Javiera Mena abraza el placer: “Tengo una sensualidad auténtica, que no va en los cánones comunes”

La cantautora chilena presenta “Dos”, un adelanto de su nuevo álbum en que confirma una tendencia; la inclusión de la sensualidad en su música, gracias a su indagación personal y el tiempo de residencia en Madrid. En charla con La Cuarta detalla que el trabajo “se viene súper erótico”, pero además se explaya sobre sus videojuegos favoritos y la diferencia del carrete entre Santiago y la capital española, cuando una pandemia era algo que sonaba a ficción.


Si hay un tópico usado a menudo como conflicto en una historia, es el triángulo amoroso. Ya lo hemos visto en las teleseries; es un esquema en que a menudo el héroe, o heroína, debe resolver entre dos pretendientes que se disputan su amor. Esa idea cruza el nuevo sencillo de la chilena Javiera Mena. En su nueva canción, “Dos”, la tensión se desgrana entre los amantes al tiempo acompasado de la balada. Pero no todo es lo que parece.

Coqueta, la cantautora se permite jugar con las miradas y los cuerpos deseosos de amor, sin resolver la historia de frentón.

“Dos amores en un solo corazón, qué confusión”, canta sobre el final, dejando entrever que no necesariamente hay que elegir. Que en la vida, los placeres alcanzan para compartirlos. Que el amor no necesariamente está compuesto de un alma habitando dos cuerpos, como planteó Aristóteles hace muchos siglos, en la muy masculina sociedad griega.

“Era la idea, porque existe esta ansiedad en la música, la literatura, el cine, de saber con quién se va, con quién es feliz para siempre -cuenta la artista vía Zoom a La Cuarta, mientras una sonrisa se dibuja entre los labios-. Uno apela a que la vida es confusa, está llena de conflictos. En este caso es tener dos amores en un solo corazón, pero creo que se puede aplicar a muchas otras cosas, de que nada te puede dar una seguridad. ¿Fueron felices para siempre? No pos, de adonde”.

Como sea, en el último tiempo, a Javiera le inquietan los caminos del placer.

En “Flashback” y “Corazón Astral”, los primeros adelantos de su inminente nuevo álbum, al que se suma “Dos”, la artista ahonda en temas como la nostalgia y la sexualidad femenina. Una idea que a su vez, coincide con un interés por explorar el lado más sensual de su personalidad.

“Yo creo que se me fue dando al crecer más y encontrarme más con mi feminidad y mi masculinidad -explica-. Con el tiempo he ido integrando el elemento más sensual desde un lado más auténtico. Creo que me he ido encontrando cada vez, por eso se nota en mis fotografías, en mis vestuario, porque me siento más segura y eso se nota. Se viene súper erótico el disco; el tema recurrente es el eros, el erotismo, totalmente”.

-¿Cómo llegaste a esa decisión?

-Con Rod (Rodrigo Pérez), que es el director del video y director creativo de mi proyecto, tenemos brainstorming, somos trabajólicos. En los carretes nos pasamos hablando del proyecto y nos dimos cuenta que en mí hay una sensualidad auténtica, que no va en los cánones comunes. Y eso puede aportar al proyecto también; de hecho llamamos a este momento, el erotic sadness o como le dice una amiga mas vulgarmente, ‘caliente triste’.

Ese momento “caliente triste” también se vio potenciado por otra cosa. La cantante piensa que su residencia en la capital española, desde 2019, también se coló en su proceso creativo. “Madrid es una ciudad super erótica también, muy del placer, súper hedonista, mucha fiesta. Ahora no tanto por la pandemia, pero eso seguramente me influyó en mi manera de componer”.

Entre Laura Pausini y Zelda

Aunque buena parte de la música de Javiera Mena está diseñada para impulsar los cuerpos en la pista de baile, también hay espacio para la balada. Aunque en su discografía ya hay algunos ejemplos (“Sol de invierno”, “No te cuesta nada”, “Un audífono tú, un audífono yo”), con “Dos” -coescrita junto a la mexicana Mariam Ruzzi- es la primera vez que ofrece una como adelanto de un álbum.

