Simón Ergas, director de La Furia del Libro: “Esperamos recuperar el corazón de lo que es una feria: la interacción”

Foto: Agencia Uno.
Foto: Agencia Uno.

“La Furia es una tradición, pero esperamos que pronto la Furia también rompa sus propias tradiciones para tenernos alguna novedad”, señaló el escritor sobre el evento.

Los últimos años fueron difíciles para Simón Ergas y, sobre todo, para La Furia del Libro. Producto de la pandemia, y el consecuente confinamiento, el evento debió abrirse paso a la virtualidad. En 2020, al menos, se desarrolló así, y aunque se celebró “seguir vivos”, en aquella oportunidad el escritor fue claro: “No cumplimos el objetivo por el que nacimos y estamos todos los años andando”, dijo por entonces a The Clinic.

Ahora, dos años más tarde, ya de regreso a su hábitat natural, el hombre detrás de De una rara belleza (2011) y Tierra de aves acuáticas (2016) habló con el diario pop sobre este escenario y lo que depara a la feria de libros.

—¿Cómo fue la transición de la pandemia a la presencialidad?

—Las Furias de pandemia fueron, la primera digital, la segunda con aforo. No fue el ideal obviamente. Pero al menos algo pudimos hacer. La transición está ocurriendo. Este año volvemos a hacer una feria abierta.  Hay escritores invitados, de quienes prescindimos en pandemia, hay talleres y workshops, reuniones que en pandemia no se pudieron congregar. En pocas palabras esperamos recuperar el corazón de lo que es una feria: la interacción.

—¿Qué sorpresas trae la Furia este año?

—Este año tenemos casi cuarenta editoriales regionales y más de diez invitados de regiones del país, que vienen para ser justamente la novedad de la feria. Para las editoriales de Santiago siempre ha sido fácil exhibir lo que hacen en La Furia del Libro, pero para los creadores y editores de regiones, no siempre está el tiempo, además del costo, para venir y pasar una feria entera en esta ciudad. Así que nos tiene muy contento recibir a estos invitados y haber armado la feria con ellos.

“Además hay actividades para niños. El sábado y domingo habrán talleres de fanzines y recorridos patrimoniales por GAM, totalmente gratuitos para quienes se inscriban”.

Versión 2021 de la Furia. Foto: Agencia Uno.
Versión 2021 de la Furia. Foto: Agencia Uno.

—¿Con el pasar de los años qué visión tienes de esta feria?

—Siento que ha ido cambiando, junto con las editoriales independientes. Además de las pioneras como LOM, Cuarto Propio o Pehuén, quienes emergimos de 2010 en adelante, crecimos con la Furia. Cuando las editoriales fueron muy emergentes y no estaban afianzadas con el público lector, nació la Furia para que en conjunto lográramos la atención necesaria y la difusión. Pero la mayoría ha crecido bastante estos últimos diez años.

“El GAM nos está quedando chico porque hay muchas editoriales nuevas. Y de ser un espacio de exhibición para convocar público, los cambios de las editoriales le exigen cambios a la Furia: cierto crecimiento, otro enfoque, que le sirva a este nuevo ciclo. Nos gustaría ampliarnos, alcanzar nuevos públicos más transversales”.

—¿Qué relevancia tienen las ferias del libro en la sociedad?

—El libro es un objeto silencioso. Se usa solo y cuando estamos solos. La idea de las ferias, creo, además de juntar a toda la fauna diversa de libros que se editan, es darle color y sonido a esta película. Poder juntarnos a vociferar, a sacar la lectura y las ideas del libro para compartirlas en público, tantear los proyectos, encontrarse con autores que también son algo muy lejano detrás de ese objeto silencioso. La idea de las ferias es socializar este imprescindible objeto cultural, íntimo y silencioso.

Simón Ergas, director de la Furia del Libro.
Simón Ergas, director de la Furia del Libro.

—¿Ya es una tradición la Furia…?

—Es una tradición, se ha convertido en una excelente feria navideña, donde las editoriales sacan a relucir sus novedades y presentan a sus autores. Eso es una tradición. Pero por muy tradición que sea, las cosas no son fijas, no quedan quietas para siempre. Las editoriales independientes crecen, se multiplican, y la feria debe cambiar con ellas: dar más oportunidades, dar más espacios, quizás generar una nueva fecha, nuevas dinámicas de relación entre editores y librerías por ejemplo, espacios más amplios también.

“La Furia es una tradición, pero esperamos que pronto la Furia también rompa sus propias tradiciones para tenernos alguna novedad”.

COMPARTIR NOTA