Completín se confiesa en el Día del Completo: “Salchicha bajo ninguna circunstancia”

Completín
Completín

Conocedor de los perros calientes chilenos, el corpóreo del programa Mouse de La Tercera comparte sus definiciones del abecé del completo, entrega sus mejores datos y hasta una picada de ensueño. ¿El mejor completo? “El que respeta a sus ingredientes pero a la vez es inteligente”, dice en esta entrevista.

Hay memes que son graciosos y son buenos, hay otros que son curiosos y son mejores, algunos son poderosos y son muy buenos, pero solo unos pocos son, además, deliciosos. Esos son los imprescindibles.

Corría el año 2017 cuando todavía había gente que todavía usaba Snapchat (la versión más primitiva de las stories de Instagram), y un hot dog bailarín se convertía en el protagonista de una serie de fotos y videos gracias a su particular carisma y su peculiar ritmo para bailar.

Inspirado en ese alegre personaje de la web y el lolerío digital nació Completín, el corpóreo favorito de los seguidores del webshow #MouseLT que transmite La Tercera.

El meme que dio origen a Completín
El meme que dio origen a Completín

Precisamente en el Día del Completo, el diario pop conversó con el hombre tras el personaje. ¿Dónde va el tomate? ¿Cuánta mayo se le pone? ¿Tiene que chorrear? ¿Y la vienesa? Acá, Completín comparte su verdad.

—Completín, ¿cómo estás? Te saludo con la alegría que caracteriza al diario pop.

—¡Hola! Muy contento de poder celebrar nuevamente este día representando al más delicioso de los alimentos, aunque se enojen los nutricionistas.

—Cuénteme, ¿cómo va a celebrar el día del Completo?

—No le voy a mentir, han sido años difíciles. Con la pandemia y el alza del delivery los completos lo hemos pasado muy mal. Nos llevan de allá para acá en moto, encerrados en un plumavit y cuando llegamos a nuestro destino estamos helados y húmedos. Por suerte la situación ha mejorado y con la vacunación espero que este año la celebración pueda ser como siempre se ha tenido que servir un completo: recién salido del horno.

—Curiosamente, el completo italiano se llama así porque los nobles ingredientes hacen juego con la bandera de ese país. ¿Cuál es su especialidad favorita y por qué?

—Italia fue la cuna del Renacimiento y no por nada el completo que lleva su nombre es una verdadera obra de arte. A estas alturas es irse a la segura —una salchicha calada como me gusta decir a mí—, pero también es cierto que en los últimos años el paladar criollo ha comenzado a interesarse por variantes más exóticas, incluyendo ingredientes que antes no se veían como tocino, papitas hilo, merkén, hasta con piña me ha tocado ver. Yo respeto a todos los completos, vengan de donde vengan, aunque lo que no transo es que si es con mayo, tiene que ser casera.

—Pongámonos creativos. Con la llegada de nuevas migraciones al país, ¿cómo sería el completo haitiano?

—Es una propuesta interesante porque si nos basamos en el color de la bandera, es difícil encontrar ingredientes naturalmente azules, así que tendría que basarse en sus alimentos típicos. Me lo imagino con porotos rojos, plátano frito y una salsa picante. Hay quienes dicen que además tendría que llevar longaniza, pero el completo es y siempre será con vienesa.

—¿Y el venezolano?

—Mira, la verdad ya me ha tocado compartir con colegas del país del norte y efectivamente Venezuela tiene una larga tradición completera como en Chile, aunque allá los conocen como perros calientes. Los que he visto tienen muchos ingredientes especiales como repollo, cebolla, papas crujientes y muchas salsas. Son con chorreo seguro. Ahora, si alguien quiere armar su propia receta, mi único consejo es que los ingredientes estén siempre maduros.

—¿Qué opinión le merece el completo vegano?

—Indudablemente ha sido un choque cultural. Al principio, debo reconocerlo, me parecía una aberración, sobre todo cuando reemplazaban la salchicha por cualquier cosa como champiñones, choclo o qué se yo. Un espanto. Pero hoy por suerte ya existen vienesas veganas y la experiencia ahora es muy parecida a la tradicional. Hoy soy un completín deconstruido y creo que todo el mundo, sin importar su origen o creencias, merece poder disfrutar de un buen perro caliente.

Completín
Completín

—Ahora que el IPC subió el precio de las carnes y los embutidos, ¿usted es de los que dicen vienesa, vianesa o salchicha?

—Depende del contexto. Si es una completada en la casa, con todos los ingredientes en la mesa y cada quien velando por sus propios intereses, se dice vianesa. Ahora, si por el contrario estamos en una fuente de soda y el mesero se acerca a tomar el pedido, el arribismo me obliga a cambiar el switch hacia vienesa. Salchicha bajo ninguna circunstancia, lo encuentro hasta despectivo, aunque no tanto como el “tírate unas pichulitas” que he escuchado en varios asados.

—¿Recomienda alguna picada de completos para quedar pochito en Santiago?

—Donde mejor lo he pasado en Santiago ha sido en El Kika, La Terraza, La Fuente Alemana y La Fuente Suiza por nombrar algunos. En el centro también está lleno de picadas donde es casi imposible fallar. Aunque mi consejo por si se quiere dar un lujo es tomarse unos días para ir hacia Viña del Mar, pasar por el Cevasco y pedir un italiano grande con bebida. Ni Ratatouille se atrevió a tanto.

—Para terminar, que me imagino que debe ser un día ajetreado para usted, ¿cuál es el mejor truco para preparar o servirse un completo “de lujo”?

—Un completo de lujo es un completo que respeta a sus ingredientes pero a la vez es inteligente. ¿El pan? Tostado por favor. ¿El tomate? Siempre abajo de la palta, la mayo o cualquier ingrediente que lo sostenga e impida que se caiga. Las salsas también, mejor aplicarlas por bocado en vez de atravesar todo el completo para ir variando de a poco. Y no vaya con su ropa favorita porque el peligro de chorreo siempre es inminente.

COMPARTIR NOTA