“Siempre hago baladas, la cosa es que no había hecho una como single -explica la artista-. Quizás por eso no había tenido tanta importancia, pero yo soy una baladista, tengo mi lado baladista, siempre lo tendré. Amo las baladas y lo planteé así desde el comienzo”.

-Alguna vez dijiste que “El hombre que yo amo” te parecía una balada perfecta ¿en qué otras baladas pensaste para esta canción?

-Yo creo que es media Laura Pausini. Era muy fanática del primer disco donde sale “Se fue” y todas esas. También las de Whitney Houston y esas baladas que parten solamente piano, después en el primer coro se añade una cosita y recién al segundo coro la batería explota, así como muy ochentera, como power ballad.

Una power ballad que tuvo un particular debut; “Dos” fue estrenada el 12 de marzo nada menos que en una sesión dentro del juego Avakin Life. Mena es la primera artista latinoamericana en participar en esa plataforma.

“Me contactó la gente de Avakin porque les gusta mi música -comenta-. Fue bacán porque me siguió un montón de gente nueva, un público más generación Z. Incluso alguien me escribió de El Líbano”.

-¿Juegas videojuegos? ¿tienes alguna relación con eso?

-Siempre me gustaron los videojuegos, pero en línea no juego mucho, la verdad. Me gustaba el Súper Nintendo, el Mario Kart, el Donkey Kong Country, por eso me gusta Nintendo Switch porque estoy suscrita a los juegos antiguos. Pero mi juego es el Zelda breath of the wild, que para mí es el mejor juego de la historia de la humanidad y no habrá otro (ríe).

La otra era de Madrid

La pandemia sorprendió a Javiera Mena en Madrid, ciudad que comenzó a frecuentar desde los días de su álbum Otra era (2014).

“Acá en España todos tuvieron el covid, es más normal haberlo tenido que no -cuenta-. Igual estuve muy cerca, le ha dado a alguien y es como fuerte. Me he hecho mil PCR y no me lo he pegado; he trabajado en producciones con gente, he tenido harto peligro y no me ha pasado”.

Pese a todo, la artista reconoce el impacto del encierro.

“Por el lado personal ha sido un momento para sentirte atrapado, conectarte con el lado vulnerable, no tener salidas sino estar solo en la casa, eso me afectó. Pero también como artista está lo arreglárselas un poco; yo estoy saliendo a tocar sola, por ejemplo, porque yo sé que no puedo llevar una estructura muy grande. Voy con mi sonidista, mi mánager pero antes íbamos 12 personas, ahora vamos 4 por la pandemia”.

Mena participó del regreso de los shows en vivo en Barcelona, con su presentación en el ciclo de conciertos Nits del Fòrum, organizado por Primavera Sound en agosto de 2020.

“Igual me da como pena ir a tocar, y que la gente esté sentada con mascarilla, que esté separada uno del otro, sobre todo para la música que hago yo que es música dance”, detalla.

Y agrega que de todas formas espera que la actividad en vivo vuelva de forma definitiva en el país europeo. “Tengo cosas preparadas para el verano español, me da una emoción saber que se mueve la cosa, pero obvio siempre con responsabilidad”.

“Yo quiero puro volver y que esto se acabe por favor ya y volver a tocar -agrega casi como una súplica-. Y la gente yo creo que también quiere volver a los conciertos porque somos animales sociales, nos tienen como atrapados, nos sueltan un ratito y nos descontrolamos rápido”.

-De la era antes de la pandemia ¿qué es lo que más te había gustado de Madrid?

-La comida, en Madrid puedes comer barato y rico en cualquier lado. También la energía de la gente; son muy prendidos, y yo también, entonces a veces en Santiago yo quería salir un domingo a tomarme una cerveza, pero no había nada. Yo soy sociable, me gusta conversar, y acá son conversadores.

-Hay diferencia con Santiago…

-Acá además salen más controlado; puedes salir un martes, te tomas dos vinos y te vuelves a la casa, estuviste afuera hora y media. Pero en Santiago es o sales y lo das todo, o no sales, entonces acá he aprendido eso, a salir reguladita.

-A medirte más en ese sentido…

-A veces (ríe).

Seguir leyendo