“Hablaba de la bondad de él…”: el día que Diego Maradona sorprendió con un especial regalo al “Tigre” Gareca

Gareca y Maradona, dos cracks del fútbol argentino.
Gareca y Maradona, dos cracks del fútbol argentino.

En charla con el diario pop, el entrenador de la selección nacional desempolvó una vieja historia con el “10”. Un gesto tan formidable como su destreza dentro de la cancha.

Ocurrió entrada una noche de enero en Asia. Boca Juniors, su cuadro, buscaba recaudar fondos a como dé lugar, de modo que aceptó una gira que contemplaba desfilar por seis países en un lapso de apenas tres semanas. Diego Maradona, camino a convertirse en el mejor de todos los tiempos, era el absoluto líder de ese equipo, que meses antes había sido campeón del Metropolitano, y ahora se allanaba a disputar el Mundial de España con la selección argentina. Ricardo Gareca, en cambio, recién volvía de un préstamo en Sarmiento de Junín y le tocaba demostrar que tenía la estatura necesaria para jugar en el xeneize. Ambos compartían habitación de hotel.

Continúa el relato este último: “Antes de que Diego se vaya de Boca el ‘82, hicimos una gira por Asia, lo contrataron un mes a Boca y nos fuimos”. Entonces, “estando en China, por los cambios de horario y todo, en la madrugada no tenía sueño y me dijo de salir a caminar”.

Gareca y Maradona componen una barrera, ambos en el xeneize.
Gareca y Maradona componen una barrera, ambos en el xeneize.

Maradona y el “Tigre” llevaban poco tiempo de conocerse, y acaso sea por eso, lo que sucedió a continuación marcó tanto al actual entrenador de La Roja.

En sus palabras:

“Salimos a caminar, la custodia atrás, era de madrugada, no había nadie, no había un alma. Habrán sido las tres y media, cuatro de la madrugada, salimos a caminar, pasamos por una joyería y le marqué un reloj de marca muy importante, que me gustó, todo de acero, ¿viste?”, resumió a La Cuarta. El “diez” esa conversación la archivó entre sus recuerdos y un mes después, poco menos, el 10 de febrero, cumpleaños de Gareca, le obsequió exactamente el mismo accesorio.

Al “Tigre”, admitirá, le costó caer: “El mismo que yo había elegido, me lo regaló. Hablaba de la bondad de él y aparte de lo que le quedó en la cabeza, porque fue un comentario que yo le hice de madrugada”.

Gareca y Maradona alcanzaron a compartir unos meses en Boca.
Gareca y Maradona alcanzaron a compartir unos meses en Boca.

Tristemente, a punto de poner punto final a su carrera, cuando quemaba sus últimos cartuchos en el Independiente que en 1994 ganó todo lo que tenía por delante, se lo robaron. “Un día se nos metieron al vestuario porque Independiente en esa etapa fue muy importante, entonces entraron todos. Y la cuestión es que nos sustrajeron cosas de valor importante y, bueno, lamentablemente lo perdí”, lamentó.

“Lo llevaba a todos lados el reloj, fui por ahí medio inconsciente en eso. Porque son cosas que me dolieron…, que a lo mejor son recuerdos que quedan para toda la vida, pero lamentablemente me lo sustrajeron”, completó.

Al margen del costo emocional que supuso el robo para Gareca, merece la pena mencionar que el reloj que le hizo llegar el “Diez” era un Rolex.

Mira la entrevista completa con el “Tigre” aquí:

Lee más en La Cuarta:

—Gary Medel perdió los estribos en Brasil: guardias privados debieron inmovilizarlo durante pelea

—”Es espectacular”: Gareca quedó asombrado con las barras chilenas y crítica aforo reducido

COMPARTIR NOTA