«No entiendo nada»: la sentida despedida de Javiera Díaz de Valdés a su marido Juan Manuel Vial

Autor: La Cuarta

El crítico literario murió hoy de un agresivo cáncer. La actriz recordó una serie de emotivos momentos que vivió junto a su pareja


En las últimas horas, se supo del fallecimiento del destacado crítico literario, Juan Manuel Vial, quien colaboró en medios como La Tercera y Culto. Su deceso vino a causa de un agresivo cáncer.

Alguna vez, él dijo que «para ser un buen comentarista, es importante haber sido un buen lector. Y ese fue mi atributo».

La noticia ha generado diversas y sensibles reacciones en el mundo literario. Sin embargo, su esposa, la actriz Javiera Díaz de Valdés, fue quien le dedicó unas conmovedoras palabras a través de Instagram.

Junto a una foto en ambos aparecen, sentados, distendidos, sin preocupaciones, ella escribió: «Me cuesta creer que dejaste este mundo tan veloz, brutal e intensamente; aunque así mismo lo viviste».

La actriz expresó lo «tan afortunada» que fue «de haberte conocido profundamente». Ellos se casaron a fines del 2017, en una reservada ceremonia Zapallar, Región de Valparaíso.

Momentos

Luego, procedió a recordar, a evocar los momentos «de nuestro viaje a la Patagonia, de los tomates que plantamos y vendimos, de tanta, tanta risa».

Y así continuó desbocadamente: «Del delirante caldillo de congrio que nos cocinaste y que me enamoró platónicamente de ti diez años antes de casarme contigo. Y de las mil comidas que después me preparaste, de los diez kilos que engordé junto a ti, del whiskey ahumado en el termo mientras recorríamos la Patagonia que tan bien conocías, del placer de viajar, de ir a un museo y que me contaras la historia a cerca de todo, de cada obra de arte, de cada planta, árbol, pájaro y con tanta gracia».

«Tanta profunda e inconsciente elegancia», definió ella a Vial. «De tu poncho fatal. De tu sonrisa. De Leonard Cohen, Nick Cave. Washington DC. De la preciosa sonrisa que ya no está más, no está más. Y tanto, tanto más».

Y luego simplemente continuó con «gracias, gracias, gracias, por haberme y habernos querido».

«No entiendo nada», agregó. «Perdón por escribir tan mal, perdón por subirte a una red social».

Y cerró con un: «Te quiero hasta el infinito».

Revisa acá la publicación

Seguir leyendo