“Me dejó dos ángeles”: Dino Gordillo habló sobre la crianza de sus nietas tras la muerte de su hijo

Podemos Hablar (CHV)
Podemos Hablar (CHV)

El humorista confesó en Podemos Hablar cómo ha sido enfrentar la dolorosa partida de su hijo y cómo ha sido volver al rol de padre al quedar con la custodia de sus nietas.

Dino Gordillo fue uno de los invitados al capítulo más reciente de Podemos Hablar. El humorista compartió con la actriz Antonella Ríos, el cantante Miguelo, la actriz Maitén Montenegro y la periodista Mariela Sotomayor.

Durante la conversación con Jean Philippe Cretton al inicio del programa, Dino recordó la muerte de su hijo, Aldo, quien falleció en febrero de este año. Asimismo, también habló sobre cómo ha sido su nuevo rol de padre luego de quedar con la custodia de sus nietas, Paz y Florencia.

“Lo he vivido primero que todo con dolor, que perdí un hijo, y con la alegría que me dejó dos ángeles que son la Flo y la Paz”, señaló al comienzo.

Podemos Hablar (CHV)
Podemos Hablar (CHV)

En esa misma línea, agregó que “estamos felices, están bajo mi custodia momentánea y estamos viendo la definitiva, Dios quiere y la Virgen se así”.

“Luchamos, ya tuve una reunión con todas mis hijas y mis hijos de lo que venía en adelante, yo tengo 62 años, ya había criado a todos mis cabros, me quedaba uno, pero partir de nuevo es bonito es lindo, estoy feliz, han sido una maravilla”, confesó Dino.

Asimismo, el humorista señaló que “se fue mi hijo pero me dejó dos ángeles lindos y creo que él se fue cuando vio que sus hijas estaban bien”.

“Están felices”

Sin embargo, Dino reveló que las ha criado de la misma manera que crio a sus hijos. “Soy querendón, las adoró, lo que ellas me pidan se lo puedo dar, pero ellas igual llegaron a un hogar donde nosotros dijimos ‘aquí hay respeto, educación y límites’, si la mamá dice no, yo digo no o las tías dicen no, es no”, confesó.

“Pero ellas están felices, tú les preguntas hoy en día, están en otra, están disfrutando, eso me hace muy feliz”, agregó.

Finalmente, el humorista que si bien sí las malcriaba, como abuelo, lo hacía de otra manera, no aceptando faltas de respeto.

COMPARTIR NOTA