Felipe Osiadacz-chileno

El presente de Felipe Osiadacz, primer chileno en volver de Malasia: «Todo tiene un sentido en la vida»

Estaría pasando sus días en Punta Arenas y ha meditado la posibilidad de escribir un libro narrando su experiencia.


Completamente bajo perfil y recorriendo el fin del mundo. Así se encuentra actualmente Felipe Osiadacz, el primer chileno que retornó de Malasia. Han pasado cuatro meses desde entonces y su futuro aún es incierto.

Cabe recordar que a diferencia de su amigo, el chef Fernando Candia, él no se vino por la vía legal: violó el arraigo nacional al cual lo habían forzado sin avisar a nadie salvo a su padre.

¿Cómo lo hizo?: usando su nacionalidad chilena para salir de Malasia, ya que originalmente había ingresado con pasaporte español.

Según consignó La Tercera, hace cuatro días Felipe habría rememorado a través de su cuenta privada en Instagram lo que él califica como «el peor momento de su vida».

“Hace dos años a esta misma hora estaba pasando por el peor momento de mi vida, algo para lo que definitivamente no estaba preparado, ¿quién lo está?. Y a pesar de todo lo que viví a 16.500 kilómetros de mi familia y gente que me conoce y quiere, estoy más convencido que nunca que todo tiene un sentido en la vida”. 

Fuentes cercanas a Osiadacz afirman que su experiencia mientras estuvo en la cárcel -sin saber si acabaría en la horca-, aún le causa pesadillas y lo habría marcado profundamente.

Estuvo enfermo, desmejorado. Bajó mucho de peso. Incluso sufrió episodios de depresión. Al conseguir retornar al país, lo primero que hizo fue agradecer a quienes ayudaron a llevar a cabo su liberación. Uno de ellos fue el abogado Jorge Bofill.

Quiere escribir libro y contar su experiencia

Junto a su novia Gaelle tras el reencuentro. Fuente de la foto: La Tercera.

Ahora se encontraría en en Punta Arenas, donde le gusta hacer trekking para estar en contacto con la nieve y la naturaleza del lugar. En su perfil de Instagram, el joven ingeniero habría publicado que se encontraba en el monte Tarn.

“Puta madre lo complicado que es después de 4 días nevando. Comenzando por el barro hasta las rodillas en el frondoso bosque de coihue, luego la nieve hasta la cintura, para terminar con hielo y mucho viento. No recomendado hacerlo en invierno, por la altura de la nieve y las pocas horas de luz que hay en la Patagonia”, escribió.

Sus cercanos han dicho que estaría pensando en contar su cruda experiencia a través de charlas de motivación. Incluso, podría escribir un libro narrando cómo vivió los 500 días en el recinto penitenciario Sungai Buloh, donde estuvo retenido junto a Candia.

Sin embargo, la apelación de la fiscalía a la sentencia que dictó el tribunal del crimen sigue pendiente. Su polémica llegada a Chile recibió el respaldo de Candia, quien volvió esta semana y pidió en una conferencia de prensa que no lo condenaran.

“No condenen a Felipe, mi amigo y compañero; solo nosotros sabemos lo difícil y doloroso que ha sido esto”, fueron sus palabras.

Seguir leyendo