Los impensados achaques que está dejando el encierro

19 de Marzo 2020/ SANTIAGO Una familia trabaja en su comedor, durante el pandemia de coronavirus se a dado el Home Office o Teletrabajo para que personas puedan cumplir por cuarentena y así evitar lo mas posible su mayor propagación. FOTO: Jose Francisco Zuñiga /AGENCIAUNO

El confinamiento de meses es la chispa que está encendiendo la mecha de enfermedades que van desde el estrés, obesidad y hasta trombosis. Expertos analizan el panorama y dan consejos para enfrentarlas.


El coronavirus no solo está golpeando al país con su triste estela de muerte, ya que también nos ha sometido a un extenso confinamiento que nos está pasando la cuenta, con efectos colaterales, como lo es el alza de una serie de enfermedades.

La mayoría de ellas, según expertos, está ligada a la pérdida de movilidad y ejercicio físico que genera el encierro en los hogares, y que se refleja en achaques como obesidad, enfermedades cardiovasculares, falta de vitamina D (que entrega el Sol) e incluso trombosis.

Según explicó a La Cuarta el infectólogo de Facimed Usach, Ignacio Silva, “algo que se ha visto en algunos centros asistenciales es el aumento de los fenómenos de trombosis que se producen por el reposo prolongado”.

Junto con ello destaca que “la inactividad o la falta de ejercicio o deporte aumenta el riesgo cardiovascular, y los malos hábitos alimenticios predisponen a la obesidad o sobrepeso que son factores de riesgo para otras enfermedades, como diabetes, hipertensión, problemas como infartos o accidentes vasculares”.

Otra las enfermedades que florecen con el encierro es el estrés sicológico que se genera tanto en niños como adultos. “Es importante, y hoy existen hartos talleres o recursos, enfocados en la salud mental que se ha identificado como una de las principales complicaciones en personas que llevan largo tiempo confinados en sus domicilios”.

En ese mismo punto suma al teletrabajo, ya que “aumenta el estrés al estar en casa mezclando roles, del trabajo con la familia y las labores del hogar. Es bueno darse espacios de descanso y la desconexión es súper importante”.

Largo listado

Beatriz Arteaga, directora Escuela Técnico Nivel Superior Enfermería de la Universidad de las Américas, nos señala que el encierro provoca dos grupos de enfermedades.

“Tenemos las músculo-esqueléticas como las dorsalgias, los lumbagos, cervicalgias, y también tenemos las relacionadas con el sistema circulatorio, donde se describe una mayor posibilidad de realizar trombosis venosa profunda o lesiones por hipercoagulabilidad de la sangre y esto, principalmente, dada por la inactividad física o la falta de ejercicio o mantener posturas viciosas o prolongadas”, indica.

“También se suma la baja exposición a los rayos UV, que favorece el metabolismo de la vitamina D, y esta a su vez fija el calcio en los huesos. Otro grupo son las enfermedades mentales. Aquí se podrían dar cuadros depresivos o trastornos emocionales o descompensar estos cuadros en personas que de base ya tienen estas enfermedades”, señala Arteaga.

El encierro también podría generar “el Síndrome de la Cabaña que es el miedo posterior al período de encierro, a salir de casa. Además del sobrepeso y obesidad”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo