coordinador de Diversidad de Maipú

Hostigamiento y vejaciones: los motivos tras despido de ex coordinador de Diversidad de Maipú

Autor: D.R.

Cartas de colegas revelan malos tratos y humillaciones por parte del fundador de la oficina. Por su parte, Bladymir Muñoz insiste en culpar a Cathy Barriga de su destitución.


El pasado 29 de mayo, el fundador y excoordinador de Diversidad de Maipú, Bladymir Muñoz, fue despedido del cargo que lo mantuvo ligado al municipio durante los últimos seis años. Mediante una declaración, el activista culpó a la gestión de Cathy Barriga de descuidar la oficina que él lideraba.

«Pasamos de ser seis a dos personas. Pasamos de ser una oficina a dos habitaciones. Además, el 2018 Cathy nos redujo $6 millones de nuestro presupuesto para una casa que jamás vi», indicó, a través de un video viral en el que destaca distintos logros bajo su gestión.

Según Muñoz, su desvinculación fue respaldada con «justificaciones ridículas» como tener un gran número de practicantes en la oficina o el supuesto maltrato animal hacia un perro que mantenían en el lugar. Sin embargo, de acuerdo a su declaración pública, fue el respaldo que recibió por parte de distintas organizaciones LGBTI, quienes criticaron la ausencia de la jefa comunal en la conmemoración del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, celebrada el 17 de mayo pasado, lo que provocó su salida. Todo esto, en el marco de una gestión «personalista y egocéntrico» de Barriga.

Pese a su pública defensa, La Cuarta tuvo acceso a las razones que dio el municipio de su despido, tales como hostigamiento y vejaciones a colegas, además de incumplimiento del horario laboral.

A tal punto escalaron los supuestos malos tratos de Muñoz hacia sus subordinados, que nueve personas de la oficina de Diversidad redactaron cartas con sus respectivas denuncias. En los textos detallaron el tipo de agresiones y humillaciones recibidas por el excoordinador.

«Yo soy el jefe aquí»

Jennifer Villagra Sellao, socióloga de la Universidad de Valencia y encargada de la Unidad de Migrantes de la municipalidad de Maipú, indicó que conoció a Bladymir en 2014, cuando aún no era coordinador de la oficina, debido a que no contaba con título universitario. Con el paso de los años, y al ir asumiendo un rol de mayor poder, el mencionado funcionario -señala Villagra- comenzó a evidenciar su «mal carácter».

«Vi malos tratos hacia los practicantes. Gritaba cosas despectivas y solía decir ‘Yo soy el jefe aquí, obedézcanme a mí’. Incluso con garabatos», contó.

Además, recordó que «una vez tuve una discusión con él porque quería ocupar todos los espacios de la oficina. ‘Yo soy el terrateniente de esta oficina. Esta casa es mía’, nos dijo».

En relación al perro que adoptó y mantuvo en el inmueble municipal, Villagra Sellado reveló distintas denuncias de vecinos, ya que el «perro pasaba ladrando de hambre».

«Nos presionó a mentir»

Jessica García Mayorga, ex psicóloga de la oficina de Diversidad, también contó su experiencia laboral durante tres años con Bladymir Muñoz.

«Entré el 2015, durante la gestión anterior. No entré con la alcaldesa Cathy Barriga. Pedí mi traslado a fines del año pasado por una serie de situaciones complejas que viví con Bladymir. En octubre de 2018 escribí una carta contra él por maltrato laboral y por abandono de labores. Me acompañaron en esa denuncia ochos personas. La entregamos en Recursos Humanos y posteriormente llegaron a alcaldía», detalló.

Luego de entablar una relación extralaboral con Muñoz, y que Jessica define como «casi de amistad», las actitudes «egocéntricas, prepotentes y burlescas» de Bladymir acabaron con el lazo.

«Su conducta fue empeorando, de mal en peor. Desde enero de 2018 empezó a faltar al trabajo, cada vez iba menos. A veces no llegaba en días completos, no había justificaciones válidas. No hubo licencias médicas ni administrativos. Nos decía que cualquier cosa dijéramos que estaba enfermo, con licencia o en alguna actividad», agregó.

«Nos presionó a mentir si él no estaba en la oficina, que dijéramos que estaba en reuniones», detalló.

Cartas

«Le dije en su cara que era una persona tremendamente violenta, que cometía violencia psicológica frente a los compañeros y usuarios. Me di cuenta de todo el daño que me había hecho y decidí poner límites con él. De ahí en adelante, conmigo tuvo mayor control, pero siguió teniendo malos tratos con los practicantes», dijo.

Respecto a la reducción de personal (de 6 a 2 personas)en la oficina de Diversidad, uno de los argumentos expuestos por Bladymir para acusar a Barriga, Jessica confirmó que ella y otras dos colegas pidieron su traslado a otros departamento, debido a los malos tratos de Muñoz.

En una extensa carta, Jessica relata su propia experiencia con Bladymir Muñoz, así como las vejaciones que habría sufrido una practicante bajo su jefatura.

Defensa de Bladymir Muñoz

Consultado sobre estas denuncias, Bladymir Muñoz aseguró a La Cuarta que «me da mucha lata esta situación». Junto con desmentir los malos tratos, aseguró que Jessica fue sacada de la oficina de Diversidad debido a su «mal desempeño». Respecto a Jennifer Villagra, indicó que actualmente «viaja con la alcaldesa a todos lados».

«Me dejaron contratar gente un mes antes. Me dejaron a cargo del plan de invierno. No había nada respecto a generar un despido, y luego del 17 mayo, de esa actividad donde queda manifiesta la critica. El director (del DIDECO) deja de escribirme, de responderme y el miércoles pasado recibo la carta de despido», detalló.

Según el fundador de la oficina de Diversidad, las declaraciones de sus ex compañeras se tratan de «un intento de sabotear el foco de lo que estamos planteando». Sobre los hostigamientos y vejaciones por los que fue despedido, dijo que «no hubo investigación». También negó el maltrato animal, y aseguró que debió ser regalado tras las contantes críticas de Jennifer y Jessica.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo