Qué le ocurre a tu cuerpo si bebes vino todos los días

Qué le ocurre a tu cuerpo si bebes vino todos los días.
Qué le ocurre a tu cuerpo si bebes vino todos los días.

Aunque esta popular bebida alcohólica ha estado comúnmente relacionada a beneficios para la salud, algunos expertos sugieren que eso no es tan así.

Son muchas las personas que a diario toman una copa de vino tinto al día, especialmente para acompañar los platos fuertes del almuerzo o la cena.

Ese hábito tan arraigado en una parte importante de la sociedad se debe no solo a que el bebestible cautiva por su delicioso sabor, sino que también porque se ha asociado a un estilo de vida saludable por los beneficios que presuntamente aporta al organismo.

Pero, ¿qué tan real es esa creencia? ¿Qué dicen los expertos sobre beber una copa de vino al día?

Lo que le ocurre a tu cuerpo si bebes vino

El vino tinto se produce tras un proceso de fermentación del zumo de la uva, lo que a su vez se genera por la acción de levaduras que convierten los azúcares presentes en la fruta en alcohol etílico y anhídrido carbónico.

Entre todos los componentes que poseen las uvas destacan los antioxidantes llamados polifenoles, y uno de ellos, es el resveratrol. Según Mayo Clinic, ese ingrediente clave es el que podría favorecer salud del corazón: se le ha asociado con evitar daños en los vasos sanguíneos, disminuir los niveles de lipoproteína de baja densidad (también conocido como LDL o colesterol “malo”) e impedir la formación de coágulos sanguíneos.

Mientras tanto, la nutricionista Karen Ruiz comentó a Infobae que “es benéfico para disminuir la presión arterial, regular la frecuencia cardíaca, disminuye riesgo de infarto, aumenta el flujo de sangre y por consiguiente oxígeno al cerebro, o sea, que disminuye el riesgo demencia y de isquemia cerebral”.

Beber una copa de vino diaria es una práctica común en muchas personas.
Beber una copa de vino diaria es una práctica común en muchas personas.

No obstante, los expertos han cuestionado los beneficios de esta bebida alcohólica por diversas razones. Primero, porque la evidencia científica de que el vino realmente permite prevenir enfermedades cardiovasculares sigue siendo bastante reducida, y por lo mismo, es un tema que merece más investigaciones a futuro.

“Los estudios sobre el resveratrol se han realizado en ratones y habría que beber mucho vino tinto para obtener la cantidad terapéutica: ¡más de 100 vasos! - que claramente no es un argumento viable”, expresó la nutricionista Jessica Marcus a Yahoo Life.

En segundo lugar, se ha advertido que ningún consumo de alcohol -incluyendo al vino- puede ser favorecedor o seguro para la salud general de las personas.

De acuerdo a un estudio publicado en la revista científica The Lancet en 2018, incluso beber en pequeñas dosis es un factor de riesgo para desarrollar diversas enfermedades y muerte prematura.

“Estamos acostumbrados a escuchar que una copa o dos al día está bien. Pero la evidencia es la evidencia”, expresó Emmanuela Gakidou, autora principal del estudio y profesora del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, en Estados Unidos.

En el largo plazo, el consumo reiterado de vino tinto y todas las bebidas alcohólicas en general puede provocar una serie de consecuencias en el organismo como enfermedades del hígado y del aparato digestivo, cáncer, demencia, depresión y adicciones, detallan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

COMPARTIR NOTA