Ignacio de «PDS»: “Me quedaron las ganas de explorar la maldad de este nuevo ‘Señor Rojo’”

Autor: Demid Herrera

El malévolo giro de Ignacio en el cierre de Pacto de Sangre marcó el final de la exitosa nocturna del 13. Rodrigo Walker, actor que encarnó a Nacho, habló de lo que liberó su personaje y una posible secuela.


La muerte de Benjamín (Álvaro Espinoza) a manos de Ignacio (Rodrigo Walker) y el malévolo giro que tuvo el sufrido hijo del matrimonio Vial-Errázuriz , impactó a todos los seguidores de Pacto de Sangre incluso al mismo actor, quien hasta ayer no había visto el desenlace de la nocturna craneada por Cristián Mason.

– ¿Conforme con el fin de la teleserie?

Conforme porque creo que se logran desencadenar muchas cosas.

– Que te llevan al asesinato de tu padre…

El final ayuda a entender todas las obsesiones que tenía Ignacio y cómo se conecta con algo que estuvo presente, pero oculto, durante toda la teleserie. Algo que además la gente le reclamaba al personaje.

– ¿Lo sentiste así?

Sí, porque en redes sociales yo leía ese reclamo. Que por qué era tan obsesivo, por qué reaccionaba tan conectado con la historia de la Daniela Solís y al fin, cuando mata al padre, libera también sus propios traumas, transformándose en lo que odiaba.

– Y dejando a todos con ganas de saber cómo sería Ignacio en su nuevo rol de villano…

¡Y a mi también! Me quedaron las ganas de explorar la maldad de este nuevo Señor Rojo.

– Como para hacer una secuela.

Seguramente la gente la va a seguir pidiendo por redes sociales y a uno como actor le quedan las ganas de saber más. Qué podría pasar con este nuevo perfil, pero también está la sensación de que quede en el baúl como una historia que fue bien contada.

– Y la escena en que “heredas” los lentes de Benjamín quedará en el recuerdo…

Yo creo que sí, y fue otra de las genialidades de esta serie, en cómo ciertos objetos o símbolos lograron transmitir tanto.

– ¿Esperando el llamado para una segunda parte?

Jajajá, con ganas de seguir trabajando en esto. Yo llegué por casting a una apuesta como esta y sólo tengo agradecimientos. Hay que seguir en ese camino y ojalá tener la chance de encontrar otros personajes y ponerle mi sello.

– ¿No hay miedo en quedarse encasillado en Ignacio Vial?

Yo lo tomo como una oportunidad más que un riesgo. Le pasó a la Mariana Di Girolamo, que para todos era María Elsa y hoy está en otro proyecto mostrando otra cara. Va a depender de mí que así sea y seguir creciendo.

Una psicopatía posible

El giro psicológico que da Ignacio en el cierre de la teleserie está lejos de ser solo ficción, según el análisis de los especialistas. “Esta historia está marcada por una serie de personajes con rasgos psicopáticos. En el caso de Benjamín hay un trauma no tratado y adoptó los patrones de lo que vivió con su padre, que lo introdujo en la pedofilia”, explicó Lorena Latrach, psicóloga de la Clínica SMER, quien valoró que se pongan estos temas en la mesa.

– ¿Ignacio puede “heredar” estas condiciones?

Si bien se pueden identificar componentes genéticos en esto, también hay mucho conductual y eso se ve en Ignacio, que contactaba niñas menores de edad por Internet. Después, al enterarse de lo que hizo el padre termina siendo el episodio traumático que detona su cambio de conducta.

– Hay gente que no se trata depresiones o traumas para no quedar como loco.

Existe la sensación de que la gente que va a terapia está enferma o es débil y debemos romper esa idea. Todos tenemos traumas que debemos tratar y es bueno que se genere esa conciencia”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo