Pablo Guede: el estudioso y polémico dt que dirige el destino albo

Autor: La Cuarta

“El puto amo”, como se refirió a sí mismo Pablo Guede, protagonizó otro incordio, con su volátil renuncia. “Bipolar” y “esquizofrénico” son adjetivos que se repiten entre sus detractores.


Para los que conocen a Pablo Guede, nada de lo que ocurrió el viernes, en el Monumental, los sorprende. Una renuncia con elástico a la banca de Colo Colo. Una nueva manera de llamar la atención frente a los medios, como las muchas que ha protagonizado en su corta carrera como entrenador.

Porque desde que era un delantero del montón, allá a mediados de los noventa, el porteño hizo más noticia dentro que fuera de la cancha. En 1996 se hizo público su reclamo contra el Deportivo Español de su país, equipo que le impidió la libertad de acción junto a otros cinco compañeros. Una situación en la que incluso medió Futbolistas Argentinos Agremiados, para darle otro condimento a la eterna exposición del personaje.

Un episodio que dejó al descubierto la fuerte personalidad del actual técnico de Colo Colo. No existe un plantel donde no haya protagonizado roces con sus jugadores, tal como alguna vez lo describió Felipe Núñez, quien fue arquero de Palestino bajo la tutela del DT.

Te puede interesar: Las razones tras la continuidad de Guede en la banca de Colo Colo

“Trabajar con gente que roza la esquizofrenia con la paranoia. Con esos rasgos no se me hace agradable trabajar y cuando no estoy grato en un lugar, es mejor dar un paso al costado, es lo más honesto”, se quejó en su momento el “venezolano”.

No es una excepción a la regla, ya que la relación del técnico argentino con sus planteles, históricamente, ha sido vertiginosa. Siempre ha tenido un mal manejo grupal y su carácter le ha impedido trabajar en grupo.

“No me gusta la falta de tacto del entrenador con el jugador. Con él no había onda. Me molesta la falta de respeto por el jugador”, comentó en su momento Leandro Romagnoli, volante símbolo de San Lorenzo, que lo “sufrió” en el cuadro “Cuervo” en 2016.

Tampoco son los únicos. Si hasta en el mismo Colo Colo, Pablo Guede sumó detractores. El año pasado, Mark González se fue hablando “pestes” del entrenador, tras dejar el equipo, después de un semestre lleno de altibajos, donde el puntero fue ignorado por el DT en los últimos pleitos de su estadía en el Monumental.

Te puede interesar: El día en que Guede le prometió a Mosa ganar el “Mundial de Clubes”

“Es un bipolar. De un día para otro ya ni me saludaba. Es mal educado él. Algo futbolístico no fue. Estuve siempre a disposición. Puede ser un tema personal, pero no sé cuál es. Él no es una buena persona, es envidioso, rencoroso y orgulloso. Si nos podíamos agarrar a combos yo creo que nos agarrábamos, pero por respeto al club creo que no pasaba”, confirmó el ex Católica, respecto al entrenador, quien en una extensa entrevista a Olé, tras asumir en San Lorenzo, confesó que “en Palestino era el puto amo. Hubiese sido lo más fácil, pero necesitaba probarme y por eso vine a dirigir a Argentina”. Sin comentarios.

Irreverente

Pese a su megalomanía, el DT también ha coqueteado con el éxito. Sin ir más lejos, en Colo Colo ya cosechó cuatro títulos y es el actual monarca, pese al crítico momento futbolístico que vive el club.

Muchos de los futbolistas que lo han tenido como director, concuerdan en la preparación del profesional que, incluso, raya en la perfección llevada a la cancha.

“Pablo Guede es un entrenador que trabaja mucho los partidos, que se focaliza en los rivales, muy estudioso, creo que es uno de los entrenadores más estudiosos que he tenido, que analiza muy bien los partidos”, reconoció Óscar Opazo poco antes de alzar el título del año pasado.

Su filosofía de “pierdo y recupero” ha sido el sello distintivo de sus equipos, tal como expuso en una charla con los hinchas, organizada por el propio club, tras golear 4-1 a la U en el Monumental.

Un DT difícil, que aún guía a los albos, quien todavía tiene el respaldo del plantel, no del todos los referentes, pero con el respaldo irrestricto del presidente Aníbal Mosa.

Seguir leyendo