Nicole: «En la adversidad, la humanidad demuestra lo fuerte que es o no»

La cantante chilena presenta "Valientes", una canción surgida en los primeros días de la pandemia, que ofrece una mirada más cotidiana y menos épica sobre la valentía. En charla con La Cuarta se explaya sobre el trabajo musical en pandemia, los ajustes para el regreso a los escenarios y cómo “Dame luz” y otros de sus clásicos, le abrió otras perspectivas durante los días más difíciles de los últimos años.


Si un valor fue destacado entre las historias de pandemia, era la valentía. A menudo eran conocidos los relatos de las difíciles jornadas que enfrentaban los funcionarios de la salud en tiempos de crisis, con la sombra de la muerte entre los pasillos de los hospitales. Pero no es la única forma de serlo. Esa celebración del heroísmo cotidiano inspiró “Valientes”, el nuevo sencillo de Nicole.

Se trata del segundo adelanto del inminente nuevo álbum de la cantante chilena, tras “Quédate”, una canción mid tempo de clara vocación pop, presentada en abril. En este sencillo, trabajado durante los primeros meses de confinamiento, el mensaje es claro. “Uno no necesita ser la caricatura del héroe para ser valiente -explica Nicole al teléfono con La Cuarta-. No hay que ser un héroe con una espada. Hay una infinidad de momentos cotidianos de valentía; levantarse muy temprano para recorrer muchos kilómetros, ser una buena madre, preparar las mochilas, continuar a pesar de las pérdidas”.

Para la voz de “Viaje infinito”, era más interesante mirar hacia las conquistas más personales y a menudo menos estridentes. “Son pequeños actos que nos impulsan a continuar, los que nos hacen ser valientes”, explica.

“En la adversidad, la humanidad demuestra lo fuerte que es o no, o te desarmas y te quedas ahí -agrega-. Se trata de los infinitos actos cotidianos a los que nos enfrentamos y demuestran que somos valientes, a pesar de todo”.

-¿Y hubo algún acto en particular que te llevó hacia esa reflexión, o más bien fue un cúmulo de observaciones?

Yo creo que fue el cúmulo de observaciones de todo; del encerrarse, del miedo, de la incertidumbre, continuar, conversar como familia, ver a la gente de la salud a full y sin vacunas, la señora de la olla común, la gente que no podía salir a trabajar y se las ingenió. Era esa mirada sobre la valentía que yo siento que no siempre se escribe. Sentía que la valentía era mirada desde el lado del héroe, del tipo que sobresalió y no pos, a veces está súper escondida y muchas veces la gente no se da cuenta de lo que hacen.

Nicole

La melancolía arriba

Tal como ya lo hizo en su anterior adelanto, “Valientes” es el resultado del trabajo de Nicole junto a Pablo Stipicic. ​​Una decisión no menor, para una artista que puede presumir de que tuvo a Gustavo Cerati en la silla de productor en uno de sus discos. Pero Stipicic es por estos días un cotizado productor musical que se ha hecho un nombre en el medio, al figurar en los créditos de discos de gente como Camila Moreno, Javiera Mena, Gianluca, entre muchos otros.

“Esta fue la primera que compusimos con Pablo -recuerda Nicole-. Nos habíamos juntado dos o tres veces antes, en el estudio, de ahí se encerró todo. Fue todo en la primera parte de la pandemia. Quería que mis voces fueran como un instrumento; entonces le mandé voces para que él jugara y las hiciera sonidos, samplers. De ahí me mandó una base con las voces, unos teclados, yo le mandé unas guitarras, y así empezamos a construir esta canción”.

Si “Quédate” es una canción más reposada, en “Valientes”, no hay espacio para la duda; los bajos bien enfatizados y el ritmo más acelerado invitan al movimiento. “Cuando tuve la base y comencé a pensar en la letra, el Pablo me decía ‘siento que la energía de la canción es arriba’, igual es melancólica, pero es una melancolía arriba”, explica Nicole.

-Con dos sencillos que tienen ciertas diferencias ¿por dónde va el sonido del disco?

A nivel de sonoridad, la búsqueda es tener bases que suenen muy modernas, pero ocupando todas las sonoridades que me han gustado en el tiempo; los teclados de los ochentas, las guitarras eléctricas de los noventas, con delay, como Cocteau Twins, The Cure. Es juntar la gama de colores con bases modernas, que peguen en el pecho. Por eso tengo ganas de tocar estas canciones en vivo. Hoy todo es un poquito más limpio en cuanto a guitarras, pero siento que no hay que abandonarlas, al menos en mi música.

-¿Qué le aportó Pablo Stipicic a tu música?

Pablo es tremendo músico, tiene una capacidad de entender lo que uno quiere. Puede captar muy bien para donde llevar una canción, pero desde su origen, escuchando mucho al artista. El podría homologar todos los sonidos, pero va captando las intenciones de cada uno, eso lo hace ser muy buen productor porque todos sus discos no suenan igual. Hemos tenido una buena comunicación, pese a que la primera parte de la pandemia podría haber sido muy difícil, pero lo llevamos muy bien. Tiene un manejo de las máquinas, las compresiones, las cosas técnicas, pero también es tremendo músico; ha grabado guitarras, bajos, teclados en mi disco, y sé que para otros discos también.

Nicole en Viña 2015

Darse luz

Por estos días, Nicole reparte sus actividades, entre los días en el estudio, para terminar el disco -que espera lanzar en 2022-, y los primeros ajustes en la preparación de un eventual retorno a los shows en vivo, más con el cese del largo toque de queda. Aunque todavía no hay prisas.

“Estoy rearmando mi setlist, cada vez que hago un disco me pasa lo mismo, porque hay más canciones en juego, lo que es bueno, pero uno se pregunta cómo lo hace para dejar fuera tantas canciones, para tocar las nuevas”, detalla la cantante.

“Ahí me estoy rearmando y vamos a empezar a ensayar pronto, porque como se está abriendo, estamos con ganas de tocar -agrega-. Uno cuando va a los conciertos, siempre quiere ir a cantar las canciones que conoce, pero al mismo tiempo escuchar canciones nuevas”.

-¿Y cómo te vinculas con tus canciones más antiguas?¿En algún momento te has cuestionado volver a cantar “Sin gamulán”, por ejemplo?

He pasado por algunos procesos, sí, en que me he enfrentado a decir ‘pucha, no sé si quiero cantar de nuevo ‘Dame luz’, o ‘Sin gamulán’, por ahora’. Cada cierto tiempo voy cambiando algunos clásicos, pero hay algunas que están dando vueltas ahí constantemente. He ido cambiando algunas versiones y últimamente, volví a hacer ‘Dame luz’ más parecida a su versión original.

Pero me ha pasado algo bien loco con mis canciones antiguas -agrega-. Desde el estallido y la pandemia, que tuve tocatas entre medio, es loco que algunas canciones me dieron otro significado, me abrieron una energía nueva al cantarlas en vivo.

-¿Cuáles?

Por ejemplo, ‘Despiértame’ [de Sueños en tránsito, 1997]. La escribí cuando estaba empezando a vivir sola, buscaba que alguien me despertara, no solo como algo romántico, sino en general, quería vivir la vida intensamente y que alguien me despertara, me hiciera entender muchas cosas. Ahora como que también, ¿no? Ahora que soy una mujer más adulta, siento que desperté en muchos sentidos.

O ‘Dame luz’, todos necesitamos esa luz interna porque hay momentos súper inesperados, en que si no hay una luz…me voy a un hoyo profundo que no puedo salir. Y lo sentí de otra forma también; de hecho cuando la canté el año pasado, la gente estaba con las manos arriba y era como ‘por favor, démonos luz mutuamente, si no, nos vamos a la oscuridad y puede ser peligroso’. Me ha pasado eso con canciones antiguas, una nueva energía.

-¿Y esa nueva energía qué te produce?

Siempre me ha producido una gratificación, un orgullo. Me emociona heavy, porque varias de las canciones son importantes no solo por mi carrera, sino que también a nivel personal; yo fui creciendo con estas canciones. Cuando la gente me dice ‘me casé’ o ‘salí de una depresión con tu música’, son cosas que uno dice, pucha, esta canción salió de mi pieza y llegó a otra pieza que a lo mejor estaba en un momento de quiebre y mi canción algo positivo le hizo.

Escucha «Valientes» acá

#Tags


Seguir leyendo