Sesiones de tortura y violencia intrafamiliar: las denuncias que pesan sobre coprotagonista de El Agente Topo

Autor: La Cuarta

Rómulo Aitken, encargado de entrenar y supervisar a Don Sergio en la docuficción, es sindicado por haber prestado su ayuda a "La Oficina", participando en sesiones de tortura. También, dicen que tuvo vínculos con el narcotráfico y fue denunciado por su exesposa por violencia intrafamiliar. Los detalles de sus acciones salieron a la luz en una investigación publicada hace un par de meses. El equipo de la cinta se defendió.


Sergio Chamy es un anciano de 87 años, delgado, de pelo corto y cano, que enviudó en 2018 y que parece haber agarrado un segundo aire en su vida cuando una tarde se detuvo en un particular aviso que publicó el diario El Mercurio:

«Se necesita adulto mayor hombre. Jubilado entre 80 a 90 años. Autovalente, de buena salud, discreto y con manejo en tecnología. Para realizar una investigación. Con disponibilidad para vivir fuera de su casa por tres meses».

Lo leyó una y otra vez, le parecía extraño, probablemente vinculado a alguna actividad ilícita. Narcotráfico o prostitución, pensó.

Pero cumplía con cada uno de los requisitos y estaba agotado de postular a trabajos donde, sospechaba, lo rechazarían apenas comprobaran su edad. Así que partió a calle Huelén a ver de qué se trataba.

Ese es el origen de «El Agente Topo».

El resto es bastante más conocido: Sergio, ahora el querido Don Sergio, se calzó el traje de espía y se internó durante algún tiempo en un geriátrico para investigar los supuestos abusos que padecía una anciana en el recinto.

Su improvisado papel de detective le exigía apenas reportar periódicamente lo que iba descubriendo y hallar las pruebas que confirmaran o desmintieran la acusación.

Don Sergio, el protagonista de la docuficción.

Cuánto hay de real y cuánto de ficción: acaso ésa sea la razón principal del éxito del documental dirigido por Maite Alberdi, que debutó en 2020 y que precisó de unos pocos meses para acumular elogios de todas partes del mundo, traducidos también en sus nominaciones a los premios Goya como la mejor película iberoamericana y a los Óscar —resultado que se conocerá el próximo domingo— como el mejor largometraje documental.

Lo no tan conocido son las graves denuncias que enfrenta uno de los personajes más importantes de la cinta y que empañan su éxito: Rómulo Aitken, exefectivo de la Policía de Investigaciones y fundador de A&A Investigaciones Privadas, que en «El Agente Topo» cumple la misión de seleccionar, entrenar y además supervisar la tarea realizada por Don Sergio, es señalado por presuntas sesiones de tortura, vínculos con el narcotráfico y violencia intrafamiliar.

El rati

Hace algunas semanas, en su cuenta de Facebook el periodista Julio Oliva fue uno de los primeros en revelar el controvertido expediente de Aitken:

«Gran bombo le han dado a la película (…); pero nada se ha dicho sobre uno de sus protagonistas, Rómulo Aitken, quien hace el papel de instructor del anciano espía, labor que conoce bastante bien pues prestó ‘servicios’ a La Oficina, tal como su ex pareja colaboraba con la Dirección de Inteligencia de Carabineros», acusó.

Esos mismos antecedentes brindan, con lujo de detalles, Javier Rebolledo y Dauno Tótoro en su más reciente publicación: «Rati. Agente de la oficina» (Editorial Ceibo).

Allí, los periodistas desclasifican la historia de «La Oficina», una entidad concebida durante el gobierno de Patricio Aylwin, el primero tras la Dictadura, para desarticular a los grupos armados de izquierda.

Don Sergio y Rómulo Aitken.

En «Stock disponible», programa de Vía X, los autores explicaron más acerca del entrenador de «El Agente Topo».

Rebolledo, sin ir más lejos, puntualizó que Rómulo Aitken fue «parte de un grupo de detectives que estuvieron en una sesión de torturas que se le aplicó a Carlos Silva Duncan, que era uno de los jefes del (Movimiento Juvenil) Lautaro».

Después, dijo que su salida de la Policía de Investigación se debió a una denuncia, «producto de que tenía relaciones con el narcotráfico, de proteger narcotraficantes fundamentalmente, e incluso de hacerse de partidas de drogas provenientes del narcotráfico».

Rati, el libro de Javier Rebolledo y Dauno Tótoro.

Dauno Tótoro, en cambio, se refirió a otro episodio que revela su libro: el robo de una libreta que aparentemente contenía los nombres y las operaciones de un cartel peruano de droga en Chile.

«Rómulo Aitken organiza con agentes retirados y con agentes operativos, vigentes, de la Policía de Investigaciones, un asalto, un robo, a la comisaría y se llevan la libreta. Esto se sabe, detienen a los cómplices de Rómulo Aitken, él queda fugitivo, se entrega tres días después, entrega la libreta y los peritajes policiales indican que a la libreta le faltan páginas», explicó en el programa.

A estas denuncias, se suma la que interpuso su exesposa, la periodista Paula Afani. En 2002, la comunicadora acusó a Aitken de causarle diversas lesiones, además de otros ilícitos como hurto y amenazas.

«Luego de mantener una discusión con la afectada, procedió a tomarla por el cuello ejerciendo fuerte presión, para luego agredirla con golpes de puño en el rostro, ocasionándole lesiones de mediana gravedad», se puede leer en el detalle de procesamiento.

La respuesta del equipo

Frente a este escenario, el pasado martes 30 de marzo, el equipo de «El Agente Topo» emitió una declaración, explicando que desconocían el pasado del agente.

«El pasado 25 de marzo y a raíz de la publicación de un libro, el equipo creativo de ‘El Agente Topo’ entró en conocimiento de una variedad de acusaciones —sobre hechos acaecidos en democracia— basadas en testimonios en contra de un grupo de personas, entre ellas Rómulo Aitken, quien aparece en nuestra película», comienza el escrito.

Luego, asegura que «frente a estas acusaciones optamos por leer el libro antes de responder a las interpretaciones realizadas a través de redes sociales, porque desconocíamos su contenido, que no era público hasta la fecha. Al respecto somos enfáticas en censurar la violación a los Derechos Humanos independiente de donde provenga».

También precisa que «cuando filmamos la película, no había sobre Rómulo Aitken ninguna causa ni acusación con temas relacionados con derechos humanos, ni condena penal en cualquier otro asunto. Esperamos que estas acusaciones que han sido recientemente develadas sean debidamente esclarecidas, al igual que cualquier otra que pueda traer luz sobre tantas sombras que aún pesan en el pasado de nuestro país».

«‘El Agente Topo’ es una película sobre un hogar de ancianos, la soledad y un hombre llamado Sergio, y su tema central es cómo se vive hoy la vejez en Chile. Esta es la problemática que se ha discutido y promocionado de la película a nivel nacional e internacional, y que seguiremos difundiendo a través de Sergio, nuestro protagonista», cierra.

Seguir leyendo