Sharp y Boric: historia de dos amigos de infancia separados por el estallido social

Autor: La Cuarta

Ambos nacieron y vivieron los primeros años de sus vidas en Punta Arenas. Esos mismos lazos permitieron que en 2016 el diputado lo apoyara en su aventura por la alcaldía de Valparaíso. Pero fue el acuerdo de constituyente en noviembre de 2019 el que habría dejado en evidencia algunas diferencias políticas.


En el fin del mundo, en Punta Arenas, dos niños, Jorge Sharp y Gabriel Boric, trepaban árboles en la avenida Colón, la misma en que años después el diputado magallánico escalaría hasta la copa de un ciprés para su franja presidencial.

Sharp tiene 36 años, solo es un año mayor que Boric, por lo que ni la distancia ni la edad eran una barrera para que se conocieran.

Después, cuando salieron del colegio, ambos tomaron caminos distintos aunque similares: los dos partieron a estudiar derecho, pero Boric emigró a Santiago y Sharp a Valparaíso.

Tras las movilizaciones estudiantiles del 2011 y luego de que Boric fuera elegido como diputado en 2013, el hoy candidato presidencial se la jugó para que su movimiento llevará candidaturas municipales, según detalló Ex-Ante.

Pero esa discusión no habría acabado bien con la directiva.

Ello terminó en un quiebre, por lo que Boric fundó el Movimiento Autonomista, lo que le permitió apoyar sin tapujos una candidatura a la alcaldía de su amigo de infancia, Jorge Sharp, quien se impuso en noviembre del 2016 con el 54% de los votos, para ser reelecto en 2021.

Durante ese tiempo, a ambos se los pudo ver en varias fotos juntos, sonrientes, tirando tallas.

Tomar posiciones

Pero esa etapa tuvo su fin en octubre del 2019, con el estallido social.

Algunas diferencias ya se dejaban entrever luego de que el Movimiento Autonomista, Izquierda Libertaria, Nueva Democracia, y Socialismo y Libertad se unieron para formar Convergencia Social (CS).

Ahí, Sharp tomó un camino paralelo a Boric, aliándose con la libertaria Gael Yeomans, quien se convirtió en la primera presidenta de CS.

De hecho, poco antes, en abril de aquel año, cuando la agrupación votó para definir los lineamientos del partido, la propuesta presentada por Boric (junto a Gonzalo Winter) fue derrotada en la votación ante la postura liderada por los propios Sharp y Yeomans.

Y meses después, la revuelta terminó dejando en evidencia las diferencias.

Cuando llegó el 15 de noviembre, Boric se desmarcó de su colectividad y decidió firmar el acuerdo para una Convención Constituyente. En los días previos, el alcalde ya le había expresado su desacuerdo con tomar ese camino, porque pensaba que los cambios debían lograrse en las calles.

Al día siguiente, el 16, Sharp criticó con dureza el acuerdo a través de su Facebook, al plantear que la Convención no era una Asamblea Constituyente; además, lamentó que el movimiento social no apareciera en «la foto y los abrazos» de esa jornada.

«Jorge, a un vaso le puedes llamar cuchara, pero eso no hace que deje de ser vaso», le respondió más tarde Boric, quien le pidió no «enredarnos en la semántica».

Ese mismo día, el alcalde de Valparaíso anunció a través de una carta que renunciaba a Convergencia Social. Según planteó ahí, el acuerdo constituyente «es contrario en esencia a las demandas que las diferentes y diversas manifestaciones han enunciado en las calles».

Tras esa decisión, Boric, que enfrentó fuertes críticas en el Frente Amplio por firmar el acuerdo y vio la fuga de 700 militantes frenteamplistas, se refirió a la renuncia, destacando que «el cariño de una amistad desde la infancia no se mancha por una diferencia política».

«No me cabe duda que nos seguiremos encontrando en la lucha por un Chile justo y digno», cerró.

Volverse a encontrar

Meses después, ya en 2020, Sharp declaró: «La política es dura, y eso significó un alejamiento personal».

Sin embargo, dejó la puerta por completo abierta para una acercamiento: «Tengo total confianza en que en algún momento nos vamos a encontrar».

Al menos esas fueron sus palabras.

Ahora, en 2021, la noche del 20 de julio, el alcalde fue entrevistado en Mentiras Verdaderas (La Red), y dijo cuál pensaba que fue el momento clave de esa distancia:

—La forma en que se evaluó dentro del Frente Amplio las oportunidades que ofrecía, o no, el 18 de octubre para avanzar en un agenda de cambios —planteo Sharp, y agregó que «el punto de diferencia» fue «la firma del acuerdo».

Días atrás, en la previa a las primarias presidenciales, el alcalde dijo que no iría a votar, porque «creo que el desafío de los cambios en Chile supera al pacto Apruebo Dignidad».

Según dijo a CNN, le parecía insuficiente el camino que plantea el pacto liderado por Boric y Daniel Jadue (PC).

Creen «que basta con cambiar el sistema de pensiones, avanzar a más descentralización, para declarar al Estado plurinacional, para establecer un sistema público de salud y educación», describió y luego declaró: «Si ellos creen que basta para eso, ahí yo tengo una diferencia, creo que no basta».

Durante el martes 20 de julio, el propio Sharp publicó una carta abierta a distintos movimientos sociales, incluido la Lista del Pueblo, para que lancen una candidatura a La Moneda desde ese sector de la izquierda, con miras a la primera vuelta del 21 de noviembre.

Aunque hubo quienes interpretaron ese gesto como un guiño a una posible candidatura, por ahora él se ha desmarcado de esa posibilidad.

Solo unas semanas atrás, consultado por Radio Valentín Letelier, el candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Boric, dijo que «hace tiempo» no habla con su compañero de la niñez.

Pero no pierde la esperanza: «Espero que más temprano que tarde nos volvamos a encontrar».

Seguir leyendo