El guatón Villegas entrega su fórmula dorada

Autor: Rodrigo Ruiz

Comediante del “Morandé” hace clases pa’ descubrir nuevos talentos del humor.


La rutina de Rodrigo Villegas fue una de las más sólidas de Viña 2017, sorpresota absoluta pa’ todos aquellos que sólo pensaban que era “el guatón del Morandé”.

Y luego de demostrar que era capaz de pararse solito, al rechoncho se le abrió el apetito para dejar en claro que siempre se puede ir por más. ¿Cómo? Está dictando un pulento taller de creación de espectáculos de humor en Aires Pro, donde anhela pillar a los jajajeros de la próxima generación.

“Es un taller muy completo, ya que no se trata únicamente de demostrar habilidades como sentir o creer que uno es chistoso, acá se les enseña a los alumnos desde lo más básico: cómo pensar un libreto, la manera correcta de escribirlo y, finalmente, el desarrollo de este en un escenario”, la vende.

Hace unas semanas que Villegas está de cabeza con estos pichones, a los que espera darles las suficientes herramientas como para que logren sumarse a las nuevas horneadas del chiste criollo.

– Rodri, ¿le estamos buscando cantera al “Morandé” o queremos reforzar el movimiento “standapero”?

– De todo un poco. Lo que más me gustaría es que ellos salgan satisfechos y, por sobre todo, convertidos en artistas completos y versátiles.

– ¿Se puede enseñar el humor o es algo con lo que se nace en el ADN?

– Se pueden entregar los conceptos necesarios para que alguien se potencie en esto. A veces no todos pueden subirse a un escenario, pero sí hay muchos que descubren una veta creativa que también se puede desarrollar en otras áreas.

VILLEGAS AGRADECIDO

Por estos días, Villegas está repartiendo sus kilos de talento entre el “Morandé con Compañía” y su potente carrera en solitario, la que agarró más vuelo que el auto del Chino Ríos cuando se bajó de la Quinta con los dos pájaros metálicos en el bolsillo.

– ¿Qué tal tu espectáculo nuevo, “Vamos, que se Puede? ¿Cuál es el objetivo?

– Los objetivos son dos: el primero, devolverle a Chile todo el cariño que me entregaron antes, durante y después del Festival de Viña. Jamás pensé que me querían tanto. Me encanta que me paren en la calle, me pidan una foto y nos pongamos un rato a conversar, lo disfruto.

– ¿Ya no te confunden con el “Guatón de la Fruta”?

– Ahora a él lo confunden conmigo, jajajá.

– Dijiste que la gira tenía dos objetivos, pero no nos contaste el segundo…

– El segundo es bajar de peso en medio de las rutinas.

– ¿La dura?

– Sí, estamos activando una alarma que de repente suena y se me entrega una tarea: hacer abdominales, flexiones de brazo, saltar la cuerda o lo que sea. A ver si terminó el tour con unos gramos menos, jajajá.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo