10 razones por las que hay que ver La Liga de la Justicia de Zack Snyder

Finalmente está disponible la esperada restauración que presenta a la visión original del director para la película del equipo de superhéroes de DC Comics.


Finalmente llegó el día. Durante esta jornada, y a través de plataformas de arriendo digital, ha sido lanzada La Liga de la Justicia de Zack Snyder.

La película restaura la versión original del director, luego que decidiese alejarse en la etapa de post-producción. Todo esto por una tragedia familiar y las disputas que tenía con los ejecutivos del estudio Warner Bros sobre lo que llegaría a cines en 2017.

Pero más allá de los aficionados al cine de superhéroes, probablemente hay un número no menor de personas con una gran pregunta: ¿Por qué hay que ver esta película?

Inclusive. quizás tienen preguntas adicionales: ¿Hay que darle una oportunidad solo si es tendencia en redes sociales? ¿Para qué verla si el universo DC en el cine ya se esfumó? ¿Por qué ocupar cuatro horas de mi tiempo si ya gasté dinero en el cine por la versión del 2017?

A continuación te damos 10 razones por las que hay que ver este denominado «Snyder Cut».

1.- Es mejor que la versión de 2017

A pesar de que esta es una película de cuatro horas, la narrativa de esta versión es consistente de principio a fin, a diferencia del Frankenstein que fue presentado en 2017.

No solo tiene un mejor inicio, sino que también responde al por qué es necesario este equipo de superhéroes. Además, entrega un cierre de historia mucho más satisfactorio en lo que concierne a la batalla final.

2.- No hay problema con el bigote de Henry Cavill

Un gran punto en contra de la película de 2017 radicaba en el aspecto visual asociado a Superman. Como Warner Bros. ordenó la realización de una filmación adicional a cargo del guionista y director Joss Whedon, la película se enfrentó a múltiples problemas. El mayor fue la imposibilidad de que Henry Cavill se afeitase el bigote que en ese tiempo estaba utilizando por su trabajo en Misión Imposible 6.

Lo anterior exigió la realización de un trabajo de efectos digitales para borrar el bigote del rostro de Superman en todas las tomas adicionales. Y el resultado fue tan horripilante, que arruinaba a la anterior versión de la película desde la primera escena. Todo eso aquí no está.

3.- Sí, es una película distinta

Siendo una película de cuatro horas, con 120 minutos adicionales respecto a lo visto en 2017, obviamente hay un montón de escenas nuevas. No solo eso, aquí removieron por completo las refilmaciones a cargo de Joss Whedon, como lo que sucedía con la familia rusa, por lo que inclusive hay más material nuevo.

Pero sin duda lo más importante es que a pesar de que ambas comparten una columna vertebral en la historia, aquí está presente la visión de Zack Snyder. Eso influye en que todo lo que tiene relación con Batman sea una consecuencia directa de lo que el director contó en Batman v. Superman, la anterior película de este universo cinematográfico.

Esa narrativa se traspasa también al objetivo mayor que tenía Snyder con su plan a futuro. Aunque ha dicho que este es su último trabajo con los superhéroes DC, de todas formas queda en evidencia lo que quería armar para futuras secuelas. Y en definitiva, ese tipo de aspectos narrativos dan pie a un resultado con matices muy diferentes a lo que se pudo ver previamente en pantalla grande.

4.- Tiene cohesión visual

Además del problema con el bigote de Henry Cavill, la versión anterior de la película estaba plagada de disfunciones visuales. Como se hicieron tomas adicionales, había escenas de Lois Lane con una peluca roja demasiado llamativa y momentos en que Ben Affleck está con una contextura más gruesa que en las escenas que filmó Snyder.

Al mismo tiempo, Joss Whedon refilmó escenas en digital, mientras que Snyder hizo su trabajo en cintas de 35mm, por lo que no hay una consistencia completa. De ahí que en la versión de 2017 hay escenas refilmadas que dejan en evidencia excesiva el trabajo que hubo con pantallas verdes.

Todo lo anterior no existe aquí, ya que se ha restaurado el trabajo original del director. Solo hay un par de escenas adicionales que fueron añadidas este año, incluyendo una con el Joker interpretado por Jared Leto.

5.- Cyborg ahora sí es un personaje

La versión de cines de 2017 removió un montón de cosas de la película de Snyder, pero uno de los elementos más dramáticos tiene relación con dos actores afroamericanos: Ray Fisher, quien interpreta al superhéroe Cyborg, y Joe Morton, a cargo de dar vida a su padre, Silas Stone.

Más allá de las denuncias del actor Ray Fisher respecto al trato que recibió por parte del director Joss Whedon en las refilmaciones (En una queja que ha plagado hasta el día de hoy a sus cuentas de redes sociales), el personaje de Cyborg fue el que sufrió más cortes.

Dicha situación es algo absolutamente llamativo, ya que en la versión de Snyder prácticamente es el personaje principal y, por ende, eso también eleva la importancia de Silas Stone.

Solo para que tengan claro el alcance de esta situación: ahora Cyborg es el único en el que se profundiza su historia de origen y su crecimiento es clave en la resolución climática. Así que si hay un personaje beneficiado con este corte, ese es Cyborg.

6.- El retorno de Superman

Lamentablemente Superman no tiene tantas nuevas escenas. De hecho, es el personaje cuyo rol es el más acotado de todos los miembros de la Liga de la Justicia, pero considerando que probablemente esta es la última película con Henry Cavill en el rol del hombre de acero, solo hay espacio para valorar todo lo que se hace con él en la historia.

Más aún, existe un pequeño momento, justo cuando tiene que entrar por primera vez en acción contra el villano de la película, que es simplemente para aplaudir.

Pero probablemente lo más importante es que tras todo lo que pasó con esta versión del personaje en manos de Snyder, aquí finalmente se desenvuelve cómo un Superman en plenitud. Por muy breve que eso sea, eso solo da para aplaudir.

7.- Es luminosa

Siguiendo en línea con lo sucede con el hombre de acero, otro aspecto relevante tiene relación con que esta finalmente sea la película de superhéroes más luminosa que un montón de gente pidió por parte del director.

Aunque es violenta en secuencias de acción, hay cortes de extremidades e inclusive un par de palabrotas que instauraron su calificación cinematográfica para adultas, el tono de esperanza que termina instalándose en la película contrasta inevitablemente con lo que marcó a Batman v. Superman.

Obviamente esta no es una película de superhéroes colorinche, pero inclusive se puede constatar que algunos chiste de la versión de cines siempre fueron obra de Zack Snyder y no meros agregados de Joss Whedon. Y lo mejor de todo es que su humor no se siente forzado, como una imposición del estudio, sino que natural, por el tipo de personajes que está presente.

8. The Flash

El punto anterior inevitablemente tiene relación con el Flash de Ezra Miller, uno de los personajes que también se ve beneficiado con el corte de Snyder y que se instala con una interpretación que los lectores de cómics esperan del personaje (Inclusive si alguien plantea que se trata de Wally West y no de Barry Allen).

Hay dos grandes nuevas escenas que involucran a este personaje, pero una, la más determinante, ocurre en la batalla climática de la película. Sin entrar en spoilers, es probablemente la gran escena que nunca debió haber sido removida de la versión de cines. Es Flash en todo su esplendor.

9. Darkseid

A pesar de que Steppenwolf sigue siendo el villano principal de esta película, este Snyder Cut restaura a Darkseid, la clásica creación de Jack Kirby y el villano más importante en el universo de DC Comics.

No solo esta nueva versión tiene una excelente secuencia situada en el pasado de La Tierra, que lo instala en medio de la acción en contra de hombres, amazonas, atlantes, dioses del Olimpo e inclusive otros seres superpoderosos. También constantemente deja en claro que Steppenwolf es un mero lacayo.

Toda la inclusión de este villano, además, se potencia por lo que ya venían haciendo en la película anterior – Batman v. Superman – con el tema de «la secuencia de pesadilla». Aquí expanden la idea de que un verdadero apocalipsis está por venir y el mayor peligro será que Superman caiga bajo control de este villano que busca doblegar a la voluntad del universo a sus pies.

10.- Es un evento sin igual catapultado por los fans

Finalmente, desde la presentación misma de la película, que incluye un saludo de Zack Snyder, el director destaca que esta película es posible gracias a todos los fans que impulsaron la campaña #ReleaseTheSnyderCut. League ya tenía una versión de cines, pero fueron sus fans quienes hicieron campaña para que se restaurase la visión del director.

Ese fue un factor determinante para que los ejecutivos del conglomerado WarnerMedia dieran luz verde a su realización, y la inversión que implicaba concluir la versión del director, por lo que esta es una película como ninguna otra.

Más aún, es una experiencia que no tiene comparación. Si vieron la película de 2017, constantemente estarán decodificando lo nuevo, contrastando lo que no se hizo y valorando lo que siempre estuvo ahí. Nunca ha pasado eso con ninguna otra película. Y solo con eso ya vale la pena darle una oportunidad.

Esta película ya se encuentra disponible en plataformas de arriendo digital como Google Play, Cinépolis Klic y DirecTV. También estará en Apple.

Seguir leyendo