Pelea en la Cámara terminó con la eterna amistad de Keitel y Olivera

El diputado aseguró que enviará a la Comisión de Ética a su colega, y ahora ex amiga, después de que lo tratara de “poco hombre” en la votación de un proyecto de ley que modificará el nombre del Premio Nacional del Deporte.

La votación de un proyecto de ley, que busca renombrar el Premio Nacional del Deporte como “Premio Nacional de Deporte Marlene Ahrens”, desató una de las polémicas más calientes del último tiempo en la Cámara de Diputados y Diputadas.

¿Los protagonistas? Sebastián Keitel y Erika Olivera, dos exdeportistas que sacaron la cara por Chile en las pistas del mundo y que gracias a esa popularidad se ganaron un espacio en el Congreso. Sin embargo, durante la sesión de la Comisión de Deportes del martes pasado rompieron una amistad deportiva de casi 30 años.

Según consta en el registro en la página web de la Cámara, Keitel (Evopoli) señaló que el proyecto que se votaba era “pésimo y populista”, por lo que votó en contra y abandonó la reunión por Zoom.

Fue en ese momento cuando Olivera (Indep.) respondió: “Que lamentable que se haya retirado el diputado Keitel, me parece poco hombre decir que un proyecto es populista (…) Me hubiese gustado contestarle a través de esta misma plataforma.”

Pasaron 24 horas y Keitel aprovechó su intervención en la Cámara para asegurar que enviará los antecedentes a la Comisión de Ética, específicamente la frase de “poco hombre”, ya que según su visión ese término “se ha utilizado para denostar a una minoría de nuestro país”.

“Como muchos de ustedes saben este tipo de discriminaciones me afectan profundamente, porque he expresado en más de una oportunidad mi apoyo a las minorías sexuales y por lo mismo no puedo tolerar este tipo de situaciones”, aseguró el diputado, quien además se fue en la personal y aseguró que daba por terminada la amistad con su otrora colega deportista.

“Conozco a la diputada Olivera hace más de 30 años, juntos hemos compartido durante décadas el mismo sueño para llevar a nuestro país a lo más alto del deporte nacional. Esto califica como maltrato laboral porque existe una conducta de menoscabo contra mi persona y por sobre todo existe discriminación”, sentenció Keitel.

Cabe señalar que ese mismo día, antes de la comisión que desató la polémica, ambos diputados se habían tirado la florería entera entre ellos tras la publicación en el Diario Oficial del protocolo contra abusos y acoso sexual en el deporte.

“Siempre valoré esta iniciativa que provenía del diputado Sebastián Keitel. Valoro el compromiso de las mujeres, pero también cuando son hombres los que toman la iniciativa. Necesitamos que todos nos comprometamos en un cambio cultural”, tuiteó Olivera. Un día después, todo se derrumbó.

Consultada por La Cuarta sobre su opinión frente a la acusación de su ahora “ex amigo”, la diputada Olivera aseguró que se regirá al reglamento y que responderá, y dará su versión de los hechos, hoy en la sala de la Cámara.

Seguir leyendo