bastó para formar un estrecho vínculo entre el ganador de La granja (Canal 13) y el joven Noah.

«Sabe que Gonzalo es su papá»

«Ser padre es lo más importante que me ha pasado en la vida y siempre se lo agradezco a Wilma», reflexionó Egas con LUN. «Ella ha sido súper generosa en ese aspecto de decir, ‘ok, este hombre creó una relación con Noah’, que termina siendo independiente de lo que tuvimos nosotros».

Es más, el exchico reality aseguró que «fue una decisión» del propio niño, porque «él me eligió como papá y sobre eso se construyó».

La propia Wilma comentó que fue el niño quien le pidió si podía llevar el apellido de su expareja. «Sabe que Gonzalo es el papá que realmente lo cuida, que está con el día a día, su papá de verdad». Además, «le agradezco mucho a Gonzalo su figura paterna, me encanta la relación que tienen, que se eligieron como padre e hijo».

Para Egas este vínculo ha resultado clave en los últimos años: «Siempre tomo decisiones pensando en qué será mejor para mi hijo»; de hecho, «no me siento para nada postergado y con él he podido desarrollar habilidades que sí estaban postergadas como la empatía».

«Se aprende mucho con un hijo», destacó.

Cuando Wilma casi se fue

Ahora, mirando hacia el futuro, el sueño de Gonzalo es mostrarle a Noah «cómo se deben hacer las cosas. He vivido momentos tan mágicos con él, conversando sentados en la cama».

«A mí me gratifica mucho que Noah termine siendo un buen tipo y que cuando yo no esté, diga ‘oye que era choro el viejo'», declaró. «Eso es lo que me mueve a estar con él».

Wilma recordó que, en algún momento, se quiso ir de Chile. Pero uno de las razones para quedarse que fue que «mi hijo no concibe estar sin mí o su papá».

Hoy, Egas y González llevan una «crianza compartida», en la que Noah pasa una semana con cada uno… salomónico.

Al revisar la biografía de Instagram del exchico reality, simplemente se lee una palabra: «Papá».

Revisa algunas postales

#Tags


Seguir leyendo