Curadito perdió a la “incondicional” por culpa de Luis Miguel

El otro día cometí el peor error de mi vida, viendo la serie de Luis Miguel con mi polola. Me puse a pelear con ella, porque no paraba de decir “lo amo’’.


Doctor Cariño:

El otro día cometí el peor error de mi vida, viendo la serie de Luis Miguel con mi polola. Me puse a pelear con ella, porque no paraba de decir “lo amo’’ al tipo que ni siquiera es el verdadero Sol de México. Era el actor.

Y ahí partió todo, más encima me había tomado unos copetes y dejé todo el living vomitado. Me echó, y desde el primer piso le grité a su balcón del cuarto piso: “¿Luis Miguel o yo?’’.

Después de ese episodio nunca más me habló y además la vi con un tipo de la mano muy parecido al cantante. Por eso es que estoy con un odio parido contra Luis Miguel. Perdí todo por culpa de este gallo.

Luis

Mi princesa:

Más encima se llama Luis. Es decir el hombre de Palabra de Honor lo pena hasta por las venas. Pero mire, más allá de lo que haya pasado con el cantante mexicano, acá hay un tema suyo. Un atado con exceso de trago: ¿cómo puede ser tan borracho como para no aguantarse y vomitar el living de la casa de su polola? Eso es falta de conducta alcohólica.

Más encima, se pone a gritarle “¿Luis Miguel o yo?’’, como si ella estuviera pensando en buscar al astro cuate, cuando él ni siquiera sabe que su ex existe.

Rasca para pensar e ignorante. Claro, se huele que es una fanática, pero si lo dejó y lo cambió por otro, es porque usted es el penca que debe recapacitar y comportarse como un caballero, no como un curadito de cuarta categoría. Hasta luego y quédese por ahora “Por debajo de la Mesa’’.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Top de La Cuarta

Seguir leyendo