Cómo no mendigar en el amor: experta explica las claves contra el ghosting y la dependencia emocional

Mendigar amor.
Mendigar amor.

La sicóloga argentina Paola Bertiz publicó el libro “Que sea mutuo o no será”, una publicación que entrega escenarios sobre los tipos de relaciones amorosas que existen, para así saber huir antes de que sea tarde.

¿Qué es el amor de pareja? Esa es la gran pregunta que se hace la sicóloga argentina, especialista en dependencia emocional e influencer, Paola Bertiz Broll, en su libro Que sea mutuo o no sea nada: Arma una pareja sana y feliz (Editorial El Ateneo).

En esta publicación, la trasandino deja en evidencia qué conductas derivan en relaciones tóxicas, al distinguir, por medio de sencillos ejercicios, si es que se trata de amor o o de una necesidad obsesiva.

En el libro, hace un repaso por el amor romántico y la dependencia emocional para, luego, desembocar en conceptos como el ghosting, slow fade (esfumarse de a poco) y el orbiting (estoy, no estoy...), según consigna Infobae.

Dicho eso, viene la pregunta: ¿Cómo decir chao a una persona que no nos hace bien, que hace normalizar el sufrimiento? Frente a eso, la autor propone algunas claves, como establecer una fecha y da siete reglas indispensables para logar el contacto cero y cerrar la puerta.

Conseguido eso, entrega consejos para la etapa que viene después, que consiste en revisar las formas de apego y rearmar el amor propio para así, en el futuro, aspirar hacia una relación sana.

“Es clave el proyecto en común, e igual de importante es que cada uno tenga su espacio propio y respete el espacio del otro, aceptando su individualidad”, aconseja.

Tipos de amor

Al inicio del texto, la autora advierte que ya no existe un “modelo único” de pareja, sino que es “cambiante” y adaptable a cada realidad o aspiración. Además, destaca que en este nuevo escenario las relaciones dan espacio para “mis”, “tus” y “nuestras” actividades. También, el vínculo se ha convertido en una “opción” y no en una suerte de mandato para toda la vida que culmina sí o sí en un matrimonio. Junto con ello, ya no va ese modelo único de pareja heterosexual que conforma una “familia tipo”, madre, padre e hijos.

Dicho eso, la argentina se respalda en el psicólogo gringo Robert Sternberg, quien postuló una teoría triangular del amor. Esta visión plantea que, para que un amor resulte, deben estar presentes tres componentes: intimidad, pasión y compromiso.

La intimidad es tener mucha confianza, ese elemento propio de la amistad que no debe faltar. Luego, en lo que respecta al pasión, esta la atracción física, intelectual y/o sexual que deriva en las ganas de querer compartir tiempo junto al otro. Por último, está el compromiso, que es a decisión de estar con respectiva persona.

El problema es que, en ocasiones, pueden faltar dos de estos tres componentes, lo que deriva en los siguientes escenarios: amor vacío, compromiso sin intimidad ni pasión; cariño, intimidad sin pasión ni compromiso; y finalmente encaprichamiento, pasión sin compromiso ni intimidad.

En cambio, si se dan dos tres los tres elementos, los escenarios posibles serían: amor romántico, amor fatuo y amor sociable.

Que sea mutuo o no será.
Que sea mutuo o no será.

COMPARTIR NOTA