Kanela prepara el regreso de Noche de Brujas: “Con o sin covid, la cumbia nunca va a morir”

En charla con La Cuarta, el líder de la banda tropical desmenuza el regreso a los escenarios, revela cómo afectó el covid al grupo, y se explaya sobre sus cumbias clásicas favoritas, en tiempos de fusión con estilos como el vallenato. "Una vez el Macha me dijo que la cumbia de Noche de Brujas era cumbia ‘de salón’", asegura.


Si un ritmo está asociado a las fiestas patrias, es la cumbia. Bien lo sabe Héctor “Kanela” Muñoz, el hombre al frente de Noche Brujas, combo que ha dedicado veinte años de trayectoria al género. De allí que el regreso a los escenarios de la agrupación, tras la pausa larga de la pandemia, coincida con el momento del año en que su propuesta de cumbia romántica se impone con largueza.

Kanela, admite que está ansioso. “Uno lleva años en esto, pero de un día para otro que te paren, sin pensar que iba a ser para largo, da nervios -reconoce al teléfono con La Cuarta-. Pero cuando se pierde el temor al escenario se pierde la magia, ahora hay harta ansiedad y muchas ganas de que esto empiece a regularizarse”.

En los últimos días, la banda reanudó su agenda en vivo, con presentaciones en Concepción. Por supuesto, hay espacio para las fiestas; el 17 de septiembre se les espera en el Vive Peñuelas, un evento en la costa de Coquimbo, en el que también se sumarán nombres ineludibles de la música chilena como Pedropiedra, Los Tres, Javiera & Los Imposibles, entre otros.

Héctor Muñoz, «Kanela». Foto: Agencia Uno

Como ha sido la tendencia de los espectáculos en vivo desde la reapertura, el ingreso al evento requiere uso de mascarilla y el pase de movilidad. Y por el lado de los músicos, una rutina de testeos y exámenes PCR a la que han debido acostumbrarse para funcionar, de acuerdo a la norma sanitaria vigente.

“Quiero hacer un llamado a la gente a que si volvemos a la normalidad, que sea con responsabilidad, hay que ir con los papeles que se exigen -señala Kanela-. Hace un tiempo ya están abiertos los malls, y la parte artística vamos a ser los últimos en salir. Pero si la gente se comporta como hasta ahora y sigue los protocolos, es una buena señal. No soy doctor, pero creo que esto va a estar con nosotros para siempre”.

“Necesitamos, como dice Fonsi, pasito a pasito y salir a la rutina -agrega-. La parte artística es fundamental para que la gente pueda volver a tener su vida como era antes”.

Entre vallenato y cumbia “de salón”

La pandemia no fue fácil para la banda, no solo por el cierre de la vida nocturna; el covid los alcanzó. “El año pasado nos contagiamos toda la banda -cuenta Kanela-. Tuvimos la mala suerte de estar grabando un live y contagiarnos todo el equipo técnico. Sabemos en carne propia lo que es tener el bicho”.

“Uno de los músicos empezó con los síntomas típicos, dolor de cabeza, y todo eso. Ahí el Minsal se comunicó con nosotros e hicimos la cuarentena preventiva -añade-. Lo único que me pasó a mí fue que me dolió la cabeza, y lo más raro, cuando uno cacha que esto es de verdad, es el tema de la pérdida del olfato y el gusto. También contagié a mi mamá que tiene cáncer”.

Pero la actividad no se detuvo. La agrupación lanzó un EP de siete canciones, y avanzó en un ambicioso proyecto de juntar en un álbum colaboraciones con músicos de latinoamérica, del que ya se conoce el sencillo “Vente Conmigo”, un “cumbianato” -es decir, fusión de cumbia y vallenato- que los reúne con el colombiano ganador del Grammy, Jorge Celedón. La grabación se realizó en tres días en Medellín, donde además se filmó el videoclip.

Noche de Brujas durante su participación en el festival de Viña 2019. Foto: Agencia Uno

“​Este disco lo teníamos pensado cuando terminamos el Festival de viña 2019 -NdR: donde fueron los últimos en presentarse en el evento-. Por el tema del covid no pudimos avanzar, pero ahora estamos tratando de retomar el tiempo perdido. Hay harto material; harta separación, harto curaito depresivo ajaja (ríe)”.

Según Kanela, la conversación entre los dos estilos musicales resultó simple. “Yo pensé que lo que más se bailaba en Colombia era la cumbia, y no, era el vallenato -asegura-. Hay patrones de instrumentos diferentes, y el acordeón está arraigado ahí, pero no fue muy difícil vincularlos; la cumbia de Noche de Brujas es una cumbia romántica y el vallenato es demasiado romántico; eso permitió una fusión súper rica”.

“Una vez el Macha me dijo que la cumbia de Noche de Brujas era cumbia ‘de salón’, más potito parado, más abrazaditos ajajaja (ríe)”.

-.¿Y de las cumbias más clásicas?¿Cuál es tu favorita?

-La cumbia es el segundo baile nacional, siempre lo he dicho. La que se baila en todas casas, con la manito arriba, es “El galeón español”. Esa y también “La peineta”, sin dudas, “muchachita muchachita…” (tararea). Esa levanta cualquier muerto…de curao ajajaja (rie).

Para Kanela, el tono festivo de la cumbia ​​resulta ideal para el momento de reapertura. “Con coronavirus o sin coronavirus, la cumbia nunca va a morir, más en estos momentos -asegura-. La gente quiere unas fiestas patrias más parecidas a lo que pasaba antes. Llamo a la gente que nos acompañe. Está saliendo el sol de a poco, pero no bajar la guardia. La vida es una sola, hay que vivirla”.

Antes de finalizar la llamada, es inevitable preguntarle a Kanela por su compipa, “El King”, Arturo Vidal. “No lo he visto hace dos años al negro -detalla de entrada-. Hemos hablado, pero tratamos de hablar de la familia, los niños, nada de fútbol. Cada uno tiene sus cosas, lo que uno menos quiere es escuchar dramas. No hemos tenido la suerte de encontrarnos, pero ya habrá la oportunidad. Ahora es difícil por los protocolos de salud. Yo siempre iba a todos lados, y ahí teníamos la oportunidad de vernos, pero ahora con la pandemia uno también es responsable y quiere cuidar a sus amigos”.

#Tags


Seguir leyendo