Cambió las ventas en el mall por las terminaciones en la construcción

Carolina Villarroel cuenta cómo tomó una de las mejores decisiones de su vida, según asegura. En las obras encontró su lugar en el mundo, rubro en el cual hasta ha sido premiada por la CChC.


Presentado por

De lunes a lunes, de corrido y sin descansos. Esa es la realidad que vivió Carolina Villarroel (45) hace un par de años, cuando trabajaba a doble jornada en un reconocido mall: En la semana trabajaba como ayudante de administración en una cadena de comida rápida, mientras que los fines de semana era promotora.

Fueron siete largos años que Carolina aguantó, hasta que se le presentó una gran oportunidad laboral: hacer aseo en obras gruesas.

“Soy mamá soltera, entonces tenía que estar en todas. Todo esto me tenía cansada, y además no ganaba mucho. Cuando se presentó la oportunidad de trabajar en la construcción no la pensé, ya que el horario me convenía porque era de 8.00 a 18.00 horas, además tenía un buen sueldo, el cual podía aumentar haciendo horas extra y trabajando los sábados”, cuenta la mujer de Peñalolén.

Sin embargo, los inicios en la construcción no fueron fáciles, sobre todo pensando en que, para Carolina, esto era un rubro completamente nuevo.

“No sabía hacer nada, pero de a poco empecé a aprender. Empecé elaborando aseo en obra gruesa, limpiando con carretilla en mano. Después empecé a escalar, me cambiaron a obra fina. De ahí, aprendiendo, pasé a sellar, a ver los detalles, limpiar papel, rematar papel, hacer varias labores. En el equipo me dieron grandes oportunidades para poder ejercer un poquito más de trabajo, de a poco”, relata la maestra.

Actualmente trabaja de lleno en el área de terminaciones, y además se está capacitando en un curso de instalación de cerámica y pisos flotantes.

Metas y premios

Tal ha sido su crecimiento en la construcción que Carolina Villarroel fue reconocida por la Cámara Chilena de la Construcción, tras haber ayudado a cerca de 200 familias a poder construir sus casas.

Ella asegura que todo esto no habría sido posible sin la ayuda de sus compañeros, quienes siempre la han respetado y le han ayudado a poder aprender y salir adelante en el rubro.

Con ello, hace una invitación a que más mujeres ingresen y se destaquen en el rubro de la constru, y así terminen con los pocos estigmas que van quedando.

“Invito a todas las mujeres que se atrevan y se acerquen a la construcción. Ahora las constructoras están recibiendo muchas mujeres, y aparte las quieren capacitar, entonces la oportunidad de aprender es única. Es un buen trabajo, con buen horario, y en muchas obras es de lunes a viernes. Y por supuesto, pueden ir ascendiendo”, señala Villarroel.

Por último, la maestra finaliza diciendo que “los compañeros siempre son muy amables y respetuosos, los jefes igual. Eso refleja que las mujeres estamos bien destacadas en la construcción”.

Seguir leyendo