Macabro: revelan mensajes a familiares enviados desde el teléfono de dentista descuartizado

Autor: LaCuarta.com

Desde Fiscalía confirmaron que "se trata de mensajes estratégicos realizados por los imputados".


En prisión preventiva quedaron Rolando Villagrán Retamal (55) y Clara González Figueroa (38 ) por la muerte del dentista cubano Reinier Sánchez González (32), cuyo cuerpo fue hallado desmembrado el 3 de agosto en el río Perquilauquén, en la región del Ñuble.

Al respecto, la fiscal Tamara Cuello confirmó que «lo que plantea la Fiscalía es que no solo existe el tráfico de llamados, que es una prueba importante porque posiciona en este viaje de 12 horas (desde Santiago a San Gregorio) a los dos imputados y a la víctima, pero no son los únicos antecedentes con los que cuenta la Fiscalía».

Respecto a las pruebas para inculpar a los sospechosos, quienes trabajaban junto a Sánchez González en un clínica de la comuna de Lampa, la persecutora precisó que «también están los registros de la autopista, las declaraciones de los testigos y la última evidencia que encontramos, que es sangre en el vehículo de la imputada».

Mensajes de WhatsApp

Otro antecedente clave guarda relación con el envío de diversos mensajes de WhatsApp desde el teléfono de la víctima a partir del 5 de julio. Para esta fecha, se estima que el joven ya se encontraba sin vida.

Los textos fueron recibidos por una amiga, la arrendataria, la madre y el hermano del dentista.

Según reveló La Discusión, era en estos mensajes donde, supuestamente, el profesional les decía que se iba al sur del país y luego partiría a Argentina con la intención de radicarse definitivamente.

Sobre este punto, la fiscal Cuello explicó que «se trata de mensajes estratégicos realizados por los imputados que tenían la finalidad de evitar que se interpusiera una denuncia por presunta desgracia y de esta forma sus agresores ganar tiempo, esperando que nunca se encontrara su cuerpo».

La persecutora aclaró que «se trata de una formalización de homicidio calificado con la agravante de premeditación conocida, teniendo reprochable conducta anterior (y en caso de que los imputados sean declarados culpables), se espera una pena superior a los 15 años».

Seguir leyendo