Pensó que su padre los había abandonado… hasta que excavó el sótano

Autor: LaCuarta.com

Años antes habían contratado a videntes y psíquicos para que estudiaran la casa, quienes le advirtieron que se respiraba una vibra extraña allí.


La historia de un presunto abandono familiar en realidad escondía una macabra realidad y la vivió recientemente un estadounidense llamado Michael Carroll, en la ciudad de Lake Grove.

Todo salió a la luz cuando Carroll y sus hijos descubrieron un esqueleto enterrado en el sótano de su casa. Al dar constancia a la policía, los restos fueron identificados oficialmente como el propietario que desapareció hace 57 años.

Se trataba del padre de Michael, George Carroll.

Durante 57 años, todos asumieron que el hombre se había marchado, abandonando a su familia. Fue en 1961 cuando se le perdió la pista, seis años después de que compraran la casa, indica The Washington Post.

Ahora su muerte está siendo investigada como un homicidio.

Había sospechas

Michael Carrell siempre sospechó que había algo raro en el sótano de su casa.

El hijo de la víctima dijo que había extraños rumores en la familia. Su padre desapareció cuando Michael tenía 5 años y la historia oficial fue que salió para ir»a hacer algo» y nunca regresó.

«No surgió de la noche a la mañana, es algo de lo que se ha hablado durante años», dijo. «Algo de lo que se fue hablando a medida que crecimos, ya sabes. Escuchamos varias historias».

La excavación del sótano comenzó hace unos años, pero Michael Carroll dijo que se volvió demasiado peligroso y que había que detenerlo. Se reanudó recientemente con una mejor tecnología de búsqueda.

«Realmente no se habló mucho de eso, pero me siento muy bien de que mi padre esté libre de ese agujero de mierda», manifestó.

Presentimientos

El caso estará siendo investigado por la policía como homicidio.

Michael declaró que no se sorprendió cuando encontraron los restos, pues siempre intuyó que su padre estaba en el sótano. Años antes habían contratado a videntes y psíquicos para que estudiaran la casa, quienes le advirtieron que se respiraba una vibra extraña allí.

«En mi mente, siempre sentí que iba a encontrarme con eso. Me alegro de que esto haya terminado y que ya no tenga que romper mi casa».

También sostiene que tiene una idea de quién puede ser responsable. Aunque no quiso dar más detalles, dijo que cualquiera que haya estado involucrado en el crimen, ya lleva mucho tiempo muerto.

Pero el caso ya está siendo investigado por la policía local de Long Insland.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo