Loreto Aravena y su final en Pacto de Sangre: “Es terrible actuar de muerta”

Actriz detalla cómo se grabó la compleja escena donde fallece desangrada. “La gente lloraba en el set, tuvieron que sacar a personas con crisis de pánico”, reveló.


¡Asesina! Fue la última palabra que esbozó Josefa (Loreto Aravena) a Trinidad (Ignacia Baeza) en un capítulo de alto impacto de la nocturna “Pacto de Sangre”. Acusación póstuma y luego de que el personaje de Loreto diera a luz a su hija en casa, con la asistencia de su amiga Trini y el sádico marido de esta, el doctor Benjamín Vial (Álvaro Espinoza), pues deciden no llevarla a la clínica.

Una escena llena de dolor y desesperación que termina con la madre viendo a su bebé a segundos de fallecer desangrada, por culpa de la pareja que ha estado detrás de las muertes en el thriller del “13”, él como autor y ella de compinche. Para darle más dramatismo al deceso, Benjamín más encima le cuenta en detalle cómo con sus amigos hicieron humo el cuerpo de la joven escort Daniela Solís, la primera víctima de la historia.

Aravena señala que la grabación la marcó, pues, además de ser muy fuerte, es la primera vez que le toca morir en teleserie. “Había dicho que a Josefa le esperaba algo peor que la muerte y fue precisamente, por lo que se vio. Ella alcanza a conocer a su hija, creo que para una madre no hay nada peor que no ver crecer a sus hijos”.

– ¿Te tocó muy rudo?

Sí, verla (a la bebé ficticia), tocarla, mirarla a los ojos y no tener fuerzas para salir adelante es tremendo, porque muere desangrada, además. Es una de las muertes más terribles, porque tú sabes que estás muriendo, es una agonía lenta.

– ¿Cómo conseguiste darle realismo a tu interpretación?

Yo tuve parto natural, sé lo que es parir sin anestesia y me asesoré con 2 matronas y un obstetra. Ellos me relataron cómo era el proceso. El desangramiento te debilita, sientes que te estás durmiendo de alguna manera, pero es tu cuerpo y tu cabeza no, es terrible.

– ¿Cuánto demoraron en esta escena?

Todo un día, en la mañana hicimos la secuencia de la muerte, que nos tomó desde cuando entra Trinidad hasta la muerte misma, y luego en la tarde hasta que llega Raymundo (otro amigo).

– ¿Qué fue lo más desafiante?

Es terrible actuar de muerta, no te puede pasar nada, tratar de respirar muy abajo, además de no moverse, es toda una técnica. Además que es primera vez que muero en una teleserie.

– Bien tétrico todo…

Cuando leímos las escenas de los golpes y estas de la muerte, mis compañeros se acercaban y me decían que heavy te toca, pero cuando las hicimos la gente lloraba en el set, tuvieron que sacar a personas con crisis de pánico. Fue estremecedor.

El más malo

Álvaro Espinoza también hizo su análisis: “La escena fue bien fuerte en términos dramáticos y como actores siempre es más fácil interpretar a alguien que mata que a alguien que muere”. Además, señaló que “esta muerte marca un antes y un después en la historia, de ahora en adelante el desenlace es inexorable, será una cadena de hechos, porque finalmente todos van detrás de lo mismo”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo