“Va rockerito” y “Está potente”: Aterciopelados prepara su especial regreso a Chile con un íntimo concierto

Héctor Buitrago y Andrea Echeverri de Aterciopelados para Bios, de National Geographic. Fotografía gentileza de Star +.
Héctor Buitrago y Andrea Echeverri de Aterciopelados para Bios, de National Geographic. Fotografía gentileza de Star +.

Con una larga trayectoria llena de éxitos y un nuevo disco bajo el brazo, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago alistan su nueva visita al país. Los artistas colombianos conversaron con La Cuarta sobre esta presentación, la influencia de la pandemia en su reciente disco Tropiplop y parte de su historia.

Con 30 años de trayectoria y un repertorio colmado de grandes éxitos, la banda colombiana Aterciopelados se convirtió en uno de los conjuntos más emblemáticos del rock alternativo latinoamericano, dejando su huella con su lírica social y su propuesta vanguardista.

El grupo liderado por Andrea Echeverri y Héctor Buitrago alista su regreso a Chile tras casi cuatro años desde su última visita y luego de un largo periodo de pandemia que dejó a la música en vivo en pausa.

“Hemos estado tocando todo el año pasado, así que vamos calientitos. La banda está buena, contentos de empezar el año con un viajecito tan especial”, admitió Andrea Echeverri a La Cuarta.

“Estamos ávidos de reencontrarnos otra vez, de disfrutar la música. Yo los he sentido más intensos que antes los conciertos. De parte y parte, todos muy entregados ahora”, agregó Héctor Buitrago en la conversación.

Aterciopelados para Bios, de National Geographic. Fotografía gentileza de Star +.
Aterciopelados para Bios, de National Geographic. Fotografía gentileza de Star +.

Tropiplop, su más reciente disco

A mediados del 2021, en medio de la pandemia que cerró las fronteras y nos dejó a todos encerrados, Aterciopelados regresó con su noveno álbum de estudio, llamado Tropiplop, un disco con la impronta social que los caracteriza y con el que lograron musicalizar parte de los problemas que enfrentaba la sociedad en aquellos momentos.

El título del álbum hacía una directa referencia a la expresión del querido cómic nacional Condorito.

“Tuvo que ver con la pandemia, con esta realidad que nadie se imaginaba. Entonces todos nos fuimos para atrás como Condorito. Hace unos días empezamos a hablar de la pandemia y hay un efecto rarísimo y es que como que uno ya lo sepultó. Fue tan horrible que uno ya no se quiere ni acordar”, explicó al respecto Andrea.

Sin embargo, la banda reveló que también pudo sacar algo positivo del largo encierro. “Para uno al final también tuvo partes muy chéveres, que como no viajó, entonces tuvo mucho tiempo. Por eso Tropiplop, por eso yo hice una exposición que se llamó ‘Ovarios calvarios’. En esos momentos de no viaje, de pronto te das cuenta que el tiempo alcanza para hacer mil cosas”, sostuvo la artista.

“Hay canciones que hablan de la pandemia como ‘Destapa bocas’ y ‘Amo de casa’, como todas esas realidades que fuimos viviendo”, añadió.

Por su lado, Héctor mencionó a la canción que lleva el nombre del disco, destacando que “‘Tropiplop’ habla un poco de eso, de qué mundo vivimos. Hay corrupción por todos lados, cada vez se ve más, sale a flote toda la corrupción que hay en el mundo. Entonces por eso también plop”.

Treinta años de historia

Este 2023 la banda cumple ya 30 años de historia, desde donde han surgido grandes discos como Con el corazón en la mano (1993), El Dorado (1995) o La Pipa de la Paz (1996), entre otros. Y también grandes éxitos como “Florecita Rockera”, “Bolero Falaz”, “Baracunatana” y “Canción protesta”.

La banda cuenta ya con nueve discos de estudio, más dos en vivo y cinco compilados, junto con tres EPs que la han convertido en una banda emblema del rock latino.

—Mirando hacia atrás ¿cómo analizan todo este periodo?

—Andrea: Este 2023 vamos a montar un show del disco El Dorado. Entonces es como, miras para atrás y te das cuenta que has hecho unas cosas bien chéveres. Pero también hay como un empeño de que el hoy es más chévere. Entonces hay que seguir creando, hay que seguir produciendo cosas bonitas. Mirar atrás y decir ‘ay, qué chévere’, alimentarse un poco de todas esas cosas pero seguir activo, haciendo las cosas que hoy sientes que tienes que hacer.

—El capítulo de BIOS que estuvo enfocado en la banda fue, también, una oportunidad para analizar su carrera. ¿Cómo fue la experiencia?

—Andrea: Eso de mirar fotos, es chistoso y bonito. Pero sobre todo los chicos de BIOS nos llevaron a un lugar donde vivimos él y yo juntos —nosotros fuimos novios un año nomás, allá en el 89′ y 90′—, el lugar donde nos fuimos a vivir juntos, donde empezamos a tocar con una banda que se llama Delia y los Aminoácidos. El lugar disparó cosas, él me dijo cosas que nunca me había dicho. Fue bien bonito.

—Héctor: Todos esos documentales son buenos porque a veces escarban en muchos hechos, historias, memorias. Uno como que también las tiene guardadas y va sacándolas, y va ayudando incluso a entender cosas que pasaron, a ponerlas en su lugar, a ordenarlas, sanarlas también. Los de BIOS eran súper específicos con ciertos temas, escarbaban y volvían y preguntaban.

—Andrea: Les gusta la lágrima (risas).

—Tras varias décadas trabajando juntos, e incluso pasando tres años trabajando por separado para volver a reunirse en el 2014, ¿cómo ha evolucionado la dinámica entre ambos al momento de componer?

—Andrea: Cada vez más cada uno compone por su lado. De hecho en Tropiplop nos pusimos la tarea e hicimos algunas juntos. Pero después de tantos años, creo que sí hay más desarrollo personal. Y también como especialización de alguna manera. A él le gustan algunos temas, a mí me gustan otros. Él es todo brillo y candor, y yo soy más oscuridad. También está bueno que en Aterciopelados haya espacio para las dos visiones, por eso el disco pasado se llamó Claroscura (2018). Luego, también uno hace la canción y se la muestra al otro, hay retroalimentación. Pero también es chévere hacer el ejercicio de hacerlo juntos.

—Héctor: En la medida en que uno se va especializando en sus temáticas, en su manera de componer, va sacando sus canciones. Pero también nos pusimos la tarea de hacer canciones los dos, es bien chévere porque salen cosas diferentes. Creo que deberíamos seguir haciéndolo, para ver qué cosas nuevas van saliendo.

—¿Cómo ven a la escena musical latinoamericana actual, comparándola con cómo era en los 90′?

—Héctor: Ahora es muy grande, antes éramos pocos los grupos que sonábamos, que podíamos tocar, que girábamos. Ahora uno se encuentra muchísimos grupos, hay muchas bandas, muchas fusiones y muchos géneros musicales que se exploran. Y aparte de la nueva escena de la música urbana y todos sus derivados, que están por todos lados y que también muy muchísimos. La música latina es la número uno en el mundo, yo creo, estamos viendo a artistas como Bad Bunny, que es el número uno en el mundo. Hay música en español por todos lados y eso está chévere.

“Todavía los canales para poder comunicar la música y darnos a conocer entre los diferentes países no está muy explorada, uno tiene que buscarla y a veces uno no se entera de lo que está pasando, por ejemplo, en Chile. Entonces visitando es que uno puede ver cuales son los grupos que están sonando, y por ahí nos muestran y nos dicen que músicos están chéveres”, agregó el bajista del conjunto.

—¿Hay alguna banda o artista chileno que les haya llamado la atención en el último tiempo? Trabajaron con Anita Tijoux hace un tiempo...

—Andrea: Sí, hicimos una canción. Yo hice una canción con Camila Moreno hace ratico ya, por ahí me la he encontrado. En México tocamos juntas, cuando fue a Bogotá fue a mi casa a hacerme visita. Y me recomendó a una artista, no musica, Cecilia Vicuña, que casualmente estaba haciendo una exposición en Bogotá en ese tiempo, la fui a ver y me gustó mucho. Con Francisca Valenzuela también nos encontramos en México. Con la Mon Laferte también nos encontramos, en Gracias Totales de Soda Stereo. Esa Mon es muy increíble.

—Héctor: Gepe, hemos tocado varías veces con él, es chévere.

Regreso a Chile

Aterciopelados ya tiene agendado su regreso al país después de cuatro años. La cita es para el próximo jueves 2 de enero en el Club Chocolate, donde repasaran sus grandes éxitos pero también presentaran sus nuevas canciones.

—¿Nos pueden adelantar cómo será este íntimo concierto?

—Andrea: Vamos a tocar clásicos y vamos a tocar algunas canciones del disco Tropiplop y algunas de Claroscura. Es un concierto que llevamos tocando todo este 2022, está cuajadito, está potente.

—Héctor: Va rockerito. Y sí, pueden esperar algunas sorpresas.

Las entradas para el regreso de Aterciopelados ya están a la venta aquí. El concierto en Santiago es solo apto para mayores de 21 años.

CONCURSO

Aterciopelados se presentará en Club Chocolate este jueves 02 de febrero de 2023, a las 20:00 horas. Entradas disponibles en Sistema Passline.

¿Quieres ganar una de las entradas que estaremos regalando para el show? Solo debes enviarnos un correo a preguntas@lacuarta.com contándonos cuál es tu canción favorita de Aterciopelados, y ya estarás participando. ¡Tienes tiempo hasta el lunes 30!

¡Mucha suerte!

COMPARTIR NOTA