Edzon Riquelme

Edzon Riquelme, el mundialista Sub 20 ahora es matrón y pastor

Autor: Luis Escares

Edzon Riquelme jugó con el “Mati” Fernández, el “Chapa” y era el compañero de zaga de Gonzalo Jara en el Sub 20 de Holanda 2005, pero seis años después optó por dejar la pelota, estudiar y predicar la palabra.


A mediados de 2004, un grandote defensor de Deportes Concepción encandiló a José Sulantay. Era Edzon Riquelme, jugaba en las inferiores lilas, tenía buena salida, iba bien por arriba y no tenía miedo al quitar la pelota. Eso lo vio el técnico de la Roja Sub 20, quien lo convocó para el Sudamericano de Colombia 2005.

Chile logró la clasificación y Riquelme llegó al Mundial de Holanda 2005. Jugó todos los minutos, su carrera iba en ascenso, pero algo pasó. “Lamentablemente en el ‘Conce’ hubo un problema con mi traspaso a México. Estaba casi listo, pero finalmente no se dio, todo eso me fue desmotivando y enfocando mi camino hacia otro lado”, cuenta.

El zaguero recuerda que “en ese momento estaba viviendo el sueño de cualquier adolescente, jugar en primera y estar en la Sub 20. Pero también la pasé mal. Tuve un intento de suicidio, pero ahí conocí a Dios, mi vida tomó otro rumbo, tomé la decisión de estudiar mi carrera porque obtuve una beca deportiva en la U. de Concepción y seguí el camino cristiano”.

A la par de que la mojaba en el “Conce”, Edzon comenzó a estudiar obstetricia, para así “pavimentar mi camino post fútbol. De vuelta del mundial conocí a Cristo. Quizás no pude ir al extranjero, pero doy gracias a los clubes donde estuve, luego fui campeón con Naval y me retiré en Lota Schwager en 2011”, acota.

Nueva vida

Así comenzó a trabajar en un Cesfam de Penco, luego pasó por el Hospital Regional de Conce y actualmente es docente de la U. San Sebastián penquista. “Me gusta enseñar, más en estos tiempos tan complejos. Nadie estaba preparado para una pandemia y estoy satisfecho desde mi sitio. En mi casa tuve que habilitar un sector para hacer las clases, mi familia me ayuda, además soy pastor de la iglesia ‘Con Jesús vuelvo a nacer’. Así que ayudo en lo que me pidan”, indica.

Como líder espiritual, Riquelme da a conocer la palabra vía redes sociales, en transmisiones por Facebook Live, ya que “no podemos juntarnos en el templo, sólo podemos coordinar ayudas para quienes lo están pasando mal. Por eso creamos este canal en facebook, que se llama igual que la iglesia, es algo muy reconfortante”.

– ¿Siempre quiso ser matrón?

Desde el colegio, ahí encontré el área que me gusta y cuando di la PSU estaba jugando, me habían llamado a la preselección, pero pude llevarla de forma paralela a mi carrera de futbolista.

– ¿Aún habla con sus compañeros de Holanda?

Sí, de repente nos mensajeamos con Gonzalo Jara que es de acá. Con Pedro Morales, nosotros viajábamos desde Concepción a Santiago. Tuve tremendos compañeros como el ‘Chapa’, Matías, éramos muy unidos porque era nuestra oportunidad y nos jugábamos la vida.

– ¿Fue el inicio de la generación dorada?

Varios jugadores llegaron a la selección mayor, yo siento que Sulantay supo potenciarnos, nos conocía, nos aconsejaba y fue muy importante en nuestras vidas.

– ¿Sigue jugando?

A veces en el barrio, eso sí no voy al estadio, ahora estoy en otra etapa de mi vida y la disfruto. Me gusta mi trabajo y disfruto en la iglesia.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo