Ventanita Sentimental

Se estaba enamorando… hasta que conoció al hijo

Autor: Dr. Cariño

"Siempre me habló de su regalón de 12 años, pero nunca pensé que me agarraría tanta mala".


Doctor:

Creo que por primera vez en mi vida me estaba enganchando en serio. Nuestra relación iba viento en popa, hasta que al fin, después de algunos meses, me invitó a su casa a tomar once… y solamente eso, ya que estaba su crío.

Siempre me habló de su regalón de 12 años, pero nunca pensé que me agarraría tanta mala. Simplemente me vio entrar y me detestó. Si no es porque la mamá le dice, diría que prefiere ni saludarme.

Solo he ido un par de veces, pero la situación se repite. Lo peor de todo es que estoy pensando seriamente en echar para atrás mis planes de enamorarme, porque usted me entenderá que el pequeño siempre estará ahí y yo no soy muy dado a relacionarme con niños. ¿Qué hacer en estos casos? Ella insiste en que vaya para su casa, pero yo prefiero que nos veamos afuera. ¿Será mejor buscar a alguien sin hijos, igual que yo?

Rodrigo

Don Rodrigo:

Veo hartos errores en su misiva, pero le aviso de entrada que usted es un completo desconocido para el muchacho que lleva 12 años al lado de su madre, a la mujer que más ama y para le que, sin duda, desea lo mejor.

De ahí mi extrañeza sobre sus cuestionamientos existenciales. ¿Cómo es eso de echarse para atrás con el enamoramiento? Si realmente estuviera flechado ya no habría vuelta atrás. No creo que sea una decisión suya, sino del corazón.

Lo peor de todo es que, por lo que me cuenta, ya anda cotizando en el mercado, lo que habla muy mal de usted. ¿Sabe qué más? Si quiere buscar otra pareja, hágalo, pero sea sincero con ella y le explica sus razones para echarse a volar. Diga la cosas de frente.

Ahora, si recapacita y le da tiempo al tiempo, se sorprenderá de lo que podría pasar.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Seguir leyendo