“Les pica el culo porque nos va bien”: el descargo de Anita Alvarado luego de que intentaran sacarle el puesto de su negocio

Anita Alvarado.
Anita Alvarado.

“Yo fui a la municipalidad, hice las cosas como correspondía, pero la envidia los mata, les hierve la mierda”, fue parte del mensaje que dejó la actriz durante una grabación.

Poco se ha sabido en el último tiempo de Anita Alvarado. La actriz, otrora figura de la farándula criolla, ha permanecido alejada de la pantalla chica y se ha dedicado a tiempo completo a promocionar su negocio de frutos secos.

Sin embargo, de alguna forma Alvarado no logra escapar de las polémicas. Claro, antes sus enfrentamientos los pasaban durante horas por la tevé y sus contrincantes solían ser otras maniquíes, pero ahora, incluso sin esa repercusión, la empresaria sigue viéndose envuelta en problemas.

La propia Alvarado, a través de un video que subió en su cuenta de Instagram, narró detalladamente cómo intentaron sacarle su puesto, ubicado frente al Bicentenario de La Florida.

“Los envidiosos de mierda me mandan todos los días a unos inspectores porque estoy aquí debajo del árbol, que es una maravilla..., pero me mandan los inspectores y querían sacarme parte aquí en La Florida”, sostuvo durante la grabación.

Y rápidamente aclaró que, sin embargo, “fui a la municipalidad a sacar el permiso y ahora se hacen los chistosos porque reclamaban”.

Más tarde, quien fuera conocida como la “geisha chilena” siguió con su descargo: “¿Por qué mierda la gente es tan envidiosa?, si te va mal es porque mala raja, porque han hecho las cosas mal”.

Y explicó: “Mi reclamo es que vienen los inspectores, hablan y opinan queriéndome sacar de mi puesto. Qué maldad, qué mierda les pasa, por qué les pica el culo porque nos va bien, porque nos sacamos la mierda trabajando ¿eso les duele?”.

“Le ofrecí a los inspectores ‘yo llamo a la televisión y ustedes llamen a Carter…, ¿quieren show? Hagamos show’”, continuó su relato Alvarado.

Y completó: “Estoy haciendo las cosas bien. Yo fui a la municipalidad, hice las cosas como correspondía, pero la envidia los mata, les hierve la mierda. Para tener lo que uno tiene, hay que estar desde las 8:30 de la mañana hasta las 7:00 de la tarde”.

Finalmente, Anita aprovechó la instancia para invitar a sus seguidores a comprar sus productos en el local frente al estadio. Explicó que aunque suele vender por mayor, como promociona habitualmente en su Instagram, en ese puesto vende porciones más pequeñas.

Revisa acá su descargo:

COMPARTIR NOTA